“Analizamos con Atención Primaria, paciente a paciente, para reducir los reingresos múltiples”

SOLEDAD GALLARDO / DIRECTORA GERENTE DEL HOSPITAL COMARCAL DE INCA

SOLEDAD GALLARDO / DIRECTORA GERENTE DEL HOSPITAL COMARCAL DE INCA


Soledad Gallardo es desde el pasado mes de julio la gerente del Hospital Comarcal d’Inca. Acreditada profesional de la gestión sanitaria y de docencia, diplomada en enfermería y licenciada en antropología; máster universitaria en sociedad de la información y el conocimiento, diplomada en dirección de servicios integrados de salud por la escuela de negocios ESADE y experta universitaria en gestión de servicios enfermeros. Ha sido directora de Cuidados y directora de l’Àrea de Gestió Clínica d’Hospitalització de Son Espases, directora operativa en la Policlínica Miramar y directora de enfermería y subdirectora en GESMA. Hasta su nombramiento ocupaba el cargo de responsable técnica del Centre Coordinador del Programa de Cures Pal·liatives de les Illes Balears. Ha sido directora del Postgrado experto universitario en gestión de servicios enfermeros (UIB-SATSE), coordinadora del módulo experiencias en gestión clínica del diploma de especialización en gestión clínica de enfermería de la Escuela Nacional de Salud y la UNED, y coordinadora y docente del módulo de liderazgo del curso de desarrollo en habilidades esenciales de dirección pública. Es la vocal por Balears de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) y vicepresidenta a la Asociación Balear de Formación e Intervención Social (ABFIS). Como enfermera es una gran especialista en cuidados. Y como enfermera es una mujer tremendamente preocupada por la humanización de la atención sanitaria. Esa humanización y la búsqueda de la calidad y la eficiencia máxima son sus objetivos al frente del Hospital comarcal d’Inca.

P.- ¿Cómo están las listas de espera en el Hospital de Inca?

R.- Hemos mejorado mucho en las demoras. Hay que decir que lo importante no es la gente que haya en la lista de espera sino la demora, el tiempo que se tarda en ser atendido. y en eso hemos mejorado, a base de promover actividad extraordinaria por la tarde, pero siempre primando la de la mañana, que es el estándar de referencia. La lista de espera crece por muchas razones. Entre otras, se ha generado porque se ha desarrollado una hiperespecialización que ha hecho que más personas soliciten tratamientos que hace años no hubieran solicitado.

P.- ¿Cuáles son los números en estos momentos de las listas de espera?

R.- Desde Diciembre del año pasado, hemos rebajado en 30 días la demora media en consultas externas y el número total de pacientes que esperaban más de 60 días se ha rebajado en 2100 personas. En quirófano, la espera se ha reducido en 17 días y ahora está aproximadamente en 65 días de media, además, los pacientes que se excedían del decreto de garantía de demora se han reducido hasta sólo 24 a 31 de Marzo. Los procesos que sufren más demora son las cataratas, la prótesis de cadera y la de rodilla.

P.- ¿Cómo se ha encontrado el hospital en materia de personal, tras cuatro años de recortes?

R.- El año pasado, en periodo previo a las elecciones, se realizó un esfuerzo en materia de personal. Hay suficiente personal, pero el problema es que hay mucha eventualidad y lo que tenemos que hacer es consolidar esta plantilla, algo que espero que podamos hacer este año o el próximo. Mi intención es que aunque siga habiendo trabajadores eventuales, esas eventualidades sean más largas y que de ese modo el empleo gane en calidad.

P.- Para reducir las demoras en las listas de espera habrá tenido que contar mucho con los profesionales.

R.- Hemos analizado las listas de espera profesional por profesional, para ver lo que se podía hacer para reducir las demoras. Les hemos pedido que para ello se pueda pasar actividad a las tardes, como jornada extraordinaria remunerada, pero con la condición que la actividad de la mañana sea eficiente, el patrón, el estándar y que jamás se reduzca la actividad de la mañana para derivarla a la tarde. Y lo hemos conseguido.

P.- El Hospital Comarcal de Inca atiende a una población con un importante peso específico de personas mayores. Imagino que eso marcará mucho la actividad.

R.- Mucho. Las 120.000 personas que tenemos en nuestro sector poblacional asignado de Tramontana se pueden dividir entre la población estable que es mayoritariamente mayor, y la flotante que viene a trabajar (o de vacaciones), que es joven. Analizando el perfil del paciente invernal, el que más frecuenta el hospital entre enero y abril, nos hemos dado cuenta de que son mayoritariamente personas mayores con pluripatología. Analizando la frecuentación de urgencias nos dimos cuenta de que entre el 6 y el 10% de los pacientes nos generaban el 60% de los ingresos. Son personas mayores que vienen una y otra vez al hospital por urgencias y a las que con mucha frecuencia hay que ingresar.

P.- Y conociendo el problema ¿qué hicieron?

R.- Poner en marcha el Proyecto Proa (de ‘proactivo’), coordinándonos y trabajando en común con los centros de salud de la red de Atención Primaria de nuestro sector. Con ellos hemos hecho un análisis y un seguimiento proactivo de estos pacientes. Para saber cómo están, porqué se descompensan y evitarlo. En abril conoceremos los datos cuantificables de este programa, pero lo que ya sabemos es que se han logrado unas importantes sinergias y colaboración con la Atención Primaria. Para ello he enviado al director médico y al de Enfermería del hospital a hablar con cada coordinador de cada centro de salud, para que vean que nos creemos este proyecto, que apostamos, que le queremos dar la visibilidad e importancia que creemos que tiene.

P.- La zona que atiende el Hospital Comarcal de Inca es también de una alta densidad de personas inmigrantes.

R.- Sí. Y quienes más me preocupan son los recién llegados, ya que los que llevan ya un tiempo saben perfectamente cómo funciona el sistema sanitario. Pero con los recién llegados puede producirse algún tipo de tensión por el desconocimiento sobre cómo funciona el sistema. Es por ello que estamos trabajando para recuperar la figura del mediador cultural, un profesional que no tendría que haberse eliminado. Esperemos que también este año podamos contar con un mediador cultural.

P.- Programa estrella del Hospital de Inca ha sido el de la Salud Mental Sin Puertas…

R.- Fue llegar, conocer este programa, que ya estaba en marcha, y darme cuenta de que estaba muy en sintonía con lo que queríamos hacer. El programa Open Doors quiere darle autonomía al paciente, que haga lo que quiere hacer. Y en el caso de los pacientes mentales lo primero que hay preguntarle es si quiere estar aquí, si quiere quedarse. Esto es un hospital, no una cárcel, por eso el programa me pareció brillante. Por ello le hemos dado todo el soporte para que siga creciendo. Y más a nivel comunitario, donde también trabajan los profesionales de la salud mental.

P.- ¿Y cómo actúan a ese nivel?

R.- Queremos que busquen el entorno donde el paciente se sienta más cómodo para las intervenciones en este ámbito: su casa, su lugar de ocio, el bar… Me gustó tanto este programa que hemos incorporado su filosofía a otros niveles, y tenemos Open Doors para los profesionales, para los usuarios, a los que ofrecemos accesibilidad, comunicación, todo ello porque uno de nuestros principales objetivos es la humanización de la atención sanitaria. Estoy muy orgullosa de este programa, en el que además este hospital es pionero a nivel nacional. Vienen de otros hospitales a ver cómo pueden aplicarlo ellos.

P.- Otro proyecto de gran impacto social es el yoga para pacientes oncológicos.

R.- Es cuando uno tiene cáncer el problema no es solo físico, es también en gran medida emocional, de aceptación de su situación, de sus miedos. Estas clases de yoga para ellos, además de la mejora del bienestar. Estas clases de yoga tienen la ventaja de que crean un espacio específico para los enfermos, ya que no se realizan en el hospital sino en un local que nos ha prestado el Ayuntamiento. Allí están juntos y hablan de sus cosas con personas que están en la misma situación. De ese modo comparten sus problemas y mejoran en la ansiedad, en el estrés y tienen un entorno íntimo para canalizar sus emociones.

P.- ¿Y qué me dice del programa para parir con el gas de la risa, eso que se ha llamado ‘parir en colores’?

R.- (Se ríe) El uso del óxido nitroso en los partos, el llamado gas de la risa, aunque no quiere decir que las mujeres se pasen el parto riendo, ha sido denominado así ‘parir en colores’ por la prensa, aunque no se trata de eso. Éste es otro proyecto del que estamos muy orgullosos, dentro de la humanización de la atención que prestamos. El uso del óxido nitroso en el parto permite una reducción de la anestesia, de los efectos secundarios y con todo ello un parto más natural. Es la misma parturienta la que va regulando la demanda de óxido nitroso y de este modo se produce un proceso más natural, con menos dolor y con la mujer viviendo más intensamente el parto. Hay que tener en cuenta que parir no es una enfermedad, es una vivencia, es un acontecimiento social. Nuestro equipo de matronas está muy implicado en este proyecto – hasta el punto que nuestra primera usuaria fue una de nuestras matronas que ha dado a luz recientemente– del que estamos muy orgullosos porque además somos pioneros en su implantación y desarrollo.

P.- ¿Cómo imagina el modelo de cuidados para el Hospital de Inca?

R.- Tenemos que ser capaces de identificar el perfil de cada paciente y ofrecerle el recurso que mejor lo atienda, sea el de un hospital de agudos, de subagudos, de rehabilitación, de convalecencia, de larga estancia. Tenemos que poder identificar las necesidades de cada uno y tener un dispositivo adecuado para esas necesidades específicas y diferentes. Mi ideal sería además poder desarrollar un trabajo coordinado con los servicios de Atención Primaria para evitar que se produzcan esas reagudizaciones de las que hemos hablado. Para todo ello requerimos otro nivel asistencial, un nivel asistencial que aún no tenemos, donde se ofrezca a pacientes que no requieren –por ejemplo –lo que se les hace en un hospital de agudos, unos mayores niveles de confort, de atención al dolor, de rehabilitación.

P.- Niveles asistenciales diferentes.

R.- Niveles asistenciales que no son inferiores a los de un hospital de agudos, que son diferentes. Y teniendo en cuenta que en muchas ocasiones, especialmente cuando el paciente es una persona mayor, esa atención puede suponer ingresos de varios meses. Ya existen recursos de ese tipo, pero en Palma y en el entorno de los grandes hospitales de Palma. Nosotros los necesitamos cercanos. Un paciente de este tipo que vive en Pollença –por ejemplo –tendría que estar ingresado mucho tiempo en Sant Joan de Dèu y eso sería un trastorno para él y para su familiar más cercano, que probablemente también será una persona mayor, y que tendría que viajar todos los días desde Pollença a Palma para estar con él. Esperamos que estos recursos se puedan desarrollar en la zona en un futuro.

P.- ¿Y cómo analiza la situación de las Urgencias del Hospital de Inca?

R.- Hay que tener en cuenta que las Urgencias se colapsan cuando reciben los incrementos masivos de actividad que genere el resto del sistema. En este momento contamos con dos profesionales muy proactivos que se han incorporado recientemente al frente del servicio y tenemos en marcha un análisis de situación y el diseño de un plan funcional que tenga en cuenta tanto a los pacientes pediátricos como a los agudos adultos) y poner en marcha un análisis y un plan funcional, teniendo en cuenta los enfermos pediátricos, los agudos. Y si creemos que en el contexto actual Urgencias es pequeño el error sería dar por hecho que la solución es hacer crecer el servicio. Urgencias se descongestionará cuando todos los demás circuitos asistenciales funcionen bien. Y sí que hay que rediseñar el servicio, pero para ofrecer un mayor confort y asegurar la mejor atención profesional. Siempre hay algo que mejorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar