Calidad espermática y nutrición

DR. JAVIER MARQUETA

DR. JAVIER MARQUETA

En España, según publica la Sociedad Española de Fertilidad, entre un 15 y un 18 por ciento de las parejas presentan problemas de fertilidad. Cuando se estudian los motivos que contribuyen a este fracaso concepcional, el factor masculino aparece como principal causa de esterilidad, con un 32,8% de los casos, por delante de las causas mixtas (27,6%) o las vinculadas a la mujer (23%). El Instituto Balear de Infertilidad (IBILAB) contempla todos los aspectos relacionados con la reproducción y la infertilidad, desde la prevención, considerando la salud del y de la paciente en su conjunto.

La disminución de la calidad del semen es un problema creciente y no sólo en España. En Dinamarca se realizó un estudio entre los años 1940 y 1990, en el que se analizaron las muestras de semen correspondientes a varones de 21 países. El resultado obtenido fue que la calidad seminal se había reducido en un 50%, hecho que hacía saltar las alarmas de la comunidad científica.

Entre las causas que han contribuido a este descenso se incluyen factores ligados a la sociedad industrializada, como los contaminantes ambientales (pesticidas, carburantes, etc.); la exposición laboral (solventes orgánicos, barnices, etc.); la presencia de contaminantes en los alimentos y las dietas inadecuadas.

Entre las medidas para prevenir o disminuir el deterioro seminal y sus posibles consecuencias sobre la fertilidad masculina se encuentran la adopción de una dieta adecuada y la ingesta de algunos nutrientes. En este sentido los efectos positivos de algunas vitaminas y antioxidantes ya han sido descritos. Más recientemente se ha puesto de manifiesto el papel del DHA (ácido Docosahexaenoico).

El ácido Docosahexaenoico, más comúnmente conocido como DHA, es un tipo de grasa beneficiosa para nuestro organismo que pertenece al grupo de los Omega-3. No es posible sintetizarlo en nuestro organismo y por ello debe consumirse a través de la dieta. Al igual que las vitaminas y los minerales, se considera un nutriente esencial.

La principal fuente alimentaria de DHA es el pescado azul y algunas microalgas. Sin embargo, un 65% de la población ingiere cantidades insuficientes de pescado azul por lo que su disponibilidad de DHA está muy limitada. Los Omega-3 se han asociado de forma general a la salud cardiovascular, pero el DHAes un tipo de Omega-3 con funciones adicionales.

El DHA es capaz de concentrarse en diferentes estructuras de nuestro organismo, como son la retina, las células reproductoras como el esperma y el cerebro. Debido a esta distribución, es posible prever que sus principales beneficios estén relacionados con el óptimo desarrollo y funcionamiento del cerebro, con la agudeza visual y también con el proceso de la reproducción.

En los últimos años, diversos estudios demuestran que el enriquecimiento dietético en DHA mejora la calidad espermática, tanto a nivel de la motilidad como de funcionalidad espermática. Diferentes sociedades médicas y científicas en el ámbito nutricional recomiendan una ingesta mínima de 200 mg de DHAal día. Esto representaría un consumo de dos raciones de 100-150 gramos netos de pescado azul por semana.

Dado que estas cantidades son difíciles de alcanzar en la dieta media occidental, es recomendable suplementar la dieta con complementos vitamínicos y minerales ricos en DHA, especialmente en aquellos casos en los que haya un deseo gestacional, en la esterilidad o cuando se hayan encontrado en los análisis de semen una disminución de la movilidad y calidad espermática. Algunos productos son especialmente útiles, al asociar vitaminas y minerales que contribuyen a mejorar la salud reproductiva.

En el Instituto Balear de Infertilidad (IBILAB) contemplamos todos los aspectos relacionados con la reproducción y la infertilidad desde la prevención, considerando la salud del y de la paciente en su conjunto. La causa de la infertilidad descubierta en la pareja está en el varón en un 32,8% de los casos, por delante de las causas mixtas (27,6%) o las vinculadas a la mujer (23%).

Corresponde al urólogo, como especialista, descartar anormalidades urogenitales en cualquier varón con problemas de fertilidad. En este sentido, se hace necesario realizar un diagnóstico a todos los hombres a los que se detecta esperma de baja calidad, con el objetivo de iniciar el tratamiento adecuado (farmacológico, quirúrgico o de reproducción asistida).

Más información: Instituto Balear de Infertilidad (IBILAB) www.ibilab.com T. 902 627 777 / 971 286 663

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud