Tratamiento multidisciplinario con especial hincapié en la dieta, el mejor abordaje para la fibromialgia, problema que padece entre un 3 y un 5% de la población

Juan Riera Roca /
La fibromialgia es una enfermedad que sigue presentando grandes dudas, tanto a los pacientes que la padecen, como a los profesionales que la tratan. La dificultad radica en la variedad de síntomas que los afectados pueden presentar y la falta de respuesta frente a determinados tratamientos.

Como señala el doctor José Mª Hernández, responsable de la Unidad de Dolor del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, “en los últimos años, la creciente labor investigadora nos permite ampliar nuestro conocimiento sobre esta patología”. El especialista afirma que el propio término de fibromialgia se está cambiando.

Ahora se habla del concepto de síndrome de sensibilización central, aludiendo al “estado en el que cual el sistema nervioso central amplifica los estímulos que le pueden llegar a los diferentes sentidos, de modo que estímulos que normalmente no son dolorosos se perciben como dolor”.

Dolor generalizado, cansancio, alteración del sueño, rigidez músculo esquelética, dificultad de concentración, alteraciones de la memoria, ansiedad, depresión, alteraciones del equilibrio, debilidad muscular, se suman a otros síntomas como dolor pélvico crónico, vulvodinia, cistitis intersticial, colon irritable, cefalea crónica o piernas inquietas.

Los expertos coinciden en señalar la importancia de utilizar diferentes enfoques para el abordaje de los síntomas de la fibromialgia. El Dr. Hernández afirma que el tratamiento multidisciplinario es lo más indicado, en el que se incluye: educación e información sobre la enfermedad, ejercicio físico; tratamiento psicológico.

Este tratamiento psicológico se refiere especialmente a una terapia cognitiva-conductual. También, tratamientos farmacológicos, técnicas más intervencionistas y dieta. Se ha apuntado a la relación de la aparición de ciertos síntomas con intolerancias alimentarias, de modo que, en caso de sospecha, será necesario realizar pruebas específicas.

Determinadas sustancias pueden influir en la transmisión o mantenimiento del dolor, como el glutamato o el aspartato. Un bajo consumo de ácidos grasos omega-3, vitamina B6, magnesio, zinc y antioxidantes pueden relacionarse con la aparición de síntomas, señalan los expertos, haciendo hincapié en la importancia de la dieta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar