Investigadores de la UIB y de la Universidad de Varsovia desarrollan microchips que simplifican los análisis sanitarios, biológicos y ambientales

JUAN RIERA ROCA / Un equipo de investigadores de la Universitat de les Illes Balears (UIB) y de la Universidad de Varsovia trabajan en el desarrollo de una nueva metodología automatizada para el diseño de nuevos prototipos de microchip que simplifican los análisis de muestras biológicas y ambientales.

La impresión en tres dimensiones se ha extendido en ámbitos muy diversos porque permite crear dispositivos de forma más rápida, más barata y más sencilla. El mundo de la investigación no ha quedado al margen, y los laboratorios de química, tampoco. El desarrollo de esta nueva tecnología para los análisis se basa en la impresión en 3D.

Recientemente, un equipo de investigadores de la UIB y de la Universidad de Varsovia (Polonia) han desarrollado una nueva metodología automatizada, denominada 3D-MICROF, que aprovecha las tecnologías de impresión en tres 3D para diseñar nuevos prototipos de microchips versátiles.

Estos nuevos microchips permiten simplificar y acelerar los análisis de muestras ambientales y biológicas, como pueden ser las muestras de suelos o de suero sanguíneo. Esta metodología, además de permitir realizar operaciones básicas de laboratorio de una manera completamente automatizada, también abarata los costes.

En el caso del prototipo diseñado por los investigadores de la UIB, el coste es de menos de once euros, frente a los 4.000 euros que pueden costar otros microchips comerciales. El trabajo ha sido un logro del Grupo de Análisis por inyección en flujo y análisis de trazas (FI-TRACE) de la UIB de la Universidad de Varsovia.

La evidencia se ha publicado en la revista científica Analytical Chemistry, la de más impacto en el área de conocimiento de la Química Analítica general. Manel Miró, investigador principal del grupo FI-TRACE, destaca que «la impresión en tres dimensiones es una revolución en el laboratorio químico en todo el mundo».

Y añade: «Gracias a la metodología que proponemos, se pueden diseñar modelos de microchips y otras plataformas y dispositivos para análisis (bio) químicos que se pueden imprimir exactamente igual en cualquier lugar del mundo ya un coste mucho más bajo que los obtenidos por otras tecnologías de fabricación no aditiva».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar