Eivissa y Formentera encabezan la reducción de la siniestralidad de las Illes Balears

JUAN RIERA ROCA / Eivissa y Formentera encabezan la reducción de la siniestralidad de las Illes Balears. La directora general de Trabajo, Economía Social y Salud Laboral, Isabel Castro, ha destacado la reducción de los índices en las Pitiúsas en una coyuntura de elevada ocupación, en la presentación de las cifras de siniestralidad.

Castro destacó que «Ibiza, con una reducción del -4,5% y Formentera, con -11,6%, son las islas que presentan una mayor reducción de la siniestralidad de Balears, y Formentera incluso se encuentra bajo la media estatal». La directora ha puesto de relieve que esta reducción a nivel balear e insular, en máximo histórico de afiliación y menos paro.

En términos autonómicos, el índice de siniestralidad en las Illes Balears ha disminuido por primera vez en siete años y mantiene así la tendencia de ralentización iniciada en 2017. Concretamente el índice se redujo un 1,5% en 2018 respecto año anterior, y la tasa de siniestralidad se situó en 4.926,58 puntos.

La mayoría de los accidentes laborales (el 99%) son de carácter leve. En cuanto a los accidentes mortales, en 2018 se registraron en Balears dos por causas materiales y uno por otras causas, unas cifras inferiores a los 11 accidentes con causa de muerte producidos en 2017, según informó la responsable pública.

La tasa de siniestralidad de 4.926,58 puntos se corresponde con 20.500 accidentes, una cifra similar a la registrada el año pasado, aunque producidos en un contexto de afiliación superior. Balears se sitúa ya entre las comunidades que reducen accidentalidad (-0,69%), ligeramente por debajo de la media nacional.

La directora Castro ha recordado algunos resultados específicos de las actuaciones que se llevan a cabo desde hace dos años en el sector de la hostelería, donde la siniestralidad ha disminuido un 1,7%, y las que se han puesto en marcha en la construcción desde hace un año y que han permitido una caída de los accidentes del 3,9%.

El resto de sectores también han reducido la siniestralidad, como servicios (-2,1%) o industria (-1,1%). El sector de la agricultura ha experimentado un aumento de los accidentes del 11%, un resultado que se explica por la variabilidad de los resultados de un año a otro en un sector como éste con una menor población afiliada.

Castro ha subrayado la necesidad de destinar recursos públicos a la prevención de riesgos para poner freno a los accidentes laborales. El presupuesto en estas áreas se ha ido incrementando en la presente legislatura hasta los 4 millones de euros de 2019, frente “al estancamiento y los recortes aplicados anteriormente”.

La mayor inversión pública ha permitido pasar de 18 a 30 técnicos en Balears, incrementar las plazas estructurales, así como la planificación a través de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social. De este modo se podrá continuar incrementando el control directo en los lugares de trabajo, gracias a una mayor incorporación de efectivos.

Castro ha hecho mención a la reunión previa mantenida con organizaciones sociales y empresariales, y ha puesto en valor las políticas preventivas y las medidas puestas en marcha estos últimos años, acordadas con sindicatos y patronales y aprobadas en la Estrategia de Seguridad y Salud Laboral (2016-2020).

También se reflejan en la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo ya través del Instituto de Seguridad y Salud Laboral (IBASSAL), con el objetivo de hacer retroceder la accidentalidad. El lunes se convocó el Consejo Rector constitutivo del IBASSAL, con sindicatos, patronales, representantes de los consells insulares y Govern.

Entre las campañas de impulso de la prevención de la siniestralidad laboral destacan campañas de concienciación, convenios de lucha contra la siniestralidad, colaboración con Inspección de Trabajo y Seguridad Social, así como los diversos proyectos de reconocimiento de enfermedades profesionales.

Finalmente, la directora destacó que el análisis permanente que se realiza sobre este asunto indica que el 35% de los accidentes se producen en los tres primeros meses de contrato, por lo tanto la temporalidad es un factor que condiciona un elevado índice de siniestralidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar