Sesión Científica a cargo del Dr. Francisco Martínez Mojica sobre el impacto de la tecnología CRISPR en biomedicina, basado en las defensas de las bacterias contra los virus

JUAN RIERA ROCA / Esta tarde a las 19:30 en el salón de actos de la Real Academia de Medicina de las Islas Baleares (C/ Can Campaner 4, Palma) y mañana miércoles a la misma hora, en Son Lledó, (campus universitario) el Dr. Francisco Martínez Mojica, Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universitat d’Alacant, explicará el impacto de la tecnología CRISPR en la biomedicina.

Invitado por el Col•legi Oficial de Metges de les Illes Balears (Comib) y la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears (RAMIB), el prestigioso profesor Francisco Martínez Mojica, es el padre de la revolucionaria herramienta de edición genética CRISPR.

Martínez Mojica es un científico español que lleva décadas realizando un trabajo de enorme calado para el mundo de la ciencia y la medicina, candidato incluso al Premio Nobel de Medicina o Química, por sus contribuciones excepcionales y fundamentales para descubrir y caracterizar los sistemas CRISPR.

Estos sistemas de las bacterias son la base de todo el desarrollo posterior y la conversión en herramientas de edición genética. Para los expertos en la materia, los descubrimientos de Mojica suponen uno de los mayores avances en biología de la historia reciente.

Francis Mojica, de 55 años, nació en Elche (Alicante) y comenzó a estudiar Biología en la Universidad de Murcia, aunque la carrera la terminó en Valencia y se doctoró en la de Alicante en 1993. Siguió investigando en fisiología bacteriana en la Universidad de Utah y en regulación genética en la de Oxford.

En 1997 volvió al campus de Alicante, donde permanece desde entonces como profesor titular de Microbiología e investigador principal del Grupo de Microbiología Molecular. Precisamente, es en Alicante donde desarrolló su gran hallazgo que ha revolucionado la medicina.

Todo empezó en las salinas de Santa Pola, donde Mojica inició su tesis doctoral sobre un microorganismo denominado ‘Haloferax mediterranei’. El científico observó en el genoma de este organismo una serie de secuencias genéticas que se repetían a intervalos regulares.

A estas repeticiones les llamó CRISPR, por las siglas en inglés de “repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente espaciadas”. Lo que realmente descubrió fue que las bacterias pueden defenderse de los ataques de los virus que las acechan gracias al sistema CRISPR.

Las bacterias capturan parte del ADN del virus invasor y lo guardan en su genoma para poder defenderse en el futuro frente a infecciones por el mismo virus. El descubrimiento de Mojica, evolucionado en 2003 (cuando descubre que el sistema CRISPR es en realidad un sistema inmune de defensa de las bacterias frente a virus), posibilitó que 10 años después estas mismas herramientas pudieran reconvertirse para su uso en edición genética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar