«Las matronas tenemos formación y competencias que nos convierten en profesionales independientes», según Isabel Cascales, jefa de estudios de la Unidad Docente de matronas y supervisora de la Unidad de Partos y Urgencias Obstétrico-ginecológicas del Hospital Son Llàtzer

JUAN RIERA ROCA / Isabel Cascales es la jefa de estudios de la Unidad Docente de matronas y supervisora de la Unidad de Partos y Urgencias Obstétrico-ginecológicas del Hospital Son Llàtzer. Esta profesional experta explica la necesidad del sistema sanitario de contar con más plazas para formar y habilitar matronas, especialistas que acompañan a la mujer no solo en el parto sino en toda su vida sexual y ginecológica incluso tras la menopausia.

«La especialidad de las matronas ―señala la matrona y docente― ha evolucionado muchísimo en los últimos cincuenta años, tras periodos muy malos en los que por no cumplir con la normativa europea de formación se nos cerraron las escuelas estuvimos durante siete años sin formación, aparte de otros 17 años que fuimos los que tardamos en conseguir el programa oficial que nació en el año 2009.»

Y eso que el de matrona, comadrona o comare, es la especialidad de enfermería más antigua de la Historia, derivada de aquellas parteras que han ayudado a nacer a millones de niños sin la intervención de un médico o de otro profesional sanitario. Esta especialidad, sin embargo, ha evolucionado muchísimo e incluye muchas otras facetas del cuidado obstétrico ginecológico de la mujer a lo largo de toda su vida.

«Las matronas hemos dado pasos de gigante en los últimos 15 años», explica Isabel Cascales. Y añade: «Hemos pasado de estar relegadas a las salas de partos y tras años sin formación y con los niveles de jubilación, nos estamos quedando sin matronas. Hoy salen de 350 a 370 enfermeras internas especialistas (EIR) de este ámbito, pero esto no cubre las expectativas reales del sistema sanitario».

Un informe de 2017 estimaba el número de matronas en 14 por cada 100.000 habitantes, lo cual se considera muy insuficiente para las necesidades reales de la población: «Nuestras competencias ―explica Isabel Cascales― nos avalan para estar acompañando a las mujeres durante todo el ciclo sexual y reproductivo de su vida y eso empieza en las escuelas, pasa por el embarazo y llega hasta la menopausia.»

Cascales agradece las políticas en este sentido del Govern balear: «En Baleares se trabaja muy bien. Las matronas formadas cumplen con muchas de las expectativas de nuestras competencias. Pero lo que es la política de puestos de trabajo no nos acompaña. Tenemos dificultades a la hora de defender nuestros puestos por competencia. No tenemos, por ejemplo, matronas suficientes para acompañar en la menopausia.»

Esta carestía se extiende «a que no tenemos matronas suficientes para lo que detectar el cáncer de cérvix, no tenemos matronas suficientes para la prevención, etcétera». Y es que las matronas tiene hoy una serie de competencias tan amplia que las convierte en profesionales autónomas, con un gran bagaje profesional y científico: «Todas nuestras competencias nos llevan a la asunción de mucha responsabilidad¬».

Y por tanto, añade Cascales, «tenemos una autonomía importante. Nuestro trabajo es completamente independiente al de otros profesionales, aunque la crisis ha hecho que haya profesionales e incluso programas de formación que solapan competencias que son propias de la enfermería especialista en obstetricia y ginecología. Tenemos que luchar por más formación y porque esta formación se extienda.»

En estos momentos las matronas asumen un reto derivado de una orden ministerial: «Hace unos años se sacó lo de la formación en unidades multiprofesionales, en las que se acumulan las formaciones de distintas titulaciones con un ámbito de actuación en el mismo campo. No hay una buena aceptación de este modelo, pero tenemos que subirnos a ese carro y formaron y trabajar en equipos multiprofesionales».


Matronas de Mallorca celebran un taller sobre “Complicaciones y distocias en el parto: ¿simulamos?”

Una veintena de matronas de Mallorca ha asistido al taller “Complicaciones y distocias en el parto: ¿simulamos?”, impartido por Àngels Bonet, matrona y docente. En el taller, celebrado en las instalaciones del 061, se han simulado diferentes situaciones de dificultades obstétricas, como el prolapso de cordón.

Este tipo de formación permite a las profesionales mejorar herramientas y técnicas que pueden aplicar en su trabajo diario, así como adaptar esos conocimientos a la realización de simulaciones con las enfermeras internas residentes que se forman en la especialidad obstétrico-ginecológica en Balears.

El 31 de mayo se celebra el Día de la patrona de las matronas, una cita que anualmente aprovechan estas profesionales para organizar una jornada formativa y lúdica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar