La técnica Microarray permite detectar hasta 200 intolerancias alimentarias

Juan Riera Roca /
Las reacciones adversas a diversos alimentos pueden generar problemas de salud inicialmente desapercibidos. Muchos síntomas puntuales –como trastornos gastrointestinales, dolor abdominal, estreñimiento o diarrea –pueden deberse a una sensibilidad alimentaria, que no haya sido diagnosticada.

Algunos síntomas aparentemente ajenos al aparato digestivo, como trastornos dermatológicos, respiratorios, musculares o, incluso, neurológicos y psicológicos, como mareos, migrañas, ansiedad o depresión pueden ser consecuencia de una reacción adversa a un alimento.

Ana María García Perea, directora técnica del Laboratorio del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, señala que es fundamental distinguir entre lo que es una intolerancia alimentaria y lo que es una reacción alérgica a un alimento, que muchas veces puede no relacionarse.

“Las reacciones –señala la experta –que tienen que ver con mecanismos inmunológicos son reacciones alérgicas a los alimentos, mientras que las que tienen que ver con otros mecanismos, se engloban en el término de intolerancia alimentaria”. Y añade:

“Dentro estas reacciones habría que diferenciar entre alteraciones metabólicas, déficits enzimáticos y acciones tóxicas”. Prestando atención a las primeras, habría también que diferenciarlas dependiendo de las reacciones de los mecanismos inmunológicos.

No será lo mismo si éstos responden a la elevación de las llamadas inmunoglobulinas E (que son las que, por ejemplo, intervienen en los procesos anafilácticos) o tienen que ver con la elevación de las inmoglubinas G (IgG). Estas últimas son las que provocan reacciones en quienes padecen sensibilidad.

Además de ser diferentes a las alergias típicas, pueden ser detectadas previamente con un simple test de laboratorio. Este test está disponible en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América, que pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 19 hospitales y 25 centros monográficos.

La Dra. García Perea explica que “esta valora la respuesta no alérgica que el sistema inmunológico de algunas personas desencadena de forma específica frente a ciertos alimentos, cuantificando los niveles de anticuerpos IgG específicos, frente a una serie de alimentos mediante el Microarray.

La técnica de Microarray es una moderna tecnología de los biochips que permite determinar los inmunocomplejos formados entre una amplia batería de alimentos y la IgG en el caso de presentar intolerancia frente a ese alimento, explica la especialista.

Se realiza a través de una muestra de suero de un mililitro, que se obtiene del paciente en ayunas, y en ausencia de corticoides o antihistamínicos. Los resultados se obtienen en 7 días y según la experta permiten identificar, de entre 200 alimentos a los que se da intolerancia y deben retirarse.

Vithas cuenta con un acuerdo estratégico en Baleares con la Red Asistencial Juaneda, con sus 5 hospitales y numerosos centros médicos. ithas es el grupo sanitario líder en el arco mediterráneo, segundo operador a nivel nacional y el primero de capital 100% español. Cada año atiende a más de 4.500.000 pacientes en sus 19 hospitales y 25 centros especializados denominados Vithas Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar