Los 5

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz Médico- Forense Especialista en Medicina Legal. @Alarconforense

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz. Médico-
Forense. Especialista en Medicina Legal. @Alarconforense

El titular habla de los cinco, y no se refiere ni a ti ni al resto de tus cuatro. Hablamos de los cinco jefes de servicio de son Espases y no sabemos si es una sombra gris y patética deaquellas otras 44 sombras de Grey del resto de los jefes con sus servicios a cuestas.

Hablamos de cinco, de los que se dedican a rimar con el cinco, y hablamos de que la esposa-consellera ya ha recibido a cinco de los jefes que que siguen con la barrila de que le dejen al gerente del chiringo, que si no aquí no hay quien maneje el cotarro. Muy rapidito les ha dado cita aForteza-Rey y al resto de los cuatro. Debe ser que lo tienen bueno.

Hablamos de cinco porque mientras hablamos de los cinco no hablamos de la casa de putas menesterosa, divertida y oscura de placer en el que se ha convertido el govern multibanda este que nos ha tocado en esta etapa de descojono. La única explicación científica a todo este tinglado es que necesitábamos risa, mucha risa, precisamente lo que aquel dijo que sería la religión del futuro. Risa, aunque venga por el camino de la venganza.

Ya dije que desde aquí nos alquilamos poco para soñar, y que no nos quedan momentos de 100 días desde que ha empezado la cuenta atrás para conocer la mierda y el saber no estar de las miserias que nos dejan en los cajones cerrados los que se han ido con viento fresco al pueblo. Ojo a muchos de ellos. Sabremos mucho de los recursos humanos y de los recursadores de recursos humanos tipo Costa, que los tribunales ya empiezan a dejar las cosas asentadas anulando nombramientos. Una cosa es irse, pero anunciar con un mensaje de texto que te vas a una “empresa importante de implantación nacional” no sólo es de horteras. Es definitivamente de ser un hortera. Lo que no ponía en el mensaje es que la gloria de la expulsión permite quesiempre puedas volver, la cosa es que no sea a rastras para aumentar la plantilla de carretera de Sóller sin número. Y si no, al tiempo.

Saber que llega el momento de la diversión después del aburrimiento abatido de una etapa de niñatos y de conselleres que no pintan nada es lo mejor que podía ocurrirnos. Ya era hora de dejar los partos y poder irnos al recreo. Ya era hora de poder reírnos a mandíbula batiente viendo como el que no sabe manejar su casa intenta manejar la de la familia Popular. Empezamos con el alumbramiento de su novia, y se veía venir que terminaríamos con el iluminamiento del conseller.

Saber que viene el recambio y conocer como único dato destacable de tu gestión que la chais anda por fin embarazada -él en Petra/ella colocada en el paritorio- es suficiente para que la carcajada tenga un cierto sky line. Desde aquí dimos la primicia del embarazo aquel de Sansaloni antes de que él mismo lo supiera. Desde aquí titulamos algo así como el “embarazo de Sansaloni”, una preñez que él-como machoalcalde que es- quiso entender no referida a él sino a ella, a la partera de su aparte. Gran error de clase, porque desde aquí nunca disparamos con bala, simplemente dejamos en la recámara las colocaciones más próximas, Sansa. Que se de por enterado, porque el discurso de lo que viene es todo suyo y para él, ea mi niño ea, porque aquí el embarazo y lo embarazoso es todo del mismo padre. Sabíamos del embarazo, pero lo que nunca podríamos habernos imaginado es que fuera de sí mismo; lo que jamás podríamos haber pensado es que a él –que lo parió Bauzá para sus adentros- le iba a nacer dentro de sí uno que quería pintarla en el partido popular, como si no supiéramos que era un recién llegado, un recién digitado y con la boca llena del meconio con que lo alimentó Bauzá. Creo se dio cuenta el ex conseller y le entraron de repente una contracciones terribles de sí mismo que terminaron intentando vendernos la moto de que un nuevo ser con madera de líder y respondón le había salido de sí mismo.

Que Bauzá sea expulsado por perdedor no significa que tengamos que quedarnos con este saldo deficitario que tiende a menos. Recuerda a aquel pintas que se presenta ante el portero de la disco sabiendo que no le van a dejar pasar, y como el que no quiere la cosa se gira y le dice al gorila eso de “todos esos van conmigo”, como si no se pusiera en duda que por lo menos él tiene visa para entrar. Este quiere entrar diciendo que los que van detrás son de él para que no le impidan el inmerecido paso. Este niño discotequero quiere mover el cuerpo al son de que es algo, una vieja canción que ya no baila ni el tato, y espera que lleguen Isern o Gijón y que en su sordera no sepan reconocer los aullidos de la traición o de la mediocridad. Que llegue Gijón no significa que en Wikipedia no se diga claramente que los gasterópodos hermafroditan, y así sucesivamente, y que Alvarito sea poco menos que un etólogo conocedor suficiente de ese tipo de fauna.

Íbamos a hablar de los cinco pero hemos roto aguas nada más empezar este viaje de todos esos peinaos y lavaos para ir a ver a la esposa de Juli. La próxima será. A ver si al final va a resultar que Juli/el esposo también anda preñado…

Comments
  1. Áurea | Responder
  2. Áurea Carlota Monserrat | Responder

Responder a Áurea Carlota Monserrat Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar