El calor del verano y el cambio de temperatura acentúan el trastorno del sueño

Rosa Serra Neumóloga y Coordinadora de la Unidad del Sueño de Clínica Juaneda Palma.

Rosa Serra Neumóloga y Coordinadora de la Unidad del Sueño de Clínica Juaneda Palma.

El 25% de la población padece insomnio veraniego, un problema cada vez más endémico

Las altas temperaturas en los meses de julio y agosto hacen que más de uno de vueltas en la cama durante la noche sin poder conciliar el sueño.

Pese a que parezca normal, tras esta situación se esconde un trastorno de sueño: el insomnio ambiental.

A lo largo del año podemos sufrir diferentes casos de este tipo de insomnio: por ruido, por cambios de temperaturas… pero el insomnio producido por el calor típico de la época estival es uno de los más patentes, afecta aproximadamente al 25% de la población.

La explicación de lo que nos ocurre durante los meses de verano es sencilla: en esta época del año hay más horas de luz, la temperatura es más elevada y modificamos nuestros hábitos afirma la Dra. Rosa Serra Neumóloga y Coordinadora de la Unidad del Sueño de Clínica Juaneda Palma. Tal y como explica la Dra. Serra: “La melatonina es la hormona que actúa directamente sobre el sueño y que determina el ciclo sueño-vigilia. Al haber más luz la melatonina disminuye y hace más difícil conciliar el sueño. Además hay que añadir que en verano los horarios se descontrolan, se desajusta nuestro reloj biológico. Comemos a distintas horas, alargamos las tardes-noches, se consumen más bebidas con cafeína y alcohol. Todos estos “nuevos” hábitos hacen que nos cueste dormir y poder tener un sueño reparador. Aunque se trate de un insomnio temporal, hay que tener en cuenta que en algunos casos puede esconderse un verdadero trastorno del sueño, si los síntomas perduran en el tiempo se recomienda estudiar el caso y así poder solucionar el problema”.

Los expertos recomiendan seguir una serie de consejos para dormir mejor. La temperatura juega un papel fundamental a la hora de conciliar y mantener el sueño. Durante la noche nuestra temperatura corporal desciende para facilitar el sueño. En este sentido, cuando se produce una situación de mucho calor o de mucho frío puede provocar despertares y/o empeoramiento del sueño. La Dra. Serra aconseja ventilar la habitación de forma natural las primeras horas del día y las horas previas a acostarse. Aunque muchas personas recurren a dormir con el aire acondicionado o un ventilador estos aparatos pueden dificultar la conciliación del sueño debido al ruido que emiten. En todo caso es recomendable ponerlo en marcha antes de ir a dormir y apagarlo durante la noche para conseguir un ambiente más fresco que facilite el sueño.

Si el insomnio persiste es importante visitar a un especialista ya que podría padecer alguna enfermedad relacionada con el sueño. Los principales síntomas: ronquidos, somnolencia diurna, cansancio, dolor de cabeza matutino o irritabilidad.

Apneas del sueño

Un 5% de la población sufre apneas del sueño, otro 5% síndrome de las piernas inquietas y todavía son muchas las personas sin diagnosticar. “Padecer alguno de estos problemas puede afectar de forma significativa en el día a día y en la calidad de vida de la persona. El hecho de no descansar bien tiene riesgos ya que puede tener efectos en las rutinas diarias y en el rendimiento laboral, además de estar detrás de accidentes de tráfico y laborales. Incluso puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares” afirma la Dra. Rosa Serra, especialista en Neumología en Clínica Juaneda y experta en patologías relacionadas con el sueño.

Cuando aparecen los síntomas de manera continuada se recomienda realizar un estudio del sueño. Una prueba no dolorosa en la que la persona pasa una noche en Clínica Juaneda y mientras duerme se le hace un registro nocturno en el que se registran diferentes parámetros como la respiración, la actividad cerebral (para determinar si tenemos un sueño profundo, sueño REM o superficial), la frecuencia cardíaca, el oxígeno, el movimiento del tórax o el movimiento de las piernas… Con estos datos se analiza cómo duerme cada persona. La Dra. Serra explica que: “cuando se diagnostica la apnea del sueño, se debe tratar. Estos pacientes tienen más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares e incluso muerte súbita. Muchas veces la persona no es consciente de que está cansada, tiene sueño y que eso le pasa porque no descansa bien por la noche.”

somnolencia

Conviven con la somnolencia de forma habitual, pensando que es lo normal y hasta que no son tratadas no se dan cuenta de que tenían un problema.

Otro 5% de la población padece síndrome de piernas inquietas, que produce molestias en las piernas cuando se acuesta, tirones, dolor que le obliga a levantarse y caminar por casa… Son personas que tampoco descansan bien y al día siguiente están cansados e irritados”. El consejo del experto es claro, si identifica alguno de los síntomas, consulte con una Unidad del Sueño especializada. Clínica Juaneda cuenta con más de una década de experiencia y con una tasa de éxito de más del 90%.

Recomendaciones para dormir bien

  • Mantener el mismo horario
  • Cenas ligeras
  • Beber líquidos para disminuir la temperatura corporal
  • Ventilar la habitación de forma natural
  • Evitar las siestas de más de 30 minutos
  • Hacer deporte o ejercicio físico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar