Investigadores del VHIO logran transformar células adultas de ratones en células madre, abriendo puertas a la medicina regenerativa y contra el cáncer

Juan Riera Roca /
Investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) han logrado transformar por primera vez células adultas especializadas en células madre, en ratones no modificados genéticamente. El hallazgo reside en el desarrollo de una nueva tecnología basada en el uso de vectores virales adenoasociados (AAV).

El estudio , que supone una importante mejora sobre los sistemas utilizados hasta ahora para reprogramar células in vivo, tiene por primera autora a la Dra. Elena Senís, como resultado de su tesis doctoral. Los resultados de esta investigación los ha sido publicada en la revista Nature Communications.

El desarrollo de este trabajo lo ha liderado el Hospital Universitario de Heidelberg (Alemania), el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el grupo de Plasticidad Celular y Cáncer del VHIO dirigido por la Dra. María Abad, lo que da una idea de la envergadura del mismo.

Las células madre son células especiales y únicas por dos razones: por un lado son inmortales y proliferan de forma ilimitada; y por el otro son capaces de diferenciarse y crear cualquier tipo de tejido. Estas dos características las convierten en un elemento de gran valía para la medicina regenerativa y el estudio del cáncer.

Mediante ingeniería genética, los científicos han generado una herramienta de reprogramación in vivo eficiente. Primero empaquetan en un virus adenoasociados (AAV) cuatro genes necesarios para inducir la pluripotencia de una célula diferenciada: Oct-3/4 (O), Klf4 (K), Sox2 (S) y c-Myc (M) o genes OKSM.

Una vez encapsulados los genes OKSM dentro de los vectores virales, estos se administran a ratones. Cuando los genes OKSM se expresan en una célula adulta, borran su programa de especialización convirtiéndola en una célula pluripotente. lo cual es un gran avance.

El éxito de este trabajo radica en que, por primera vez, esta reprogramación se hace en animales no modificados genéticamente. Esto es posible gracias al uso de AAV, que son virus inocuos y seguros para su aplicación en mamíferos, han expluicado los responsables de esta investigación desde el VHIO.

“Imagina que pudiéramos enviar estos virus solo al corazón y no a otros órganos” plantea la Dra. Elena Senís, investigadora postdoctoral del grupo de Plasticidad Celular y Cáncer del VHIO. “Seríamos capaces de regenerar células cardíacas tras un infarto. Con esta nueva herramienta estamos más cerca de hacerlo”.

Las ventajas de este nuevo sistema de reprogramación in vivo son múltiples. En primer lugar, no requiere trabajar con animales transgénicos. Además, modificando la envoltura de los virus AAV se consigue dirigirlos específicamente a cualquier célula u órgano de interés.

En tercer lugar, esta tecnología permite tener un mayor control de la expresión de los genes OKSM y por tanto, una mayor regulación del proceso de desdiferenciación de las células adultas. Por último, la vía de administración mediante una inyección periférica facilita su aplicación clínica sin graves efectos adversos.

Los investigadores también han conseguido reprogramar células adultas in vivo prescindiendo de uno de los cuatro genes OKSM: el gen c-Myc (M), un oncogén alterado en la práctica totalidad de los tumores.

La reprogramación in vivo también es una herramienta de gran potencial para esclarecer los mecanismos moleculares y celulares que llevan una célula adulta sana a desdiferenciarse y proliferar de forma masiva.

“Algunos estudios señalan las células madre tumorales como las responsables de la agresividad de los tumores, así como de la resistencia que adquieren a ciertas terapias y de su capacidad de recurrencia”, explica la Dra. Senís.

“Ahora, con este nuevo sistema podremos estudiar en profundidad cuál es la influencia del proceso de desdiferenciación celular en modelos in vivo de cáncer”. El desarrollo de terapias dirigidas a las células madre tumorales podría mejorar la supervivencia de algunos cánceres.

“Herramientas tan versátiles como la reprogramación in vivo con virus adenoasociados allanan el camino a futuros posibles tratamientos oncológicos con las células madre tumorales en el punto de mira”, concluye la Dra. Senís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar