Dr José Luis Pérez, jefe de Microbiología de Son Espases: «La generación de resistencias a los antibióticos se considera una enfermedad emergente»

JUAN RIERA ROCA /
El doctor José Luis Pérez, médico especialista en Microbiología y jefe de este servicio en el Hospital de Son Espases desde 2002 (es decir, procedente de Son Dureta) concluye pronto una larga trayectoria profesional de asistencia, investigación y docente. Llegó a las Islas hace 16 años, procedente del Servicio de Microbiología del Hospital Bellvitge y del profesorado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

P.― ¿Cómo vivió el cambio de Son Dureta a Son Espases?
R.― Se notó especialmente en el espacio que se multiplicó por tres y que pasó a ser el adecuado para los 10 facultativos (además del jefe del servicio), 30 técnicos de laboratorio y seis residentes que tenemos en esto momento. Elaboramos una memoria con lo que se precisaría de 2010 a 2020, cuyas peticiones se cumplieron razonablemente.

P.― ¿En qué consiste el trabajo del médico microbiólogo?
R.― Consiste en realizar análisis para la investigación de microorganismos que pueden infectar y enfermar al ser humano. Nos ocupamos también de aspectos como la Microbiología Ambiental para garantizar la seguridad de los quirófanos. Esta especialidad tiene una base asistencial, docente de postgrado y de formación continuada y de investigación.

P.― ¿En qué ámbitos de la investigación se han centrado?
R.― Tenemos un equipo de investigación muy potente, sobre todo en el área de la pseudomonas aeruginosa, un microorganismo capaz de ocasionar graves infecciones y de desarrollar importantes resistencias a los antibióticos, que es de lo que nos ocupamos principalmente, entre otros estudios. La resistencia a los antibióticos es un problema de gran relevancia mundial. En materia de estudio de la pseudomonas aeruginosa somos de referencia nacional e internacional.

P.― Una investigación de gran impacto…
R.― Así es, porque los resultados validados se trasladan muy rápido a la práctica clínica. El conocer los nuevos mecanismos de resistencia que se van generando en las bacterias como la pseudomonas aeruginosa nos permiten desarrollar nuevos antibióticos y determinar nuevas dianas terapéuticas, por lo que tenemos que estar en contacto con la industria farmacéutica. De hecho, nuestro grupo ha participado en la base del desarrollo de un nuevo antibiótico contra las nuevas resistencias.

P.― ¿Cómo son capaces las bacterias de desarrollar esas resistencias?
R.― Hay tres formas fundamentales. O consiguen no dejar entrar el antibiótico en la célula, o consiguen echarlo fuera cuando entra, o si el antibiótico busca una diana en el interior de la célula consiguen que ésta se vuelva irreconocible o generan algo que rompe el antibiótico una vez ha entrado en la célula.
P.― ¿Y la industria es receptiva a estas investigaciones?
R.― Hemos pasado una época mal, porque la pseudomonas aeruginosa no le salía rentable a la industria, mientras que las bacterias seguían desarrollando resistencias. La OMS insiste mucho en que el problema de las resistencias es muy grave.

P.― Y por lo que se ve, difícil de combatir…
R.― Hay bacterias que desarrollan un tipo de resistencia, varios de ellos o todos ellos de forma simultánea. Con ese nuevo antibiótico en cuya base hemos colaborado se pretende evitar que se destruya el medicamento una vez ha entrado en la bacteria. Las resistencias se desarrollaron desde los primeros tiempos de los antibióticos. Cuando salió la penicilina, muy pronto las bacterias desarrollaron lo que se denominó penicilinasa, una enzima producida por algunas bacterias, responsable de las primeras resistencias de éstas.

P.― ¿Es el mal uso de los antibióticos en los enfermos el principal factor de generación de resistencias?
R.― El mal uso tiene muchísimo que ver, efectivamente y en estos momentos es papel de la Microbiología luchar contra ese mal uso. En los hospitales se aplica ahora el concepto PROA (Programas de Optimización del Uso de Antibióticos) que cambian el modo de trabajo con la integración de equipos multidisciplinares, incluyendo microbiólogos, infectobiólogos, preventivistas, farmacéuticos… Si se detecta una bacteria resistente seremos los microbiólogos los que demos la voz de alarma, pero luego se estudia en ese grupo multidisciplinar.

P.― ¿Otros factores derivan en resistencias?
R.― Pues sí, el mal uso en veterinaria de los antibióticos, es decir, su abuso en la ganadería no solo para curar infecciones sino para prevenirlas y fomentar el engorde y la crianza, dado que luego esos antibióticos pasan al ser humano.

P.― ¿Son tan peligrosas las llamadas ‘enfermedades emergentes’?
R.― La resistencia a los antibióticos se considera una infección emergente. Pero si se refiere a otras infecciones hay que tener, efectivamente, una buena formación y estar alerta a por donde pueden entrar las nuevas infecciones. Estas infecciones emergentes siempre te cogen con un pie cambiado, por lo que hay que procurar que no te cojan con dos o con tres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar