Urgencias de Manacor ha pasado de 90 a 190 pacientes diarios sin crecer en superficie

El director del Hospital Comarcal de Manacor, Pere Serra, en su despacho.

El Servicio de Urgencias que encabeza Pere Serra constata la necesidad de ampliar las instalaciones

El Hospital de Manacor espera estos días que el Ayuntamiento de la ciudad conceda la licencia municipal que supondrá el pistoletazo de salida del inicio de la primera fase de las obras del Plan Director. Esta primera fase consistirá en la ampliación del área de Urgencias que tras los primeros 20 años y el boom de crecimiento poblacional de inicios de este siglo, se ha visto completamente desbordada.

Cuando el Hospital abrió se esperaban en Urgencias 90 pacientes diarios. Hoy se esperan 190. Mucho más del doble. Y Urgencias no ha “crecido”, al menos en superficie.

El doctor Pere Serra, director de Urgencias del Hospital de Manacor, conoce el servicio desde que éste tenía solamente un año de funcionamiento, cuando se incorporó como profesional al hospital, hace ya 19 años, pronto 20. “En estos momentos –explica del Dr. Pere Serra –tenemos una frecuentación de 72.000 enfermos al año, con un incremento también anual del 5 o el 6%, frente a la frecuentación que teníamos en 1998, de 48.000 pacientes”.

Con este desbordamiento del número de personas que requieren asistencia médica por la puerta de urgencias del hospital comarcal no es extraño que los 990 m2 que tiene el servicio –los mismos con los que fue abierto en 1997 –sean manifiestamente insuficientes.

“Con la aplicación del Plan Director –añade el Dr. Serra –la superficie de Urgencias se verá duplicada”, un aumento que se espera que sea suficiente para asumir las cargas asistenciales de los años venideros.

El Dr. Serra ofrece un dato explicativo de la presión sobre las Urgencias del Hospital de Manacor: “En cifras absolutas nosotros tenemos una frecuentación de 516 pacientes anuales por cada mil habitantes, cuando la media del Sistema Nacional de Salud es de 450 por mil habitantes.” Vistas así las cifras se puede decir que más de la mitad de los 130.000 habitantes que tiene el Hospital de Manacor como sector poblacional asignado pasa cada año por las dependencias de Urgencias. La realidad –como es habitual en estos casos –debe ser matizada por el hecho de que son muchas las personas que por su envejecimiento pasan más de una vez por Urgencias cada año, mientras que otras no llegan a pasar nunca en esos mismos 365 días.

Pero el hecho de que sean las personas mayores las que más recursos sanitarios en general y de urgencias en particular, consumen, es otro problema particular para el Hospital de Manacor: “Sucede –explica el Dr. Serra –que en esta comarca tenemos la población más envejecida de las islas (relación de personas mayores de 65 años con las de menos de 25) pero también tenemos la mayor proporción de personas sobre envejecidas (es decir, las mayores de 85 años en relación a las de 65).” Y eso, naturalmente, supone una mayor carga de trabajo para Urgencias.

Agravante

Agravan la situación dos elementos que llevan tanto tiempo siendo coyunturales que ya prácticamente se han convertido en estructurales: “Por una parte –señala el jefe de Urgencias –en Manacor no hay circuito asistencial sociosanitario”, lo que repercute en que personas con problemas de esta índole no tengan una red propia y deban acudir al hospital cuando tienen un problema de salud que probablemente podría ser mejor atendido de otro modo.

“En segundo lugar –añade – cuando hace 20 años se abrió el Hospital de Manacor, los gestores del momento decidieron cerrar el Punto de Atención Continuada (PAC) de modo que aquí, cuando a las 21.00 cierra el centro de salud, solo queda el hospital como centro sanitario, lo que hace que las personas que necesiten asistencia, que tal vez no sería propiamente de Urgencias, tengan que venir al hospital por falta de otro recurso”.

A estas circunstancias debe añadirse la población turística y extranjera que asume Manacor.

Se modo que se estima que de un 29 a 31% de los pacientes que atiende el Servicio de Urgencias del Hospital son alemanes, norte africanos o sudamericanos.

Esta ‘internacionalización’ de los pacientes ha hecho necesario que se organice un servicio de traductores que en las temporadas de mayor actividad presta su servicio durante 12 horas diarias.

El porcentaje de hospitalización de los pacientes que llega a Urgencias –un dato que sirve como indicador de la gravedad de patología que se asume en el centro –es elevado en términos absolutos y más aún si se relativizan esos datos: “Cada año ingresa en el Hospital en torno a un 14 o 15% de las personas que vienen a Urgencias.

Este porcentaje es menor en verano, meses durante los cuales vemos patología más banal que en invierno, derivada de los turistas que pasan sus vacaciones en la zona y tienen un problema de salud.” “En agosto, por ejemplo, el porcentaje de hospitalización baja al 10 u 11%. Sin embargo, en invierno, las personas que vienen a Urgencias quedan ingresadas en mayor proporción, por lo que el porcentaje de hospitalización desde Urgencias es mucho mayor en ese periodo, siendo de más del 15% a partir de febrero”, relata el Dr. Pere Serra.

Recursos

La alta frecuentación del Servicio de Urgencias del Hospital de Manacor debido al aumento de la población y a la mayor proporción de personas mayores, agravada por la falta de un PAC y de recursos sociosanitarios, hace que los 990 m2 del servicio quedaran obsoletos hace mucho tiempo.

Ello genera una de las pesadillas de todo gestor y profesional hospitalario: eso que se denomina “tener que poner camas en los pasillos”.

“En Urgencias de Manacor lo que hemos tenido que hacer es habilitar zonas de tránsito como zonas para enfermos”, dice el Dr. Serra. Afortunadamente la gerencia del hospital ha dotado el servicio adecuadamente de profesionales, que en estos momentos se cuentan en 80, de los cuales, 24 son médicos.

No es de extrañar que en estas circunstancias los profesionales de Urgencias vean con ilusión el inicio de las obras que duplicará la superficie de su departamento. “Afortunadamente –dice el Dr. Serra –las obras se harán de puertas hacia fuera y no afectarán a la continuidad del servicio más allá de las molestias lógicas de la cercanía de los trabajos.

Luego habrá unos días en los que habrá cierto incremento de complejidad por la necesidad de conectar las nuevas dependencias con las antiguas, pero serán pocos días”.

Desde la Gerencia del Hospital Comarcal de Manacor se espera que, si se cumple la estimación de que esta fase de las obras dure unos 10 meses, las nuevas Urgencias estarán acabadas y en funcionamiento para la temporada invernal de 2018 a 2019.

Las Urgencias de Manacor se han visto desbordadas, pero es que además nacieron pequeñas, algo que en menos de un año ha de verse por fin superado: “La literatura científica dice que un servicio de urgencias debe tener un número de camas de observación del 10% de las totales, pero el de Manacor se abrió solo con cuatro, cuando deberían haber sido 9. Con el tiempo se aumentaron a seis. Con la ampliación tendremos 19. Además, las nuevas Urgencias estarán muy bien iluminadas.” La atención a los pacientes que llegan a las puertas de Urgencias se desarrolla en base a un servicio de triaje que los selecciona por su estado. Los menos graves se encuadran en los niveles 4 y 5 y son atendidos en las consultas básicas.

Los de los niveles 3 y 4 son derivados a los boxes de observación, y los que están peor – niveles 1 y 2 –se llevan al área de críticos. Una excepción son los pacientes con problemas graves de corazón que son atendidos de inmediato en un box que se encuentra en la misma entrada de Urgencias.

Espera

“Los pacientes graves –explica el Dr. Serra –son atendidos de inmediato, no tienen espera. Los de los niveles 1 y 2 no esperan más de 10 minutos a ver al médico, desde el momento en que dan sus datos en la entrada. Los pacientes menos graves pueden esperar no más de 38 minutos para ser atendidos desde que llegan al hospital. Luego, la media desde que se entra hasta que se obtiene el alta es de unos 169 minutos, es decir que el promedio de la visita a Urgencias en el Hospital de Manacor es de unas tres horas, en las que los enfermos son vistos, valorados y se les realizan las pruebas diagnósticas necesarias.” Con las obras de ampliación, dentro de la primera fase del Plan Director, el Servicio de Urgencias del Hospital de Manacor verá subsanadas, “al menos para otros 20 años”, como le gusta decir a la Dra.

Catalina Vadell, la directora gerente del centro, sus necesidades estructurales. Los pacientes pediátricos tendrán – como ya se ha informado desde esta revista –su propio circuito, que ahora deben compartir en ciertos momentos con los pacientes adultos.

Sin embargo, a falta de PAC y servicios sociosanitarios, y aun valorando muy positiva y esperanzadamente el Plan de Atención a la Cronicidad que ha puesto en marcha la Conselleria de Salut, desde el Servicio de Urgencias del Hospital de Manacor, sus profesionales, con su responsable a la cabeza, apuestan además porque se potencie también la hospitalización domiciliaria –un proyecto que está en fase de desarrollo –que ayudaría a descongestionar las Urgencias y redundaría además en una mayor calidad de atención a ese tipo de paciente crónico, pluripatológico y de avanzada edad con frecuentes recaídas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud