Baleares aprueba con nota en superación de enfermedades circulatorias, aunque suspende en lo que se refiere al pulmón

Juan Riera Roca /
La mortalidad por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tuvo una tendencia ascendente hasta el inicio de los años 90. Desde 1991 hasta 2015 el riesgo de mortalidad por enfermedad pulmonar obstructiva crónica descendió un 45% en hombres y un 51% en mujeres.

Castilla-La Mancha y Baleares fueron las comunidades autónomas con una mortalidad más alta por esta enfermedad en 2015 ─alrededor de un 20% superior a la media de España─. Melilla también tuvo una mortalidad alta por esta causa de muerte en 2015.

Son datos del estudio del Ministerio de Sanidad «Indicadores de salud 2017. Evolución de los indicadores del estado de salud en España y su magnitud en el contexto de la Unión Europea» que se presenta periódicamente con las estadísticas de cada ámbito.

Sin embargo, la tasa de mortalidad en Baleares por enfermedades del aparato circulatorio se redujo en el periodo de 9 años, pasando de los 230 fallecidos por 100.000 habitantes en 2008 a los 214 de 2015, aunque el mejor de los años de ese ciclo fue 2014 con solo 204.

La tasa balear estuvo siempre por debajo de la española, entorno de los 252-267, comenzando el lento proceso de corregir la creencia de que por alguna razón que durante mucho tiempo se creyó inexplicada (y que resultó inexistente) el corazón de los baleares enfermaba más.

Según el mismo estudio, la tasa de mortalidad por enfermedad isquémica (infarto) en Baleares se ha mantenido en el entorno de los 62 por 100.000 habitantes, por encima de la tasa española que no ha bajado de los 70 y se ha aproximado a los 80 (tasa bruta).

Lo mismo ha pasado con las muertes por accidente cerebrovascular (muy relacionados con los problemas del corazón), que entre 2008 y 2015 se han mantenido en el entorno de los 40-50 casos por 100.000 habitantes, frente a lasa española del 59-69 (siempre tasa bruta).

Todos estos datos rompen mitos sobre un «factor balear» que hizo creer hasta mediados de los años 90 que por alguna razón en Baleares se daban más enfermedades del corazón que en el resto de España. Se especuló con factores como la endogamia o la cal en el agua.

Ha resultado no ser así. Los corazones de los baleares son más fuertes que la media del resto de los españoles e incluso en algunos lugares, como en la comarca de Manacor, resisten con mucha frecuencia, hasta más allá de los 100 años.

Con los pulmones es otra cosa. El tabaco aún causa estragos y el que salva del cáncer cae en la EPOC, que aunque mata más despacio, también mata, y muchos del plus de años que pueden vivirse en comparación a quien sufre un tumor, se pasan en alto grado de invalidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar