Las matronas de Manacor, pioneras en protocolizar el proceso ‘piel con piel’ en la cesárea humanizada

JUAN RIERA ROCA / Las matronas del Hospital de Manacor han sido pioneras en la protocolización a nivel de cuidados de la humanización de la cesárea, en un entorno de promover, además, lo que se denomina parto «piel con piel» y que supone que el bebé es entregado enseguida a la madre que se lo coloca sobre la piel.

Estos procedimientos son complejos por las necesidades amplias y específicas de cuidados y controles sobre los dos protagonistas del parto ―el niño, la madre― y especialmente si el parto se ha de realizar mediante una cesárea que incluye un procedimiento quirúrgico.

Salut i Força Ràdio invitó a sus estudios de Canal 4 a dos de los profesionales de Enfermería que han tenido mucho que ver en este proceso: Cristina Pintos Aguayo. Matrona y principal impulsora del protocolo de Cesárea Humanizada y Clemente Jesús Roldan Ramírez, matrón y Supervisor del Paritorio del Hospital de Manacor.

Este colectivo tiene ya gran experiencia, explica Cristina Pintos: «Nosotros en Manacor hacíamos el ‘piel con piel’ también en la cesárea desde hace ya un tiempo, pero no de la forma en la que lo estamos haciendo ahora. Fue a raíz de un curso de la Dra Concha de Alba, del Hospital 12 Octubre.»

«Nos explicó ―continúa Pinto― que el ‘piel con piel’ en la cesárea humanizada se hacía de otra forma y nos pusimos a protocolizarlo. La diferencia esencial es que el antes el bebé salía del útero, pasaba por una revisión pediátrica y luego se ponía encima de la mamá mientras termina el proceso de cesárea».

«Luego, dependiendo del caso se separaba o no el bebé. La idea ahora es, aparte de la entrada del acompañante durante la cesárea, es que el bebé va directamente encima de la mamá y ahí permanece de forma ininterrumpida al menos durante dos horas, y esto es lo que hemos protocolizado.»

Y concluye Pinto: «Hay que citar a todos los profesionales implicados en este protocolo, desde las matronas de Primaria, en el hospital el celador, el equipo del paritorio, las auxiliares, las enfermeras, equipos de Reanimación, Cirugía, Anestesia, Ginecología y Pediatría y, por supuesto, las matronas.»

Todos estos profesionales desde Atención Primaria al Hospital se han implicado en grado sumo para que esta acción de humanización sea posible, «como un reloj», comenta la matrona, consiguiendo unos «excelentes resultados inmediatos e ininterrumpidos del procedimiento ‘piel con piel’».

«Este protocolo se ha pilotado en el Hospital de Manacor desde febrero del año pasado a octubre del mismo año y desde el 1 de noviembre se ha instaurado», explica, por su parte, Clemente Roldan, matrón y supervisor del Paritorio del centro sanitario público del Llevant, pionero en este ámbito.

«En el paritorio ―relata Roldán― las matronas, enfermeras y auxiliares hacemos turnos de 12 horas para dar una continuidad asistencial en todo el proceso de lo que es un parto o una cesárea. Estamos dos matronas, dos auxiliares y una enfermera. Una matrona da apoyo a la otra, o se lo prestan las enfermeras.»

Y continúa, explicando la organización del proceso: «antes, tras una cesárea, la señora pasaba a la sala de reanimación. Ahora, esos cuidados post quirúrgicos que recibiría en esa sala, lo asumimos nosotros y los realiza el equipo de enfermería junto con la matrona, dentro del paritorio».

De ese modo, y con la idea de potenciar el proceso ‘piel con piel’, se evita la separación del bebé y la madre. Ese mantenimiento del contacto se ha revelado como de gran valor emocional pero también de importancia terapéutica y que debe mantenerse de forma ininterrumpida al menos dos horas.

«Eso le facilita la adaptación a la vida extrauterina. Y esto es importante con más razón aún en el caso de las cesáreas, porque al no pasar por el canal del parto, estos bebés pueden tener más dificultad para esta adaptación. El ‘piel con piel’ reduce el estrés, favorece el vínculo, la lactancia y la microbiota».

De ese modo ―tal como explica Pinto― se evita que en el futuro inmediato haya que adoptar medidas más invasivas para garantizar la salud del bebé y que con el ‘piel con piel’ pueden ser ya innecesarias, todo ello además del gran y muy positivo impacto emocional que supone para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar