“No tenemos intención de introducir el copago ni recortar las prestaciones sanitarias”

Carmen Castro es la nueva consellera de Salut, Família i Benestar Social del Govern de les Illes Balears. Un cargo que le viene como anillo al dedo ya que su carrera profesional se ha desarrollado dentro del sector que va a gestionar durante los próximos 4 años y del que es gran conocedora. Licenciada en Medicina y Cirugía y diplomada en Geriatría, fue consellera de Sanitat del Consell d’Eivissa. Pero además es miembro del Comité de Dirección y Junta Directiva Regional del Partido Popular y de la Comisión de Sanidad Nacional. Su gran conocimiento de la sanidad pública le viene también de su propia experiencia, ya que ha sido médico de Asistencia Primaria del Ib-salut y del Hospital Residencia Asistida de Cas Serrers (Eivissa). Carmen Castro tiene una prioridad muy clara: trabajar para poner fin al déficit existente en el departamento, sin afectar a los servicios del paciente. Es más, su objetivo es potenciarlos para mejorar en lo posible la calidad de la atención y también la situación de todos los profesionales sanitarios. Salut i Força conversa con la nueva consellera de Salut.

P.- ¿Cómo afronta esta nueva etapa al frente de una Conselleria en la que se agrupan la asistencia sanitaria y la asistencia social?

R.- Esta oportunidad es un gran reto para mí. Desde aquí gestionamos temas muy sensibles, prioritarios en todos sus sentidos, para la población. Por eso, y como ha dicho el president Bauzá, vamos a trabajar mucho para que, a pesar de la situación, la asistencia al paciente se vea reforzada y mejorada en cuestiones que afectan a nuestro sistema público. Esto va de la mano con la asistencia social. Somos muy conscientes de la realidad que la sociedad vive hoy en día, y vamos a poner todo nuestro empeño en ayudar, mediante nuestros recursos a quienes los necesitan, optimizándolos y transformándolos en más eficientes.

P.- ¿Qué situación se encontró al llegar a la Conselleria?

R.- Nos encontramos con una deuda muy importante tanto en la Conselleria como en el Ib-salut, a lo que se le une un presupuesto prorrogado. Esto dificulta más la salida de la deuda. Además hay que añadir que queremos seguir ofreciendo día a día los mismos servicios ya que el nivel asistencial no debe parar, y en todo caso debe incrementarse. Precisamente para conocer el alcance de lo que supone todo esto, nuestros funcionarios están analizando punto por punto la situación de la Conselleria y el Ib-salut para conocer el estado real en el que nos hallamos.

P.- Por lo tanto, ¿podrá llevar a cabo todos los proyectos que se han marcado esta legislatura?

R.- Soy de la opinión de que trabajando con tesón y sin perder la perspectiva de la realidad, se pueden llevar a cabo la mayoría de las cosas que uno se propone. Y este es mi compromiso al aceptar la propuesta del president de ser la consellera de Salut, Família i Benestar Social. Contamos con un gran equipo para afrontar todos los retos.

Desde aquí quiero dar personalmente las gracias a los profesionales sanitarios y sociales de la Comunidad Autónoma y a todos nuestros funcionarios que día a día se esfuerzan en su trabajo.

P.- Se ha hablado mucho de que debido a la situación económica tan delicada, quizá introdujeran medidas como el copago…

R.- En absoluto. Esto lo hemos dejado muy claro. No tenemos ninguna intención de introducir el copago en nuestro sistema, ni de hacer ningún recorte en las prestaciones sanitarias. Como le he dicho, nuestro objetivo es todo lo contrario: mejorar nuestro sistema de salud de cara a los usuarios. Cualquier rumor en sentido contrario es falso.

P.- Pero entonces, ¿cómo piensan afrontar la situación?

R.- Mire, desde el Govern mismo, ya estamos dando un buen ejemplo de cómo llevar una política de austeridad sin que afecte al ciudadano: hemos reducido el número de Consellerias, de direcciones generales, y así continuaremos para conseguir controlar el déficit. En estos momentos, como le he explicado antes, en la Conselleria de Salut, Família i Benestar Social, estamos haciendo una auditoría interna de todas nuestras áreas y centros dependientes para conocer exactamente en qué situación estamos. Sólo así, podremos tomar decisiones consecuentes. Con la radiografía completa hecha, podremos afrontar de la mejor manera nuestras decisiones.

P.- En este sentido, ¿se ha podido reunir con los responsables de los diferentes centros sanitarios?

R.- Nuestra premisa es trabajar siempre contando con la opinión de los profesionales, que son los que conocen de primera mano la realidad. Así, en los pocos días que llevo como consellera, ya he visitado Can Misses en Ibiza, el Hospital de Formentera, Son Llàtzer y Son Espases. Le puedo asegurar que he tomado buena nota de todo lo que me han sugerido y me he puesto a su disposición. Cada hospital tiene su propia problemática, sus propias necesidades y nosotros no vamos a hacer caso omiso de estas necesidades. En los próximos días, continuaremos con estas visitas que son tan instructivas. Y también ya he comenzado a tener reuniones con los diferentes sectores de la sociedad que están relacionados con nuestras áreas.

P.- Y respecto a Son Dureta ¿tienen alguna decisión ya tomada?

R.- Nuestra intención es que sea un espacio socio-sanitario. Es algo que hemos empezado a estudiar. Primero hay que conocer el estado en el que está el edificio para poder valorar su utilización. Pero esto siempre lo haremos conjuntamente con el Ayuntamiento de Palma.

P.- ¿Y en lo que se refiere a la Atención Primaria?

R.- Para nosotros es muy importante y siempre ha de estar coordinada con la atención socio-sanitaria y la especializada.

P: ¿Cómo va a ser la relación entre la sanidad púbica y la privada?

R.- Desde el Govern de les Illes Balears tenemos muy claro que la sanidad pública se debe complementar con la privada. Aina Castillo, como consellera de Salut ya introdujo el decreto de garantía de demora, que sin duda ha sido muy bueno. Si nos podemos ayudar entre todos para que el mayor beneficiado sea el paciente ¿por qué no hacerlo? Además, tanto la calidad de la sanidad pública como la calidad de la sanidad privada en nuestras islas es muy alta. Contamos con unos profesionales excelentes.

P.- Consellera, con honestidad ya que sobre este tema hay mucho debate, ¿habrá facultad de Medicina en las islas?

R.- Sin duda sería una noticia para celebrar. La Universitat de les Illes Balears está preparando las acreditaciones. Nosotros también trabajaremos en ello, lo estudiaremos muy bien. Y es que nos parece una opción muy buena para nuestra comunidad. A las competencias de Salut se ha unido en esta legislatura las de Família i Benestar Social en una sola conselleria. ¿Cuáles son los principales hitos que se han marcado en este área? Es para nosotros una cuestión básica el tratar de mejorar la aplicación de la ley de Dependencia. En estos momentos la sociedad necesita todos nuestros esfuerzos para salir de esta situación tan delicada. Por eso tenemos que trabajar en la línea de hacer más eficientes las ayudas de la ley. Hay mucha demanda y la financiación del Estado no es la más deseable, a lo que se une poco de demora en todos los expedientes. Esto es lo que vamos a mejorar.

P.- Dentro de la reestructuración del organigrama presentada por el president José Ramón Bauzá, ¿qué puede decir del área de Familia?

R.- Antes pertenecía a la conselleria de Asuntos Sociales. Hay muchas familias, en sus diferentes formas, que en estos momentos lo están pasando realmente mal. Y no ven una salida cercana a su estado. Ahí estaremos nosotros, ofreciendo nuestra ayuda. El Govern quiere estar al lado de las personas y de las familias.

P.- Como curiosidad consellera, ¿como se enteró de su nuevo cargo? ¿Cómo y cuando le comunicó Bauzá que contaba con usted para el nuevo Govern?

R.- El president del Govern de les Illes Balearas, José Ramón Bauzá, me llamó el mismo día en que se iba a hacer público la composición de los nombres de consellers ejecutivos. He de decir que para mí es un gran honor y una gran responsabilidad ostentar el cargo que ahora desempeño. Lo afronto con mucha ilusión y agradezco al president la oportunidad que me ha brindado. Mi compromiso: trabajo, trabajo y más trabajo para llevar a cabo la mejor gestión posible en la Conselleria de Salut, Família i Benestar de cara a todos los ciudadanos.

P: Finalmente, también se ha hablado mucho sobre la exigencia del catalán a los profesionales sanitarios…

R.- Tenemos muy claro que el catalán no puede ser un requisito. Hay que atraer a los profesionales de fuera para poder cubrir la demanda de salud. El catalán debe ser un mérito, pero no un obstáculo para el personal sanitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud