“Los médicos, los hospitales, cuidarán de la enfermedad; el ciudadano debe cuidar su salud”

Carmen Castro Gandasegui, nacida en Barcelona el 10 de abril de 1958, es licenciada en Medicina y Cirugía, y diplomada en Geriatría. Fue consellera de Sanitat del Consell de Eivissa entre los años 1991 y 1995, y diputada autonómica del 2007 al 2011. En las últimas elecciones del 22 de mayo fue elegida de nuevo parlamentaria por Eivissa. Es vicesecretaria general del Partido Popular de Eivissa, miembro del Comité de Dirección y de la Junta Directiva Regional y de la Comisión de Sanidad Nacional. Ha sido médica de asistencia primaria de la Ibsalut y últimamente del Hospital Residencia Asistida de Cas Serres (Eivissa). A esta médica, gestora y política le cabe ahora no solo gestionar la consellería más potente del Govern balear (y más desde la asunción de las carteras sociales de anteriores gobiernos) sino hacerlo en plena crisis. La semana pasada presentó el Proyecto Ibsalut 2020 de Promoción de la Salud. Todo un modelo sanitario y de atención. Y de ahorro

P.- Acaba usted de presentar el Proyecto Ibsalut 2020 de Promoción de la Salud. De una lectura preliminar del texto se desprende que este proyecto es el embrión del que será el modelo sanitario de Baleares. ¿Cuál es la filosofía de este nuevo modelo, de este programa?

R.- La filosofía es, como dice su lema, la promoción de la salud. Hemos de conseguir que la salud pase de ser un derecho a ser un deber y una obligación de todos. Queremos potenciar una promoción de la salud que nos haga reducir costes y gastos sanitarios. Este documento contiene también una valoración de las necesidades de los diferentes agentes de salud implicados en el sistema y recoge medidas que, sin reducir las prestaciones sanitarias, manteniendo la equidad y la calidad del sistema nos ayuden a alcanzar el equilibrio presupuestario y a reducir el déficit.

P.- Este nuevo modelo sanitario nace y debe desarrollarse en la peor crisis económica de la historia reciente y por ello debe incluir recortes o, mejor dicho, optimizaciones de recursos. ¿Cómo se va a llevar a cabo esta mejora de la eficiencia?

R.- Con medidas decididas para acabar con el sobrecoste sanitario, medidas que se podría englobar en tres grandes grupos: el conductual, el que depende del paciente y de sus hábitos; el operativo, que depende de la Administración y de la gestión y, por último, el que depende de la gestión médica, como pueda ser evitar un exceso de pruebas complementarias y otras medidas similares.

P.- Pasando a lo concreto, ¿cuáles son los objetivos más cortoplacistas y los ejes estratégicos más a largo plazo?

R.- Este plan se llama Ib-Salut 2020 porque no hemos de olvidar que en la asistencia médica hay que tener la mirada puesta a medio y largo plazo. Hay una serie de actuaciones que si no se pueden hacer inmediatamente se harán a lo largo del desarrollo del plan, de modo que ninguna se olvida, sino que se aplaza. Sí que hay algunas líneas que son a corto plazo. De hecho, algunas de las que hemos presentado ya se han hecho, como son la promoción de la austeridad dentro del Ib-Salut, la reducción de directivos, la elaboración de un plan de gestión de Ib-Salut, la definición de la estructura organizativa del sistema. También a corto plazo se trabaja en la lucha contra los efectos no deseados de la insularidad, como en el tema de los desplazamientos y de la mejora de la equidad del sistema.

P.- De algunas de sus declaraciones anteriores se desprende también que se va a preconizar un nuevo modelo de relación del sistema sanitario con el paciente. ¿Cómo será esa relación entre el gestor de salud y el paciente del futuro?

R.- La principal relación del paciente será con el médico de atención primaria, que es el que tiene el más cercano y directo contacto con el enfermo. También lo que queremos es que el paciente aprenda a cuidarse, y de ahí el lema que destaca la necesidad de la promoción de la salud, en una idea de prevención y promoción: el paciente ha de cuidar de salud, que de su enfermedad ya cuidaran el médico y los hospitales. Y eso supone un cambio de mentalidad, para que el paciente aprenda a cuidarse y con ello a prevenir. Para eso están las acciones ciudadanas, los cursos municipales de salud. Y sobre todo para formarles en el uso responsable de los recursos. Por eso el plan es a largo plazo, porque todo esto requiere mucho tiempo. Estamos trabajando, como hace poco ha dicho el vicepresidente del Govern, para las futuras generaciones, no para las futuras elecciones.

P.- La sanidad se ha estructurado tradicionalmente en un plano de asistencia primaria y otro de asistencia especializada u hospitalaria. Pero tal vez este modelo, hasta ahora tan estrictamente diferenciado, deba hoy revisarse. ¿Cuál es su opinión al respecto, dentro de lo que prevé este plan?

R.- Efectivamente, este plan prevé, dentro del eje de orientación al paciente, la integración de atención primaria y atención especializada. Esto es para potenciar la cohesión entre los hospitales y los centros de salud y con ello mejorar la asistencia que reciben los pacientes.

P.- Algunos profesionales han criticado que se esté preparando un modelo hospitalocentrista. ¿Qué se pretende en realidad con el traspaso de los centros de atención primaria a los hospitales de área?

R.- En el nuevo modelo que se prepara no habrá una dependencia, como algunos sectores han querido ver, en el sentido de que los centros de salud pasen a depender de los hospitales y desaparezca la atención primaria. Al contrario: pensamos que con esta nueva estructura por áreas sanitarias se potenciaría primaria y nos permitirá además adecuar la cartera de servicios de los centros de salud a las necesidades del entorno y a las necesidades de los ciudadanos. Las figuras del médico y del profesional de enfermería de primaria se van a potenciar y van a tener una visión más integral de sus pacientes.

P.- Uno de los compromisos de este Govern y del partido que lo sustenta es, desde el principio, la prevención y la promoción de la salud. ¿Qué prevé el Plan en estos sentidos?

R.- Este es un plan encaminado a la promoción y a la prevención. En este sentido hay muchas líneas que van hacia esos objetivos. Es el caso del Plan Integral de la Infancia y la Mujer, con planes de prevención de cáncer genital, detención precoz, planificación familiar. Después, también, se incluye todo lo que es formación, tanto de los ciudadanos adultos como el programa de enfermeras en colegios que puedan ayudar a los niños enfermos –diabéticos y con otras enfermedades –como a los sanos a cuidarse y saber desde pequeños cómo utilizar bien los recursos y con ello evitar muchas visitas innecesarias al médico.

P.- La atención a las personas con problemas sociosanitarios –patología derivada de la vejez, enfermos crónicos, discapacitados, etcétera –es uno de los grandes retos de la sanidad actual y factor de colapso de los hospitales tradicionales de agudos. ¿Qué medidas se preparan en este ámbito?

R.- En el eje número dos del Plan, que trata la eficiencia y sostenibilidad del sistema, prevé la integración de Gesma dentro de la estructura del Ib-Salut. Eso hará que sea mucho más eficiente y se puedan aplicar más recursos a la asistencia sociosanitaria. También, en el eje de Atención al Paciente se contempla la elaboración de un Plan Sociosanitario, sobre todo dirigido a la atención geriátrica y de enfermos crónicos. Estamos trabajando en una estrategia de cuidados paliativos, de acuerdo con la estrategia nacional del Ministerio: se trataría de una acción transversal tanto desde Ibsalut como desde Asuntos Sociales, como sociosanitarios. Todo esto para nosotros es muy importante, aparte de la calidad que se ofrece a los pacientes. Potenciando la asistencia sociosanitaria y los cuidados paliativos se consigue mejorar mucho la eficiencia del sistema.

P.- Y si el primer eje de toda sanidad es el enfermo, este eje debe pivotar sobre el profesional. ¿Cómo debe evolucionar el profesional en el futuro, cuáles son sus principales problemas y aspiraciones?

R.- Los protagonistas de este Plan son los ciudadanos y los profesionales. Las acciones previstas, como por ejemplo la puesta en marcha de plataformas de diagnóstico por la imagen y laboratorios, nunca se hará sin el consenso de los médicos, porque son quienes gestionan la sanidad y la enfermedad en los hospitales. Hemos de contar con ellos para lograr los máximos niveles de acuerdo de cara a las actuaciones que se tengan que hacer. Para el desarrollo del profesional tenemos en marcha aspectos como la carrera profesional y queremos fomentar también la investigación. El Eje 4 está dirigido a los profesionales y se basa en elaborar una ordenación de recursos humanos, poder elaborar un nuevo plan de carrera profesional, un plan de formación y comunicación interno para mejorar la comunicación entre los profesionales. En cuanto a la gestión del conocimiento queremos un modelo integral. Y un estatuto de cargos públicos sanitarios para conseguir una mayor implicación y mejorar la consecución de los objetivos.

P.- En tiempos de crisis la inversión más eficiente parece que es la que prima las nuevas tecnologías. ¿Se tiene previsto avanzar por ese camino o hay aún grandes infraestructuras que desarrollar?

R.- Las nuevas tecnologías son una parte muy importante de nuestro plan de desarrollo. De hecho, queremos implantar un modelo de gestión tecnológica integral, para lo que precisamente hemos potenciado la Dirección de Tecnología e Infraestructuras del Ibsalut cambiándole el nombre, dando importancia a todo lo que se refiere al desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación. De cara a la asistencia a los pacientes nos gustaría desarrollar un hospital virtual que estaría muy ligado a los programas de hospitalización a domicilio. Esto es algo que ya se hace en otros países: pacientes crónicos reciben una asistencia a través del hospital virtual, se ahorran tener que frecuentar consultas y pueden controlarse desde casa factores como la tensión, pequeñas analíticas, etcétera. También vamos a desarrollar e implantar la tarjeta sanitaria inteligente que nos permitirá que en una misma base de datos tener una información que nos ayudará a una mejor gestión del paciente, un banco de información al que podrá acceder el profesional.

P.- La investigación y el desarrollo son básicos para la actualización de la Medicina. ¿Qué planes tiene en este sentido?

R.- En lo que se refiere a Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) queremos reforzar la coordinación entre las estructuras; revisar el Plan Estratégico de Baleares en Investigación en Salud y potenciar el impulso de fórmulas de investigación competitiva. En este sentido queremos crear una estructura para la innovación, una estructura que facilite la transferencia, la valoración y la promoción de los resultados de investigación sanitaria.

P.- Otra novedad es que los ciudadanos podrán participar en este plan para 2020 mediante alegaciones. ¿Espera una gran implicación social en este proyecto?

R.- El plan se puede consultar en la página web de la CAIB y en la del Ib-Salut y a través del correo electrónico ibsalut2020@ibsalut.es se pueden presentar alegaciones por parte de cualquier ciudadano que se identifique. De ahí incorporaremos todas las alegaciones que sean posibles. Por ahora, tras la presentación que se ha hecho del plan, que ha sido la primera de su tipo, los agentes implicados en la sanidad –profesionales, usuarios, sociedades –han mostrado un elevado grado de aceptación. Les hemos dicho con total claridad lo que queremos hacer en los próximos años. Y no solo somos transparentes, sino que además damos pie a que se puedan hacer sugerencias por parte de todos los ciudadanos. Esto no se había hecho nunca y es muy positivo. De hecho, a la mañana siguiente de la presentación del plan [momento en el que se realiza esta entrevista] ya han llegado las primeras alegaciones. Eso nos alegra mucho, porque demuestra que la gente va a participar y a responder bien.

P.- Recientemente, y ya por último, ha presentado usted los presupuestos sanitarios para 2012. ¿Cuáles son, a groso modo, los números de las cuentas sanitarias para el año que viene en comparación, además, con ejercicios anteriores?

R.- En lo que se refiere a los presupuestos dedicados al Servicio Balear de Salud sube un 3% tras la bajada del 5% que tuvo en 2010 y que en 2011 se produjera otra bajada similar y se bloquearon muchos millones por parte del conseller de Economía, de modo que el presupuesto real quedó en 1.079 millones de euros. Para 2012 se prevé un aumento del 3% que es para poder hacer frente al déficit y poder acercarnos más al gasto real. Hemos de aplicar aún criterios de austeridad, equilibrio financiero y eficiencia e ir aumentando progresivamente el presupuesto. Y a partir de 2012 se va a ir al día de pagos a proveedores y tener el mínimo de déficit al final del año. Otra cosa es la deuda, que se irá saldando progresivamente.

P.- ¿Son estos presupuestos restrictivos? ¿Qué áreas garantiza y que otras áreas relativiza? ¿Qué opina de los temores sindicales a que se produzcan pérdidas de empleo?

R.- Sí, son unos presupuestos evidentemente restrictivos, duros, porque estamos en época de crisis. Que aumente el presupuesto de salud no significa que no sigan siendo restrictivos. Se garantizan todas las prestaciones sanitarias, esto ha de quedar claro. Lo que no se va a garantizar son cosas que no sean estrictamente sanitarias. Los recortes son en personal directivo, en sueldos de directivos, en gastos superfluos, en coches oficiales, en cosas que no son necesarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud