Hospital de Llevant apuesta por la atención personalizada y específica a las personas con discapacidades sensoriales

Pilar Martínez asume la Coordinación de Enfermería del Complex Sanitari de Llevant, con miembros de su equipo

Pilar Martínez asume la Coordinación de Enfermería del Complex Sanitari de Llevant, con miembros de su equipo

Por desconocimiento, inseguridad o, a veces, por falta de sensibilidad, las personas con discapacidad reciben tal vez con demasiada frecuencia un trato inadecuado. Suele subestimarse su capacidad de autonomía, se les excluye de la toma de decisiones o no se tiene en cuenta su opinión e incluso se les protege de manera innecesaria. Por estas razones, Hospital de Llevant ha implantado un protocolo de actuación que ayudará a todos los miembros de su equipo a dirigirse a las personas que sufren algún tipo de discapacidad sensorial de manera apropiada y a respetar sus derechos y su dignidad.

Hospital de LLevant en su apuesta decidida por aumentar y mejorar permanentemente la calidad de atención a todos los pacientes, sean cuales sean sus características, ha puesto en marcha el Protocolo de Comunicación con Pacientes que tienen Discapacidades Sensoriales. La implantación de esta potente herramienta incluye naturalmente su divulgación a todos quienes trabajan en el Hospital, con especial incidencia en el equipo asistencial, que ha sido liderada por la Coordinación de Enfermería del Complex Sanitari de Llevant, Pilar Martínez.

En este protocolo se recogen diversos ámbitos que van desde pautas generales que definen cómo debemos acercarnos al paciente, cómo podemos establecer una comunicación efectiva e incluso cómo ofrecerles apoyo emocional en determinadas situaciones. Evidentemente se establecen diferentes tipos de actuación en función de la discapacidad sensorial que sufre el paciente. Una persona tiene un déficit sensorial cuando presenta una alteración que afecta a sus órganos sensoriales principales: como la vista, el oído, la comunicación o habla o también cuando tiene una discapacidad intelectual o cognitiva.

Cada una de estas situaciones presenta unas características y unas necesidades propias. Así las medidas a tomar serán diferentes si hablamos de un paciente con una discapacidad visual o ceguera, de si sufre discapacidad auditiva o sordera, si es una persona con dificultades de comunicación y/o en el habla o si tiene una discapacidad intelectual o cognitiva. El protocolo se completa con una serie de pictogramas que representan un instrumento de apoyo fundamental para que la comunicación entre profesional y paciente sea más fluida, organizados en bloques temáticos que incluyen aspectos tan básicos como la afirmación y negación ante una pregunta determinada, la expresión de síntomas, dolor e, incluso, sentimientos ante situaciones concretas que pueda estar sufriendo el paciente.

Esta guía contribuye también a mejorar la seguridad del equipo del Hospital en la particular relación que se establece con estas personas y consecuentemente a facilitar que la estancia en el centro sea lo menos traumática posible para ellos. Por otra parte, el conocimiento de otras realidades y de cómo afrontarlas supone sin duda un enriquecimiento personal favoreciendo que afloren actitudes que son pilares fundamentales en el trato al paciente, como el respeto a la diversidad y a la dignidad de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar