Lesiones articulares. Del hombro a la cadera

¿Ha probado usted alguna vez de caminar al tiempo que ‘dice’ lo que ‘hace’? Probemos: para andar, lo primero es mover un pie.

Muévalo. Se caerá, porque no ha dicho que también ha de mover la cabeza. Muevo un pie y la cabeza.

Se cae de nuevo. No ha dicho que hay que mover las piernas, las rodillas, las caderas, los hombros, el cuello…

El sistema articular del ser humano es complejo, muy complejo, una especie de marioneta cuyos hilos mueve el cerebro de forma inconsciente pero muy organizada. ¿Yde dónde penderían los hilos para mover correctamente esa marioneta? De las articulaciones. Cualquier lesión es mala, pero en las articulaciones, además rompe el equilibrio, la marioneta sea cae.

Las lesiones articulares, que son muy variadas y potencialmente diversas, tanto en sus orígenes como en sus desarrollos, causan dolor e incapacidad. Si duele un hombro, por ejemplo, duele al lavarse los dientes, al coger algo con la mano, pero también al caminar, al toser, al intentar acomodarse en la cama. El efecto mariposa sobre el efecto marioneta.

La causa más frecuente de lesión articular es la sobrecarga. Si se continúa con el ejercicio, la lesión empeora.

La sobrecarga o ‘uso excesivo’, como lo dicen también los médicos, puede tener su origen en no haber descansado al menos 48 horas tras un ejercicio intenso, independientemente del grado de preparación. Eso en cuanto nos referimos al deporte.

Las lesiones en huesos, músculos y articulaciones son muy frecuentes, desde un tirón leve a una dislocación de articulaciones o una fractura. La mayoría de estas lesiones se cura, aunque son dolorosas y pueden complicarse. La inflamación -respuesta del cuerpo a la lesión- de una articulación se denomina artritis y la de un tendón, tendinitis.

Una inflamación puede localizarse en una articulación o un tendón o generalizarse, caso de enfermedades como la artritis reumatoide.

Una inflamación puede cronificarse y ser persistente, causada por un movimiento continuo y por una sobrecarga mecánica o por reacciones inmunes, infecciones o depósitos de sustancias anormales, como causas médicas.

Las infecciones de los huesos y de las articulaciones pueden ser muy invalidantes.

Un tratamiento pronto y adecuado puede prevenir lesiones permanentes de las articulaciones.

Desequilibrios metabólicos u hormonales pueden afectar a los huesos y a las articulaciones, como es el caso de la osteoporosis, con disminución de la masa ósea por desmineralización.

El tratamiento de las lesiones muscoesqueléticas está sujeto al tipo de lesiones, que suelen responder al reposo, compresas tibias o frías y quizás analgésicos e inmovilización con entablillado o vendajes, siempre de acuerdo con lo que diga el médico.

Una automedicación o un autotratamiento inadecuados puede derivar en malformaciones y discapacidad.

Las enfermedades en varias articulaciones, se tratan con fármacos para reducir la inflamación y suprimir la respuesta inmune del organismo. En la mayoría de los casos, las articulaciones con deterioro crónico no se pueden curar con fármacos.

Algunas articulaciones gravemente afectadas se pueden sustituir por métodos quirúrgicos por otras artificiales.

Los trastornos del sistema musculosquelético, entre los cuales las lesiones en las articulaciones son un subconjunto de elevada importancia por su impacto, son la primera causa de dolores crónicos y de discapacidad física. Los componentes del sistema musculoesquelético bien formados pueden deteriorarse con el uso, se pueden desgastar, lesionar o inflamar.

Artrosis de hombro

artrosis

La artrosis es la enfermedad degenerativa con pérdida del cartílago que recubre las superficies articulares, de forma que desaparece el espacio de la articulación. El hombro es uno de los lugares donde se produce. La artrosis glenohumeral es enfermedad degenerativa entre la cabeza humeral y la cavidad glenoidea del omóplato, con pérdida del cartílago que recubre las superficies articulares y desaparición del espacio articular, así como un endurecimiento de las superficies óseas. Puede deberse a un proceso de tipo degenerativo, un antiguo traumatismo o una rotura extensa de los tendones del hombro. En pacientes que no responden al tratamiento habitual (reposo, antiinflamatorios y analgésicos) se aconseja una intervención quirúrgica para colocar una prótesis o artroplastia de hombro.

 

Fractura de clavícula

fractura-de-clavicula

Esta lesión aparece en niños y en deportistas, bien por una contusión directa en la zona o por una transmisión de fuerza cuando se sufre una caída y se apoya la mano en el suelo. Suele fracturarse con más frecuencia el tercio medio de la clavícula. El tratamiento inicial pasa por inmovilizar la zona con un en ocho. Se recomienda una radiografía de la zona a las tres semanas para valorar la consolidación. Si la consolidación es inviable, se recurrirá a la solución quirúrgica. En el tratamiento con fisioterapia el masaje aliviará el dolor en las zonas adyacentes a la lesión, evitando la formación de contracturas, especialmente en la zona del cuello. Se movilizaran las articulaciones anexas, fijando las zonas que puedan afectar con su movimiento a la estructura lesionada y se potenciará de forma isométrica de la musculatura ajena a la zona, es decir, muñeca, dedos, codo.

 

Fractura de cuello de fémur

fractura-cuello-femoral

Las fracturas de la extremidad proximal del fémur representan un problema de gran importancia por su elevada frecuencia y la morbimortalidad y carga social que generan. La incidencia va aumentando llegando al máximo entre el séptimo y octavo decenio de la vida. Son más frecuentes en mujeres. Las complicaciones derivan en parte de la inmovilidad asociada a este tipo de fracturas. La la movilización precoz es prioritaria, lo que solo se logra con la estabilización quirúrgica rápida. Las fracturas intracapsulares o del cuello del fémur generalmente requieren prótesis de cadera. Las posibilidades de viabilidad de cabeza femoral son mínimas, aunque en fracturas poco desplazadas o en pacientes jóvenes se debe intentar una osteosíntesis. Las extracapsulares siempre que sea posible se deben tratar mediante reducción y osteosíntesis con tornillo-placa o clavo intramedular.

Comments
  1. Alicia | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud