Serafin Romero, presidente de la Organización Médica Colegial, en el 40º congreso de la SEMERGEN: «El médico debe poder gestionar la Atención Primaria con criterios clínicos y presupuesto»

JUAN RIERA ROCA / «Llevamos 18 años, casi 19 ya, de diagnósticos y de propuestas, y 18 años, casi 19 ya, de sordera crónica, con el agravante de que la cosa no mejora. La presión es cada vez mayor y seguimos con los modelos organizativos de los centros de salud». Con estas palabras resumía el doctor Serafín Romero, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) y del Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM) la situación de la Atención Primaria en España.

El doctor Romero, que conoce bien los problemas de la Atención Primaria ―por la experiencia de sus cargos y por ser él mismo médico de Familia y Comunitario y apasionado defensor de la especialidad―, fue uno de los ponentes, el pasado miércoles 17 de octubre de la mesa en la que con varios consejeros y otros representantes del mundo sanitario se debatió el presente y el futuro de la Atención Primaria en la jornada inaugural del 40º Congreso nacional que la SEMERGEN celebra esta semana en Palma.

El doctor Romero, en declaraciones a Salut i Força, antes de la mesa «Cómo debería ser la Atención Primaria en España. Debilidades y Amenazas. Propuestas de futuro.», señaló los tres ejes que a su juicio deberían aplicarse para salvar a la Atención Primaria comienzan por garantizar «que se destine en 20% del gasto sanitario a la Atención Primaria», aunque luego en la mesa del congreso, recordó que «se está hablando del 20% cuando hace solo unos años se hablaba del 25%».

Más tarde ―en la mesa― el presidente de las organizaciones colegiales de médicos de España aludiría a que «se produce una disociación entre el mensaje político y la acción real, que además tiene que venir necesariamente acompañada de presupuesto» y que además hay que tener en cuenta que «más que una crisis de sistema de Atención Primaria en España, lo que se produce es una crisis del médico de familia», en ese sentido de que debe atenerse a modelos de gestión obsoletos e inoperantes.

Para Romero, es cierto que la crisis de 2007 a 2012 se cobró una factura muy cara y que una parte importante de la mejor dotación económica que la Atención Primaria necesita ha de ir a parar «a mejorar la dotación de los recursos humanos», que hoy por hoy considera insuficientes. De hecho, más tarde, en la mesa, recordó aquellas iniciativas como la Plataforma 10 minutos, que a principios de siglo ya exigían que los médicos pudieran ver a los pacientes al menos 10 minutos, cosa que hoy tampoco sucede.

Al hilo de esas carencias, de dinero, de tiempo para atender correctamente al paciente, el presidente de la OMC y de la CGCOM, señaló que como segundo eje para salvar la Atención Primaria en España consiste en «recuperar la confianza en el médico y permitirle gestionar su entorno desde una perspectiva de gestión clínica. Es necesario recuperar las unidades de gestión clínica y permitir que se desarrolle un liderazgo clínico de verdad de los servicios de Atención Primaria.»

En tercer lugar, el doctor Romero insiste en la necesidad de que el médico de Familia y Atención Comunitaria se pueda desarrollar, no solo en el ámbito de la asistencia «sino también en el de la docencia y la investigación». Para ello hay que trabajar para acabar con la sobredemanda asistencial, «que ya a principios de siglo se señalaba que no debía superar los 25 pacientes por día», mientras que hoy se encuentra en muchos casos ―y Baleares lidera en España este problema― en más de 50 pacientes diarios.

Esa sobredemanda asistencial obligan al médico de Familia y asistencia comunitaria «a que una parte de sus tareas las tenga que hacer fuera de su horario, de modo que se dificulta asumir «el reto de la formación, la docencia de médicos residentes de esta especialidad y la investigación. Hay que tener en cuenta ―añade Romero― que el médico de Atención Primaria es médico de cabecera, de familia y de comunidad y que por ello no puede limitarse a esperar que la gente ‘venga’ a la consulta.»

Con todo, el doctor Romero es optimista en relación al espíritu de trabajo y de entrega de los médicos de Familia y de Medicina Comunitaria de España. Y para mostrar ese optimismo, hizo alusión en declaraciones a este revista a lo que representa el éxito participativo y científico de un congreso como el de la SEMERGEN que se está celebrando estos días en Palma: «Con la que está cayendo se han presentado a este congreso más de 5.000 congresistas y casi 4.500 comunicaciones».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar