“Entre un 30 y un 40% de mujeres con endometriosis pueden tener dificultades para conseguir un embarazo”

Gerardo de Kesserü

Dr. Gerardo de Kesserü

La endometriosis afecta a alrededor del 10% de las mujeres en edad reproductiva. Aliviar el dolor, evitar que las lesiones sigan progresando y preservar o restablecer la función reproductiva de la paciente son los objetivos del tratamiento de esta enfermedad que requiere una visión integral de la mujer basada en su edad, los síntomas que presenta y su deseo de fertilidad. Conversamos con el Dr. Gerardo de Kesserü, especialista del Instituto Balear de Infertilidad (IBILAB), sobre endometriosis y reproducción.

P.- ¿Qué es la endometriosis?

R.- Es una enfermedad benigna que afecta a las mujeres durante su vida reproductiva. El nombre deriva de la palabra endometrio, que es el tejido que reviste el interior del útero y que se descama cada mes con la menstruación. Si el tejido endometrial sale del útero, hablamos de endometriosis. Se puede asentar en cualquier parte del abdomen: ovarios, trompas de Falopio, ligamentos de sostén del útero, vagina y, menos frecuentemente, en la vejiga, el ombligo, los intestinos y los pulmones.

P. ¿Cuáles son los síntomas?

R. Son variados y no siempre se dan. En algunos casos se diagnostica por casualidad, al operar abdomen por otras causas. La irritación interna del abdomen y las adherencias de tejido pueden causar fuertes dolores menstruales (dismenorrea); dolores abdominales fuera del periodo menstrual; dolor en las relaciones sexuales (dispareunia); menstruaciones más abundantes (hipermenorrea); defecaciones dolorosas (disquecia); alteraciones de la fertilidad; náuseas; vómitos; debilidad; fatiga; mareos… Pueden también verse afectados la vejiga –lo que ocasiona molestias en la micción y pequeñas pérdidas de sangre– y el intestino. Pueden darse dolores abdominales semejantes a espasmos y diarrea.

P. ¿Y las causas?

R. Una teoría sostiene que parte de la menstruación discurre por las trompas y llega al abdomen, en vez de ser expulsada hacia el exterior. Otra apunta a un defecto de la inmunidad. Por otro lado, la investigación demuestra que las familiares de primer grado de mujeres con endometriosis presentan mayor riesgo de desarrollarla, por lo que seguramente también intervienen factores genéticos en su génesis.

P. ¿A cuántas mujeres afecta?

R. Amillones de mujeres en todo el mundo, con una incidencia creciente. Una de cada diez la padece; solo en la mitad de los casos, con síntomas. Se estima que un 35% de las pacientes estériles la presenta.

P. ¿Cómo se diagnóstica?

R. Estudiamos los síntomas y realizamos pruebas complementarias: exploración ginecológica, ecografía ginecológica, análisis de sangre…. En algunos casos es necesaria la laparoscopia o la cirugía para la exploración de la cavidad abdominal. También puede requerirse un TAC (Tomografía Axial Computarizada) o una RMN (Resonancia Magnética Nuclear).

P. ¿Condiciona la reproducción?

R. Los casos de esterilidad (imposibilidad de conseguir un embarazo) o infertilidad (sufrir abortos de repetición) son los motivos de consulta que, en algunas mujeres, permiten el diagnóstico de la endometriosis. Esta enfermedad puede alterar su fertilidad por diversas causas: La inflamación que produce en el abdomen puede impedir la unión entre el óvulo y el espermatozoide. Por otro lado, las adherencias pélvicas obstaculizan el movimiento normal de las trompas y pueden llegar a obstruirlas. En caso de darse en los ovarios, la endometriosis puede impedir la normal ovulación y la fabricación de las hormonas sexuales. La secreción de sustancias no habituales en el interior del abdomen también puede entorpecer el proceso normal de la fertilidad.

P. ¿Pueden presentar dificultades para lograr un embarazo las mujeres afectadas?

R. Las posibilidades concretas dependen del diagnóstico preciso, de la extensión de le enfermedad y del tratamiento, pero se estima que entre un 30 y un 40% de las mujeres con endometriosis pueden tener dificultades para lograr un embarazo espontáneo. En ausencia de otros factores en la pareja, la posibilidad de quedar gestante aumenta notablemente tras la terapéutica médica y/o quirúrgica. Tras el tratamiento, también disminuye de forma sensible el riesgo de aborto en estas mujeres. En todo caso, el tratamiento requiere una visión integral de la mujer basada en la edad, los síntomas y su deseo de fertilidad. Los objetivos son: Aliviar el dolor y demás síntomas; evitar el avance de las lesiones y preservar o restablecer la función reproductiva. Desde el punto de vista de la reproducción, recurrimos a fertilización in vitro (FIV). En casos de fracasos de FIV, baja respuesta o fallo ovárico, la opción terapéutica es la donación de ovocitos.

P. ¿Qué aconsejaría a las pacientes con endometriosis?

R. Las que se han sometido a repetidas cirugías ováricas tienen un riesgo de disminución o pérdida de la función ovárica. Hoy en día es posible preservar la fertilidad mediante la vitrificación (congelación) de óvulos. Esta técnica permite a la mujer mantener en el futuro las mismas posibilidades de embarazo que en el momento en que se vitrificaron sus óvulos.

ibi-lab

 

Comments
  1. Romina | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud