Investigadores de la UIB y de la Universidad de Córdoba desarrollan un chip para detectar trazas de contaminantes no degradados de aguas depuradas vertidas al mar

Juan Riera Roca /
Un grupo de investigadores de la Universitat de les Illes Balears y de la Universidad de Córdoba están desarrollando un chip para detectar trazas de contaminantes no degradados procedentes de aguas depuradas vertidas al mar. A pesar de los tratamientos en las depuradoras, algunas sustancias contaminantes no se degradan completamente en los procesos de depuración, y sus rastros llegan al mar.

Algunos de estos productos, como los parabenos y el triclosán, proceden de jabones y productos cosméticos de uso diario (desodorantes, pasta dentífrica …), y pueden causar efectos tóxicos en el medio ambiente. Por ello, es importante poder determinar la presencia de estos contaminantes en las aguas marinas, aunque sea en cantidades muy bajas, por sus repercusiones en la cadena trófica.

Un equipo de investigadores del grupo de investigación en Análisis por Inyección de Flujo y Análisis de Trazas (FI-TRACE) de la UIB, junto con investigadores de la Universidad de Córdoba, han desarrollado un nuevo sistema miniaturizado y automatizado que permite detectar los rastros de estos contaminantes en aguas marinas utilizando nanotecnología.

El equipo de investigadores de la UIB lo integran el doctor Manuel Miró, investigador principal del grupo FI-TRACE de la UIB, y la doctora María Rosende, investigadora postdoctoral contratada. Este sistema se detalla en un artículo publicado recientemente en la revista Analytical Chemistry. El sistema, llamado Lab-on-Valve, se basa en una plataforma miniaturizada.

Esta plataforma permite la introducción de nanomateriales de carbono poroso, concretamente nanotubos de titanio modificados con carbono amorfo, como fase extractiva para la separación y posterior cuantificación de niveles bajos de parabenos y triclosán. Estos nanotubos son manipulables de forma completamente automatizada al chip, sin intervención humana.

Esta tecnología presenta una mayor eficacia que otros materiales adsorbentes comerciales para los contaminantes objeto de estudio, lo que abre nuevas perspectivas para implementar ensayos de campo y tratamiento in situ de muestras de agua de mar para identificar posibles contaminantes antropogénicos, lo que justifica que se desarrolle esta investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar