La primavera la nariz altera

El 25 por ciento de la población sufre alergias primaverales: rinitis, asma y conjuntivitis

La primavera ha llegado y con ella las personas que sufren alergias han recuperado unos síntomas y unos problemas que si bien no suelen poner la vida en peligro, sí que en ocasiones la hacen bastante desagradable. Los constantes estornudos, la garganta irritada, el picor en los ojos; la alergia.

Pero ¿qué es la alergia? Pues ni más ni más ni menos, la alergia es la consecuencia de una reacción exagerada del propio organismo ante una sustancia que percibe como un agente nocivo. Reacciona con una descarga de una sustancia, la histamina, y eso produce estornudos, toses, asma, etcétera.

Explican los especialistas que el cuerpo humano contiene células y proteínas, que tienen por objeto la defensa del organismo cuando es agredido por agentes extraños. Estos componentes forman el sistema inmunológico. La alergia es una hipersensibilidad de este sistema a algunas sustancias.

En las personas con esta hipersensibilidad los agentes que son considerados dañinos para el organismo por el propio organismo, no son en realidad peligrosos, pero así es como lo percibe el sistema de defensa. Y se produce una respuesta exagerada que produce los síntomas de las alergias.

Las sustancias que pueden provocar estas reacciones son muchas y diferentes, aunque las más frecuentes son el polen, algunos alimentos, medicamentos y los ácaros. Las polinizaciones se producen en primavera, de ahí la característica de “primaveral” de las alergias. El resto, todo el año.

La enfermedad o disfunción derivada de las oleadas irreprimibles de estornudos es la rinitis alérgica que, como los afectados saben bien, va más allá de los simples estornudos. La alergia también deriva en estrechamientos de los conductos respiratorios y se produce el asma. O en conjuntivitis.

El 25% de los ciudadanos de Baleares sufre rinitis alérgica, una enfermedad que tiene mayor incidencia en la época primaveral, aunque se desarrolla casi todo el año, y está motivada principalmente por el polen y por los ácaros del polvo que hay en el ambiente. Este año la incidencia se espera intensa.

Esta patología es la más importante de las que afectan al aparato respiratorio durante esta época. Los especialistas han destacado la necesidad de establecer tratamientos preventivos en los pacientes que la sufren. Hospitales y Universitat de les Illes Balears trabajan en sistemas de medición.

Un sistema de captación del nivel de polen en la vegetación balear y de análisis de las diversas estaciones polínicas, establece modelos de predicción que permiten saber con antelación los periodos de incidencia más críticos y facilita tratamientos más específicos y preventivos.

Las principales causas de las rinitis alergias en Baleares son el polen -en las islas sobre todo el de las plantas parietarias, las gramíneas y los olivos-, y los ácaros del polvo aunque también inciden, sólo en un 5 ó un 6% de los casos, las esporas de los hongos, según explican los especialistas.

Entre las razones que provocan la rinitis alérgica destacan la influencia genética, la alimentaria, las mascotas o el alto nivel de vacunas que puede haber variado el sistema inmunológico de las personas, aunque las teorías son muy divergentes unas de otras y se desconocen las causas exactas.

Estudios efectuados por los técnicos del Ib-Salut estiman que de la población de 0 a 14 años de Baleares, que en 2005 era de más de 145.000 niños, un 10,5% podría sufrir en el presente o en el futuro de asma, lo que supone algo más de 15.000 niños y adolescentes dentro de esta franja de edad.

Detección

La detección del asma infantil comienza en casa. Las alergias están muy relacionadas con el asma. Ácaros del polvo doméstico, pólenes de plantas, el famoso pelo de gato, algunos elementos de la piel y la saliva del perro, la gripe o el tabaco, puede ser los desencadenantes de este problema infantil.

Pero volviendo a la generalidad de las personas, ¿por qué nos hace tanto daño el polen? El polen es polvo cuyos granos son inferiores a la punta de un alfiler. Contiene células espermáticas, producidas por el aparato reproductor masculino de la flor. Su función es llegar al aparato femenino.

Una sola planta puede producir miles de granos de polen, de un aspecto de polvo amarillento pero que, al dispersarse en el aire, no se ve. Sin embargo, cuando llega al cuerpo del alérgico es reconocido como una sustancia enemiga a la que hay que destruir, al igual que hace con bacterias o virus.

Esta enfermedad, consistente en una reacción alérgica en forma de estornudos, asma, conjuntivitis, tiene una fuerte carga genética. Factores hereditarios que condicionan una predisposición a padecerla, aunque siempre entrando en contacto con la partícula para sufrir la alergia. Un 80% de los hijos de padres polínicos tienen tendencia a padecer esta enfermedad.

Suele afectar desde la infancia, reincide cada primavera, y suele remitir a partir de los cuarenta años. Durante las etapas de máxima actividad obliga a instaurar tratamientos diversos para paliar los síntomas.

Una vez reconocido el problema y analizado por el médico especialistas, éste ofrecerá una serie de soluciones prácticas y tratamientos. A nivel práctico se aconseja mantener las ventanas cerradas por la noche y/o utilizar aire acondicionado con filtros, siempre de acuerdo con el especialista.

También, disminuir la actividades al aire libre de las 5 a las 10 de la mañana y de 7 a las 10 de la noche, períodos de tiempo en que la cantidad de polen es mayor en la atmósfera. También cerrar las ventanillas del coche. Instalar y recambiar filtros en el sistema de aire acondicionado del vehículo.

Concentración

Es aconsejable en los días en que la concentración de pólenes sea mayor, permanecer en casa, especialmente si hace viento. Hay que elegir una zona libre de pólenes para las vacaciones y es preferible tomárselas cuando no sea el período álgido de la polinización, para evitar pasarlas estornudando.

Se aconseja además no secar la ropa en el exterior en esos días, ponerse gafas de sol al salir a la calle y evitar tumbarse en el césped. Ayuda mucho – pare ello existen pruebas médicas– identificar a qué es uno alérgico y dónde se encuentran esas plantas, así cómo en qué épocas polinizan.

Los medicamentos que se utilizan son los antihistamínicos. Se consumen por vía oral, también hay colirios y gotas.

Estos fármacos no curan pero producen un alivio de los síntomas, disminuyen los estornudos y el lagrimeo. Deben ser recetados por el médico a las dosis adecuadas para cada paciente.

Otro tipo de medicamentos son los corticoides que se administran por vía tópica o a través de una inyección. La vacuna puede resultar eficaz.

Consiste en aplicar pequeñas cantidades del alérgeno durante un período de tiempo. Estas inyecciones reducen la cantidad de anticuerpos IgE en la sangre.

asma-por-alergia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar