“El psicólogo especializado en infertilidad ayuda a mejorar la conexión entre la mente y el cuerpo”

GEMMA MESTRE, PSICÓLOGA CLÍNICA ESPECIALIZADA EN REPRODUCCIÓN ASISTIDA Y TERAPIA DE PAREJA

GEMMA MESTRE, PSICÓLOGA CLÍNICA ESPECIALIZADA EN REPRODUCCIÓN ASISTIDA Y TERAPIA DE PAREJA

Como psicóloga clínica especializada en Reproducción Asistida y Terapia de Pareja, con Máster en Sexualidad Humana, Gemma Mestre atiende a los pacientes de IBILAB (Instituto Balear de Infertilidad) desde la puesta en funcionamiento de la clínica, en 1996. Imparte clases en el Máster de Reproducción Asistida de la Universidad de Barcelona y, como cofundadora de la Fundació Néixer, desarrolla acciones encauzadas al fomento de la Educación Sexual. En esta entrevista expone la importancia del factor psicológico en los tratamientos de fertilidad.

P: ¿Necesitan apoyo emocional todas las personas con problemas para tener hijos?

R: Todas las personas con problemas o dificultades de cualquier tipo precisamos apoyo emocional, bien de nuestro entorno (seres queridos) o profesionalizada. Y es así porque la emoción produce alteraciones, tanto positivas como negativas, en el cuerpo y en la mente. Ante un problema de infertilidad –en principio, no esperado– el proceso para superarlo está lleno de incertidumbre y es, por tanto, difícil de sobrellevar emocionalmente. En el proceso de fertilidad fluyen muchos sentimientos: impotencia, rabia, celos de las personas que tienen hijos… Es normal pasar por estas emociones, pero no estancarse en ellas. Hay que desculpabilizarse y entender que se trata de algo situacional y comprensible. Por eso es tan importante la comunicación: Si comunicamos, nos informamos y si nos informamos, normalizamos y comprendermos.

P: ¿Con qué personas cercanas les recomienda comunicarse?

R: En primer lugar, con ellos mismos, como individuo y/o como pareja. A nivel individual, la reflexión y la escritura representan una buena técnica para ordenar ideas y expresar sentimientos. Pero la pareja o la persona con problemas de infertilidad puede buscar apoyo emocional en las personas de su entorno que considere que le van a comprender, sin juzgarles: compañeros, amigos, familiares, psicólogos especializados en fertilidad… También resulta positivo conversar con gente que atraviesa lo mismo y leer sobre el tema.

P: ¿Cuál es el papel del psicólogo en los tratamientos de fertilidad?

R: La asistencia psicológica para un problema de infertilidad no implica, ni mucho menos, la existencia de un trastorno psicológico. En principio, la función del psicólogo es de acompañamiento, de información, de motivación… para ayudar a la persona efectada y a la pareja a afrontar la situación. El psicólogo ayuda a la persona a comprender que los cambios emocionales propios del proceso dificultan muchas veces la relación con la pareja. Cabe señalar que hay casos en que la pareja no aguanta la situación y se rompe. En general, debería haber un apoyo psicológico, que es psicofísico y emocional. El psicólogo conoce la personalidad del sujeto, los mecanismos de defensa, las estructuras psíquicas… y puede llegar a conocer los vínculos psicosomáticos o psicofísicos, es decir, la conexión entre la menteemoción y el cuerpo. Pero debe tratarse de un psicólogo especializado en infertilidad. Ante un psicólogo es más fácil expresar los sentimientos.

P: ¿En qué estado emocional se encuentran las personas en tratamiento de fertilidad que visitan su consulta?

P: Un porcentaje muy alto presenta un estado emocional y psíquico complicado. Hasta ese momento, o no les han informado, o se resistían a acudir a un psicólogo que les ofreciera su apoyo, bien puntualmente o de manera continuada. En algunos casos, han sufrido varios abortos, o necesitan recurrir a donantes para tener hijos… En ocasiones les remito a especialistas como osteópatas u otros médicos, ya que en el tratamiento de la infertilidad intervienen diferentes disciplinas.

P: ¿Qué peso tiene el factor psicológico en la infertilidad?

R: Repercute especialmente en las pérdidas (abortos), o cuando a medida que van avanzando en el tratamiento reproductivo sin diagnóstico claro, va a peor. La incertidumbre y el fracaso genera un estado emocional de culpa. El hombre no lo entiende mucho al principio, pero la frustración que siente la mujer es equiparable a la de la impotencia sexual en el varón. En todo lo que hacemos inciden el cuerpo, la mente y la emoción. El peso emocional y psíquico van ligados a nuestras vivencias, a nuestro carácter, a lo que somos. Repercuten positivamente la alegría y el bienestar. La obsesión lo dificulta todo. La fertilidad no depende únicamente de ‘relajarse’. Es la frase que crea mayor impotencia a la mujer y a la pareja. No ayuda nada oír consejos del estilo: “No te pongas nerviosa, ya llegará…”

P: ¿Cuáles son sus principales recomendaciones?

R: Un tiempo para ti (como persona); comprender el propio proceso; comunicar (hablar, escribir…); tomar conciencia del propio cuerpo; alimentación sana y hábitos de vida saludables; confianza en el equipo clínico; buscar el apoyo psicológico que le ofrece la clínica; practicar ejercicios físicos ligados a la reproducción y practicar técnicas de relajación relacionadas con la fertilidad. Las personasmás conscientes del funcionamiento de su cuerpo y el buen funcionamiento de la actividad sexual son las que tienen mejores resultados.

P: En la gran mayoría de los casos, los tratamientos de reproducción asistida posibilitan superar la infertilidad. Pero ¿Qué ocurre cuando no se consigue el resultado deseado tras numerosos intentos?

R: Se entra en un duelo que implica un cambio de proyecto vital. Por eso es tan importante no concentar todas nuestras energías en el tratamiento que estamos realizando. Es un proceso transversal. Mientras se está en tratamiento hay que seguir saliendo, viajando… haciendo una vida normal. El proceso de duelo depende de si se ha trabajado. El proceso de disolución del duelo dura, al menos 6 meses en estos casos, con efectos durante un año. En el segundo año empieza a producirse una liberación que te hace encontrar sentidos diferentes a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar