Actores europeos claves en la lucha contra el cáncer quieren lograr que en 2030 la supervivencia a 10 años de los pacientes oncológicos alcance el 75%


JUAN RIERA ROCA
Actores europeos claves en la lucha contra el cáncer quieren lograr que en 2030 la supervivencia a 10 años de los pacientes alcance el 75%. Los objetivos de la Misión Cáncer de Horizon Europe son conseguir que en el año 2030 la supervivencia a 10 años de los pacientes de cáncer alcance el 75% y aumentar la calidad de vida de los pacientes promoviendo la mejor relación costo-beneficio basada en la evidencia.

La revista Molecular Oncology ha publicado un artículo en el cual destacados oncólogos de instituciones de referencia en Europa, entre los cuales está el Dr. Josep Tabernero, jefe del Servicio de Oncología Médica de Vall d’Hebron y director del VHIO, hacen algunas recomendaciones para lograr estos objetivos recomendando un enfoque integral de la investigación centrado en la medicina de precisión e infraestructuras integradas que trabajen en red.

El cáncer es uno de los grandes retos a los que enfrentarse en los próximos años, con una incidencia cada vez mayor, fruto en parte del envejecimiento de la población. Conseguir reducir sustancialmente la carga del cáncer en Europa y aumentar la calidad de vida de los pacientes promoviendo la mejor relación costo-beneficio basada en la evidencia son los objetivos que se marcaron en la Misión Cáncer de Horizon Europe.

Ahora la revista Molecular Oncology ha publicado un artículo en el cual destacados oncólogos de instituciones de referencia en Europa en la oncología resumen una serie de recomendaciones para lograr estos objetivos. El Dr. Josep Tabernero, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitari Vall d’Hebron y director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), es uno de los que firman dicho artículo.

Se espera que la carga anual de cáncer aumente en los 28 estados miembros de la Unión Europea de los 3 millones de casos en 2018 a cerca de 4 millones de casos nuevos en 2040. Durante este tiempo el número de personas que viven con un diagnóstico y tratamiento de cáncer y que requieren tanto exámenes regulares como atención especializada, incluida la rehabilitación y el apoyo psicológico y socioeconómico, aumentarán todavía más.

Con el cáncer como una de las principales enfermedades crónicas emergentes, los sistemas sanitarios europeos están bajo una presión creciente y pronto tendrán que enfrentarse a la escasez de personal y de recursos especializados. Durante las dos últimas décadas, se han explorado iniciativas que ayuden a garantizar que todos los pacientes con cáncer tengan acceso al tratamiento, así como la atención y apoyo que merecen.

Fruto de todo esto, recientemente la Unión Europea ha puesto en marcha la Misión Cáncer, implementando un enfoque multidisciplinar integral para la investigación del cáncer y para afrontar los desafíos que esta enfermedad supone. Lo que se busca a través de la Misión Cáncer es conseguir que en el año 2030 la supervivencia a 10 años de los pacientes de cáncer alcance el 75%, según relatan fuentes cercanas a estas iniciativas.

“Para conseguir este objetivo es fundamental un enfoque integral de la investigación centrado en la medicina de precisión o personalizada”, explica el Dr. Josep Tabernero. Una de las recomendaciones que se plantean es la integración de la investigación con la atención y la prevención del cáncer, entendiendo todo ello como un continuo que se retroalimenta.

“La investigación básica y preclínica debe estar alineada con la investigación clínica de resultados y la prevención del cáncer. Y es importante poner especial atención a la brecha existente entre la investigación y la atención, es decir, entre cuando se producen los descubrimientos y cuando estos pueden aplicarse en la práctica clínica. Lo mismo sucede con la brecha existente entre la investigación y la prevención”, añade el Dr. Josep Tabernero.

En sus recomendaciones se señala así mismo la necesidad de priorizar hasta 13 áreas de investigación. Así, por ejemplo, explican cómo es necesario trabajar en todos los tipos de prevención: la primaria, identificando a los individuos sanos en riesgo de desarrollar cáncer; la secundaria, con una detección precoz de la enfermedad, y la terciaria, atendiendo a los supervivientes.

También consideran que es importante la investigación básica y preclínica, así como el desarrollo de nuevas terapias y la investigación de resultados y de supervivencia. Otras áreas que señalan en su documento son la oncología psicosocial, la paliativa, la pediátrica y la geriátrica. La economía de la salud, el Big Data y la ciencia computacional y la educación especializada son otras áreas a priorizar.

La otra gran propuesta para conseguir los objetivos de Misión Cáncer es crear infraestructuras transfronterizas integradas que trabajen en red distribuidas geográficamente. Así, los expertos subrayan la importancia de la creación de Centros Integrales de Cáncer, que permitan establecer un vínculo estrecho entre investigación y sistemas de salud y que así mismo ayuden a integrar el cuidado y la prevención con la investigación y la educación.

“Estos centros tendrían una especial relevancia a la hora de facilitar el trabajo de los investigadores, ya que permitirían que estos tuvieran acceso a una masa crítica de pacientes, a material biológico y a recursos tecnológicos. Todo esto redundaría en una mejor combinación de los programas de investigación con la atención médica asistencial”, continúa explicando el Dr. Josep Tabernero.

Se explica con dos casos: pacientes pediátricos y geriátricos. En los primeros, la escasez de pacientes hace que sea difícil la investigación. Concentrar los pacientes pediátricos en centros de referencia ayudaría de forma sustancial a impulsar tanto la innovación como la eficiencia de los tratamientos. En los pacientes geriátricos, más numerosos, los centros de referencia ayudarían a la creación de programas específicos.

En el artículo también se señala la importancia de mejorar la coordinación en investigación así como de facilitar instrumentos financieros más flexibles y eficientes, sin olvidar de la necesidad de armonizar las prioridades y políticas de los diferentes países y de la Unión Europea, con el objetivo de conseguir garantizar una cartera de investigación equilibrada. Y se apuntan sugerencias para reducir las desigualdades en la investigación y empoderar al paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar