Demoledor: unanimidad de los gestores del Ib-Salut en contra del catalán como requisito

Miguel Lázaro *
Psiquiatra HUSE
Coordinador del Centro de Atención Integral de la Depresión.

Ojo al dato, el otro día, el periódico El Mundo publicaba en primicia una noticia que cayó como un tsunami en el Ib- Salut, en diversas Consellerías, en el Govern y en toda la comunidad sanitaria pública. Todavía están en fase de Shock y de catatonia. Todos los gerentes, que son cargos de confianza y que han sido nombrados discrecionalmente por el Ib-Salut, en el ámbito hospitalario, Atención primaria y 061,consensuaron una carta en la que en varios folios argumentaban técnicamente porque estaban en contra del Mes decretazo asumido por la presidenta del Govern. Es decir están en contra del requisito del catalán en la sanidad pública balear.

Chapeau por ellos. No solo apoyaban al Director General del Ib-Salut sino que se pronunciaban de forma clara y rotunda sobre el impacto que este requisito excluyente y disuasorio iba a tener en la viabilidad de la gestión sanitaria.

A los gestores les preocupa muchísimo la captación, retención y fidelización de los médicos y enfermeros.

Por eso, por su alto nivel de responsabilidad y coherencia ética se “han atrevido” a proclamar que están en contra del requisito. Desgraciadamente la argumentación de los gestores no ha servido para nada, ha sido como predicar en el desierto. El Mes decretazo sanitario del Govern sigue su curso en contra del dictamen de los técnicos, de la mayoría sindical (aunque solo Simebal y Satse han mostrado explícitamente su rechazo en todos los medios y negándose a acudir a la mesa sectorial donde se iba a escenificar, deprisa y corriendo, la pesudonegociación del citado decretazo), de la mayor parte de los ciudadanos que con sus impuestos pagan y exigen una sanidad pública de calidad y calidez y de la mayor parte del colectivo médico y resto de profesionales .

En la práctica, los médicos tienen un nivel B1 de catalán, es decir entienden perfectamente el catalán aunque no lo hablen, de ahí que de las 7.000 quejas que ha habido el último año en los Servicios de Atención al paciente, solo siete han sido por motivos lingüísticos (5 por el catalán y 2 por el castellano). He ahí la gran alarma social y la gran dimensión del problema, el 0,00000000001%.

Este pernicioso decretazo va perjudicará a médicos y enfermeras catalanoparlantes que no tengan la certificación B2 del catalán, va a discriminar y excluir a más de 300 médicos interinos (que llevan más de 7 años como media trabajando de forma excelente) que no van a poder presentarse a la Ope de Atención primaria próxima, va a dejar fuera a más de 3.400 enfermeras en la próxima convocatoria , va a bloquear derechos del personal sanitario en cuanto a movilidad y evidentemente lesiona gravemente el principio de igualdad en cuanto al acceso al trabajo.

Y, para más inri, esto sucede en una comunidad con un déficit muy importante de médicos y enfermeras. Es decir nos estamos autolesionando a nivel sanitario. O somos oligofrénicos o nos falta un hervor o somos unos de-sustanciados. En realidad es un problema de hipofrontalización.

¿Sabían ustedes que hoy no hay ninguna comunidad (ni siquiera Cataluña y mucho menos Euskadi en el que la lengua sea un requisito en sanidad)? Implementar el catalán y promover su utilización en la sanidad se puede y se debe de hacer de muchas formas y Simebal ya ha puesto encima de la mesa una batería de propuestas.

Esto no es un problema lingüístico, por mucho que lo amplifiquen y lo difundan masivamente. Es un problema sanitario de gran envergadura, el decretazo es una politización flagrante de la sanidad y es la supremacía y prevalencia de un interés partidista sobre la salvaguarda del interés general. Los ciudadanos lo tienen claro: quieren médicos con ciencia, con-ciencia, excelencia y competencia profesional y con un carácter humanista.

Atrévanse, hagan un referéndum y lo sabrán.

En derrota transitoria pero nunca en doma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar