“La Real Academia de Medicina es, y debe seguir siendo, una ventana de la ciencia abierta al mundo”

PERE RIUTORD, ESTOMATÓLOGO, INVESTIGADOR, DOCENTE Y COORDINADOR DE COMUNICACIÓN DE LA RAMIB

Doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Estomatología, y antiguo presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de las Islas Baleares, el doctor Pere Riutord acumula una ingente experiencia en el mundo de la odontología, la universidad y la divulgación científica, y pertenece a instituciones tan prestigiosas como la Academia Pierre Fauchard, además de ser académico numerario de la Real Academia de Medicina de las Islas Baleares. Precisamente, en pasados días, en su calidad de coordinador de Comunicación de la RAMIB, se situó al frente de la organización de la solemne sesión inaugural del curso 2018.

P.- ¿Qué características le gustaría destacar de esta nueva apertura de curso en la RAMIB?

R.- Es un acto que se va repitiendo año tras año, coincidiendo con el jueves siguiente a la festividad de Sant Sebastià, que se halla abierto al público en general, no solo a los profesionales sanitarios. Tenga en cuenta que la fundación de la RAMIB data de 1788, y actualmente agrupa a 25 médicos académicos. Por ello, en la sesión inaugural del curso tenemos la oportunidad de escuchar a estos insignes ponentes con sus brillantes conferencias inaugurales, que se suceden siempre por orden de antigüedad. Este año, la ponencia ha corrido a cargo del doctor Ángel Arturo López González.

P.- Una vez más, el momento más emotivo del acto tuvo lugar con ocasión de la entrega de los premios de la Real Academia y de las entidades colaboradoras…

R- En efecto, con más de diez premiados que vieron unánimemente reconocida su trayectoria. Quiero destacar, y usted mismo lo ha hecho constar en el enunciado de la pregunta, que todos estos galardones son una realidad gracias a la implicación de hospitales privados, administraciones públicas y otras entidades, como la compañía Asisa, de la que me gustaría destacar su ayuda en iniciativas como la digitalización del material antiguo de la RAMIB y por la colaboración en el programa científico. Además de eso, está el premio de la Real Academia dirigido al mejor trabajo que se presenta y que confiere a su autor la nominación como académico correspondiente, que este año se ha concedido a la enfermera Rosa González Casquero por su trabajo ‘Intervención de Enfermería del Trabajo en la valoración cardiovascular en profesionales de la salud del área mediterránea española’.

P.- ¿Qué novedades tiene previsto introducir la Real Academia en este año que acabamos de iniciar?

R.- Pues, por ejemplo, pondremos en marcha el sistema de videoconferencia con otras instituciones que quieran colaborar con la RAMIB, gracias a la colaboración, una vez más, de la compañía aseguradora Asisa. Igualmente, el primer martes de cada mes se llevará a cabo una sesión científica ordinaria, también abierta a todas las personas que quieran asistir y con la participación de los especialistas más prestigiosos en su campo. El programa de 2018 ya está confeccionado, de hecho, pero ello no impide que estemos muy atentos a la actualidad para valorar la conveniencia de convocar sesiones extraordinarias, como ocurrió en su momento a tenor de la crisis del virus del ébola.

P.- Una parte sustancial de estos conferenciantes que acuden a la RAMIB son grandes científicos e investigadores nacidos en las islas….

R.- En efecto, y, sin ir más lejos, me gustaría recordar las recientes intervenciones del doctor Guillermo García Manero, del Anderson Cancer Center Department of Leukemia de Texas, y del doctor Lluís Quintana Murci, del Instituto Pasteur de París, entre otros. La posibilidad de contar con estas eminentes figuras tiene mucho que ver con su vinculación a las islas, ya que hacemos coincidir sus conferencias en la RAMIB con sus estancias en Balears. Resulta un lujo impagable que podamos recibirles en nuestra sede y escuchar sus palabras, y que las mismas puedan llegar también a los oídos de cualquier asistente que quiera aprender de su sabiduría y experiencia.

P.- El año 2017 ya es historia. ¿Qué acontecimientos destacaría, a nivel científico y sanitario?

R.- Si nos circunscribimos al entorno de Balears, hay que resaltar, por supuesto, el inicio del primer curso de los estudios de Medicina, que se inauguraron oficialmente a principios de 2017. A pesar del escaso tiempo transcurrido desde su puesta en marcha, la facultad se ha erigido por méritos propios en un motor de enseñanza, investigación y formación, y, precisamente, la RAMIB se nutre de estos valores. Hay que recordar que la Real Academia participa en el doctorado de Medicina mediante una actividad en la cual los estudiantes que preparan sus correspondientes tesis realizan una presentación de su proyecto para que los académicos podamos guiarles y tutelarles. Todo ello antes de que efectúen la pertinente lectura de la tesis.

P.- Y en cuanto a la Real Academia, ¿cuáles fueron los momentos álgidos del pasado año?

R.- Para nosotros, un punto culminante de cada ejercicio son siempre las nuevas incorporaciones, que se producen, desgraciadamente, para sustituir a académicos que hemos perdido. En este caso, sirva la ocasión para honrar la memoria del doctor Miró, ilustre catedrático y físico, muy estimado y valorado en la RAMIB, y cuya desaparición lamentamos extraordinariamente, plaza que ha ocupado el doctor Lluís Masmiquel Comas, endocrinólogo y jefe de servicio de esta especialidad en el Hospital Son Llàtzer, y la de un académico de honor, en concreto el doctor Josep Oriol Bonnin Gubianas. Éste es un acontecimiento muy especial que ocurre muy pocas veces en la RAMIB, y, no en vano, habían transcurrido ya diez años desde la última nominación de un académico de honor, que recayó, por cierto, en el doctor Ciril Rozman Borstnar.

P.- Al margen de esta actividad institucional, la Real Academia ha seguido trabajando este último año en la organización de grandes actos de divulgación científica…

R.- Así es, y, en esta línea, celebramos un simposium muy importante sobre humanidad y medicina, en colaboración con el Patronato Científico del Colegio de Médicos de Balears, que dirige el doctor Alfonso Ballesteros. Fueron unas sesiones de debate que se prolongaron por espacio de dos días y que se desarrollaron en las dependencias de CaixaForum y de la propia sede de la RAMIB. Participaron alumnos de universidades americanas, rusas y europeas, circunstancia que convirtió este simposium en un acontecimiento de enorme relevancia internacional. No quiero olvidarme tampoco de la conferencia que impartió el profesor Antoni Gelabert Mas, un prestigioso catedrático mallorquín que trabaja y reside en Barcelona, donde ha ocupado el cargo de jefe de Urología del Hospital del Mar. Este es un ejemplo más de la gran cantidad de insignes personalidades científicas y médicas nacidas en las islas que ejercen su profesión en otros lugares. El doctor Gelabert, por cierto, es académico correspondiente de la Real Academia, dado que no puede ser numerario al no tener fijado en Balears su punto de residencia.

P.- ¿Cuál es la realidad de una institución como la Real Academia en esta recta final de la segunda década del siglo XXI?

R.- Intentamos dividir nuestras actividades en dos grandes sectores. Por una parte, la historia, porque precisamente gracias a que se trata de una institución con un prolongado pasado disponemos de una amplia memoria de las actividades realizadas en tiempos pretéritos, y que está al alcance de cualquier investigador que lo requiera. Y, por otro lado, para el público en general, ofrecemos nuestros espacios de divulgación y debate sobre cuestiones que afectan a la sanidad actual. No es fácil mantener esta ventana abierta A la ciudadanía para que conozcan de primera mano la tarea que llevan a cabo nuestros médicos y científicos, pero queremos mantenerla porque entendemos que ésta debe ser la vocación de la RAMIB, es decir, la de constituirse en una ventana de la ciencia abierta al mundo.

P.- ¿Qué valoración le merece la calidad de la investigación que se desarrolla ahora mismo en Balears?

R.- Formo parte del comité de ética del Govern, en representación de la RAMIB, un órgano integrado por investigadores que evalúan los proyectos y trabajos clínicos privados y públicos que se llevan a cabo en nuestro territorio. Y precisamente por este conocimiento de causa puedo afirmar que el nivel que atesoramos en Balears es internacional, y adquiere una gran e indiscutible relevancia. Tenga en cuenta que una parte notable de estos trabajos están ligados a prestigiosos hospitales situados en los puntos más diversos del plantea, y especialmente en Europa y Estados Unidos. Hay que seguir en este camino de fomento de la investigación en Balears, y hacerlo todos unidos, porque cada uno puede aportar su grano de arena. En este sentido, debemos celebrar el convenio que ha firmado la RAMIB con la Asociación Española contra el Cáncer de Balears, que preside el doctor Javier Cortés Bordoy, a su vez académico numerario de la Real Academia. La AECC también fue protagonista en la sesión inaugural del curso 2018 de la RAMIB, entregando los premios a la investigación oncológica que patrocina.

P.- Ya para acabar, no podemos dejar de hacernos eco del reconocimiento internacional que usted, a título personal, ha recibido hace muy poco tiempo en Madrid, la ‘Special Appreciation Award 2017’ de la Pierre Fauchard Academy…

R.- Es una distinción relacionada con mi trabajo en la Academia Pierre Fauchard, una institución que reúne a dentistas odontólogos y estomatólogos de todo el mundo y a la que me honro en pertenecer a partir de mi vínculo con la Academia Española de Odontología. Durante ocho años he desempeñado, con la máxima ilusión, mi tarea como secretario general y como Presidente de esta organización, y ahora, en el momento de la despedida, me han agasajado con un galardón que recibí directamente de manos del presidente mundial de la Pierre Fauchard, el doctor Barry A. Feder. Es una manera de darte las gracias por los servicios prestados y de dar paso a nuevas personas. Siempre constituye una satisfacción darse cuenta de que los desvelos y esfuerzos con que uno ha tratado de dedicarse a su trabajo no han caído en saco roto y han servido para que la evolución de la medicina y la ciencia, en cada uno de sus ámbitos y vertientes, sigan su curso.

Entrevista al Dr. Pere Riutord sobre la sessió inaugural del curs 2018 de la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears (RAMIB). Programa Salut i Força a Canal 4 TV dirigit i presentat per Joan Calafat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar