Nacho García: “El actual modelo de centros de salud data de los 80, y es urgente cambiarlo”

El doctor Nacho García Pineda es el director
gerente de Atención Primaria de Mallorca, la red
de centros y unidades básicas de salud en las
que trabajan los médicos de fami lia, los
pediatras, las enfermeras y los administrativos
que resuelven el no venta por ciento de los
p roblemas de salud que entran por las puertas
de sus centros. La pieza fundamental de la
sanidad está inmersa en un profundo cambio,
coherente con el cambio social.

P.- Objetivo de esta legislatura
es imprimir a la Atención
Primaria una mejora sustancial.
¿Cuál ha sido el primer
diagnóstico de la situación?

R.- Lo primero que hemos de tener
en cuenta es que se ha transformado
el modelo de sociedad. La
población y sus necesidades de salud
han cambiado y hemos de dar
respuesta a esas nuevas necesidades.
La sociedad ha cambiado y
nos pide que cambiemos. No olvidemos
que el actual modelo sanitario
proviene de los años 80, no
de 2009.

P.- Y en función de todo eso,
¿qué cambios son necesarios?

R.- Pues hemos identificado que
tenemos una población de más
edad, y que un 20% de la población
de los pueblos y ciudades es
de origen inmigrante. Todo eso
condiciona una serie de elementos,
como el tipo de asistencia, la
cultura asistencial. Otro elemento
que hemos identificado es que
en estos 25 años la población ha
sido educada en delegar la salud
en el sistema sanitario. Y hemos
medicalizado muchas situaciones
vitales, como el duelo, que antes
tenía un tratamiento social y ahora
lo tiene médico.

P.- Todo esto habrá generado
cambios…

R.- Todo esto lo que ha generado
es un incremento en la demanda
que con la bajada de los recursos
es insostenible, como lo es que las
personas deleguen en el sistema
de salud toda la responsabilidad
sobre la salud. Las personas han
de ser corresponsables en este ámbito.
Hemos de mejorar las relaciones
con el ciudadano, con el paciente,
quienes además cada vez
están mejor informados.

P.- Da la impresión, pues, que
en estos tiempos son muchas
más las personas que van al
médico.

R.- No nos interesa tanto cuánta
gente va al médico sino que la
atención que se les ofrece sea la que
ha de ser; ofrecer una atención racional
y correcta y que los profesionales
desarrollen sus competencias
en su máxima potencialidad.

P.- Pongamos un ejemplo.

R.- Pues el de las enfermeras, que
son un colectivo universitario, que
además en breve va a ver ascendida
su profesión al nivel de grado.
La población debe verlas como
agentes de salud. Nosotros vamos
a impulsar que desarrollen toda su
potencialidad, de modo que nos
ayuden a resolver muchos problemas
en Atención Primaria, donde
ya se resuelven el 90% de los problemas
de salud. Queremos que
esto continúe así y que mejore. Y las
enfermeras pueden ayudarnos.

P.- Hablando de todo esto,
¿percibe correctamente la población
que la Atención Primaria
es la puerta de entrada
del sistema de salud?

R.- La Atención Primaria es un
nivel asistencial consolidado. Los
usuarios saben que es un servicio
próximo, siempre dispuesto, además
de ejercer de abogados del paciente
dentro del sistema sanitario,
de orientarle. Cuando la paciente
le sucede algún hecho trascendente
lo confía aquí.

P.- Sin embargo, a las Urgencias
de los hospitales siguen
acudiendo muchas consultas
banales o que podrían resolverse
en la Atención Primaria.

R.- Es cierto. Uno de nuestros
objetivos es mejorar y consolidar
la accesibilidad. Tenemos los Puntos
de Atención Continuada
(PACs) en los pueblos. En Palma
hay tres PACs. La accesibilidad al
sistema de Atención Primaria es
suficiente, buena, resolutiva y está
consolidada.

P.- ¿Hay bastantes centros de
salud?


R.- Hay los centros de salud que
requiere la población. Desde que
llegamos en 2007 hasta ahora hemos
inaugurado seis centros de salud
y cuatro unidades básicas de
salud. Tenemos en marcha planes
de remodelación integral de cuatro
más y hemos proyectado ocho
centros de salud nuevos que están
fase de adjudicación y que esperamos
que estén listos en un año o
un año y medio.

P.- Aún así existe una percepción,
aunque tal vez sea subjetiva,
de que hay centros de
salud saturados.

R.- Efectivamente, es una sensación
subjetiva no recogida por la
mayoría de los ciudadanos. Hemos
preguntado a los usuarios por
aspectos como las demoras, los
horarios, la accesibilidad y no han
identificado que haya saturación
en los centros de salud. Es necesario
desarrollar un plan de infraestructuras,
pero no hay una sensación
de que los centros de salud
están saturados.

P.- Una vieja reclamación de
los médicos de Atención Primaria
es que tiene demasiadas
cartillas sanitarias.

R.- Queremos avanzar en un
sentido diferente. Los estándares
miden las caretillas asignadas a
cada profesional sanitario, pero no
podemos ser tan rígidos. No es lo
mismo tener asignados 1.600 cartillas
en un barrio como Pere Garau,
o tenerlas en una zona con
menos demanda asistencial. El número de cartillas por profesional
es una información útil, pero hay
otras variables. Pero le diré las cifras:
cuando llegamos en 2007
cada profesional tenía más de
1.900 cartillas. Tras dos años hemos
incorporado más de 5º médicos
y ahora son 1.600 cartillas.

P.- ¿Cree que es posible la demanda
de que se puedan dedicar
10 minutos a cada paciente?


R.- Vuelvo a decir que hay que
adaptarse a la realidad. Incluso la
Plataforma 10 Minutos reconoce
que esa demanda es un estándar.
Algunos pacientes necesitan dos
minutos y medio; otros, 20 minutos.
Tenemos que avanzar en cómo relacionarnos,
en la oferta de recursos,
en cubrir las necesidades de la gente.
Nuestro equipo conoce la población,
el servicio de Atención Primaria.
Conocer los aspectos cualitativos
es el 50%, el otro 50% los datos
objetivos. Hay que analizar la relación
entre el paciente y el médico,
las tareas y el tiempo.

P.- Hablemos de otro tema, las
agresiones en el medio sanitario.


R.- Es un problema grave y esta
gerencia ha apostado por reducir
su impacto. Hay un plan de prevención
de agresiones, elementos
como pulsadores de alarma, cámaras
de seguridad, vigilantes. Yformación
a los profesionales para
que sepan prevenir la violencia y
manejar las situaciones si se producen.
Una vez se han producido, los
profesionales tienen todo nuestro
apoyo legal, sanitario, psicológico.

P.- ¿Pero porqué hay medios,
como el educativo o el sanitario,
en los que parece que hay
más agresiones?

R.- En los bancos se ponen pantallas
de seguridad para aislarse.
Es impensable que los médicos o
los docentes trabajen con pantallas.
Es imprescindible el contacto
con el paciente, con el alumno.
También hay que tener en cuenta
que en seis millones de consultas
al año, las agresiones son menos
de media docena. Ysí, hay violencia.
Ha habido un cambio cultural:
la paciencia no es un valor en alza,
queremos el ‘todo ya’ y si no se logra
se genera una tensión que en
ocasiones se convierte en violencia.
Pero no solo en la sanidad. Nosotros
hemos de tener en cuenta
que además de personas predispuestas
a la violencia son pacientes,
son enfermos.

P.- De un tiempo a esta parte se
desarrollan en los centros de
salud actos médicos que hace
años eran impensables.

R.- En Atención Primaria lo primero
es cumplir con la cartera de
servicios que tenemos asignada,
pero además impulsamos que las
consultas sean cada vez más resolutivas.
Tenemos pruebas diagnósticas,
monitorización de problemas
arteriales, de pacientes con
hipertensión arterial, realizamos
espirometrías, diagnosticamos
evoluciones de pacientes crónicos,
de enfermos de EPOC o asma. Impulsamos
que en los centros de salud
se dé respuesta al control de
los pacientes que toman anticoagulantes
orales, que cada vez son
más, algo que antes se seguía desde
los hospitales.

P.- Avanzan, pues, en esta línea.


R.- Este años estamos estableciendo
acuerdos con los hospitales
para desarrollar programas de
mejora del seguimiento de pacientes
con problemas digestivos, neurológicos,
nefrológicos, traumatológicos,
dermatológicos, etcétera.
Los hospitales forman a nuestros
médicos o nos permiten tener acceso
a las pruebas diagnósticas.
Con ello logramos más resolución,
más satisfacción.

P.- Ahora entra la Historia de
Salud.

R.- Sí, y unifica el entorno de
hospitales, centro sociosanitarios
y de Atención Primaria, donde
pueden utilizar esta aplicación informática
para tener acceso a la información
básica del paciente. E
incluso está previsto que los pacientes
puedan acceder a una parte
de esa información. Pero no es
la única novedad. Estamos impulsando
la implantación de la receta
electrónica que desde el otoño pasado
funciona al cien por cien, con
gran satisfacción de todos. Con la
tarjeta sanitaria se puede recoger
la medicación prescrita periódicamente,
que se dispensará en la farmacia.
El paciente no tendrá que
pedir cita y hacer cola para poder
recoger su medicina y nosotros,
los médicos, no tendremos que dedicar
horas a trabajar de escribientes
a precio de médico.

P.- ¿Qué otras medidas se pondrán
en marcha?


R.- Una apuesta por la calidad,
dentro del Plan de Calidad del Govern
balear. Disminuir la variabilidad
en la práctica clínica, que el
paciente reciba respuestas similares
a problemas similares, procesos
estandarizados. Desarrollamos
la carta de servicios, que permiten
decir cuáles son nuestros
objetivos y qué indicadores medirán
la consecución de esos objetivos.
La gerencia ha desarrollado
además un mapa de valores
que recoge la visión que tenemos
y nuestros valores. Con esa información
y reuniones de alto nivel
conoceremos las necesidades de
nuestros clientes y podremos darles
forma para desarrollar objetivos
estratégicos. Ytodo ello en un
sistema que creemos que ha de ser
sostenible. En un sistema en el que
se siga haciendo investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud