El Servicio de Urgencias del Hospital de Inca apuesta por un seguimiento integral al paciente

urgencias-inca

Juan Riera Roca /
El enfermero Enrique Gibert, Supervisor de Urgencias y el médico José Luis Guerrero, coordinador del Servicio, explican a Salut i Força las claves el nuevo enfoque de esta unidad que quiere “evitar que el paciente se nos pierda en el limbo” y “darle herramientas para pueda emponderarse y formarse”

Al final de la charla con los responsables de Urgencias del Hospital de Inca, los profesionales que ese día están de servicio se reúnen en el centro de las instalaciones para hacerse una foto de familia improvisada. Casi sin darse cuenta, mientras posan y se preparan para decir “patata”, varios de ellos se abrazan y sonríen. Se nota que se conocen, que se quieren, que sienten y que trasmiten todo eso a sus pacientes.

El Servicio de Urgencias del Hospital Comarcal de Inca tiene ya diez años, un servicio veterano que alcanzó hace tiempo su velocidad de crucero. Hace nueve meses entró el actual equipo que lo gestiona, con el Supervisor de Urgencias, el enfermero Enrique Gibert y el Coordinador del Servicio, el doctor José Luis Guerrero Arcos. Un equipo con dos cabezas, cada uno centrado, cada uno en sinergia con el otro.

“Tras estos años podemos ver las urgencias con otros ojos, sus fortalezas y sus debilidades”, dice Guerrero. “Por eso estamos en condiciones de saber en lo que hay que mejorar, conociendo el equipo y sus habilidades”, añade Gibert, en sintonía con su compañero, muy preocupado desde por fomentar la formación de los profesionales para con ello mejorar la atención”.

Equipo de profesionales del Servicio.

Equipo de profesionales del Servicio.

Profesionales

El Servicio de Urgencias del Hospital Comarcal de Inca tiene una plantilla de 25 enfermeras y auxiliares y 23 médicos. Muchos formaban parte ya del equipo que “abrió” el hospital. Atienden cada día a unos 180 pacientes, lo que supone que en 2016 la frecuentación ha crecido un 8%, el doble de la media del 4% habitual hasta 2915. Es decir, la afluencia a Urgencias de Inca ha duplicado este año su ritmo de crecimiento. Y todo ello sobre una superficie de 1.100 metros cuadrados que el nuevo Plan Funcional (ya terminado y a punto de ponerse en marcha) estima que debería crecer en más de un 20%. Las Urgencias se han quedado pequeñas, pero los ánimos de los profesionales que le dan vida siguen creciendo día a día. “Tenemos una plantilla especial, resolutiva, rápida, con conocimientos, comunicativa, empática”, dicen sus responsables.

El nuevo Plan Funcional -explican Gibert y Guerrero- tiene previsto precisamente, atendiendo a las posibilidades de mejora que se han detectado, “mejorar los circuitos de atención a al paciente, avanzar en el concepto de seguridad minimizando errores, mejorar la comunicación, el trato humano y la formación, también a nivel de formar al paciente.” Los responsables de Urgencias insisten mucho en ese “formar” al enfermo.

En el sentido de la formación se hace un especial hincapié -señala Gibert -en la educación al paciente hacia el cuidado de su salud, en ayudarles a conocer las nuevas tecnologías, recomendarles páginas webs, blogs de salud que puedan ayudarles. “Se trata -incide el supervisor enfermero- de lograr cada vez un mayor empoderamiento del paciente”, algo especialmente útil para controlar síntomas y adelantar acontecimientos.

Tipología

El paciente que acude a Urgencias del Hospital de Inca tiene una tipología clara, explican los expertos: “Muchos de ellos son personas envejecidas, multipatológicos, que especialmente en etapas invernales se descompensan y recaen de sus dolencias a consecuencia del embate del frío y de la gripe. Aunque tampoco hay que olvidar al paciente transeúnte, al turista y a los niño de 0 a 14 años de toda la comarca”.

Ante esta población el actual equipo de Urgencias del Hospital Comarcal de Inca quería llegar algo más lejos que al simple (aunque altamente complejo en sí mismo) acto de solventar la crisis de salud del enfermo que acude al hospital y simplemente dejarlo marchar. Por eso se puso en marcha el invierno pasado el Programa Proa y se quiere activar ya desde este invierno un plan especial de cobertura al paciente crónico.

Estos programas -explican los coordinadores Gibert y Guerrero- tienen por objeto, en primer lugar, conociendo que existe un sector poblacional que es el que genera la mayor afluencia a Urgencias, anticiparse a la aparición del problema, buscar al paciente fuera del hospital antes de que tenga la necesidad de venir, evitándose de ese modo consultas y circuitos innecesarios y potenciales infecciones hospitalarias.

Esta forma de atención que supuso la puesta en marcha el Programa Proa ha de ser aún más desarrollada por el plan especial del paciente crónico. Se trata, explica el coordinador médico, de crear circuitos específicos y coordinados con los centros de salud, de modo que se permita al hospital –gracias al contacto con Atención Primaria –conocer la tipología y caso de cada paciente que llega a Urgencias.

El objetivo es informar al centro de salud de ese paciente que ha acudido a Urgencias de las circunstancias en las que sale el paciente cuando abandona el hospital para que se le pueda hacer un seguimiento en su entorno. Para ello se trabajará en planes de estratificación identificación y seguimiento del paciente. Del mismo modo, se espera tener información del paciente desde el centro de salud, que cada caso sea conocido de antemano y se informe de él a su salida al centro de salud receptor. “De este modo -explica el doctor Guerrero, coordinador médico de Urgencias de Incase trata de que el paciente tenga recursos para conocer sus síntomas, que se haya hecho un trabajo de base que lo ampare. Si el paciente viene identificado, los circuitos de urgencias se adecuaran mejor a sus necesidades. Se trata de que el paciente no se nos pierda, que tras pasar por aquí no se nos quede en un limbo.”

Objetivos

Para lograr esos objetivos los responsables hospitalarios están trabajando intensamente con la red de centros de salud de la red de Atención Primaria de su comarca. “El paciente tendrá que venir un día u otro a Urgencias, eso es inevitable, pero luego disfrutará de una continuidad de cuidados en su entorno, en su domicilio. Y de ese modo se podrán evitar ingresos, con el riesgo de infecciones hospitalarias”.

El Servicio de Urgencias del Hospital Comarcal de Inca, como se apuntaba más arriba, atiende a unos 175 a 180 pacientes al día, con un crecimiento de afluencia de la población, este año, del 8%, frente al 4% de años anteriores. Desde el servicio se explica este incremento de la afluencia desde muchas circunstancias, de las cuales una es la satisfacción y la confianza que tienen los ciudadanos del área sanitaria.

Con todo, los niveles efectivos de hospitalización de pacientes son muy similares a otros hospitales, lo que significa que en la mayoría de los casos los enfermos no necesita ser ingresado (menos de un 10%) y sale de Urgencias con el problema resuelto o derivado a un servicio específico. También es menos de un 10% el porcentaje de pacientes que llega derivado desde los centros de salud. El resto acude por decisión propia.

Lo cierto es que el paciente sale satisfecho. Guerrero y Gibert relatan orgullosos que en lo que va de año solo se han producido dos quejas de pacientes de Urgencias. En este éxito de relación con el paciente juega un papel importante el trabajo de empatización con el enfermo en el que el equipo gestor está incidiendo especialmente desde su llegada, una tarea en la que el profesional de enfermería es una pieza clave. En Urgencias de Inca el profesional de enfermería desarrolla su papel como especialista en cuidados “experto en hacer de todo”, (como señala Gibert) lo que incluye el cribado, es decir, recibir al paciente, realizarle un primer examen y determinar la urgencia de su caso. Pero además la enfermera se mantiene en contacto directo con el paciente, le dice las pruebas que le van a hacer, los tiempos que ha de esperar.

Comments
  1. josito | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar