Los NO motivos de mi cese

Joan Carles March
Profesor de la Escuela
Andaluza de Salud Pública

Hace dos años y 8 meses, los titulares de los periódicos decían: La Escuela Andaluza de Salud Pública elige a Joan Carles March Cerdá como nuevo director. Ese momento fue de gran alegría y responsabilidad.
Nacía un nuevo momento del que me siento muy orgulloso. El trabajo realizado, los éxitos conseguidos a nivel nacional e internacional, el apoyo del conjunto de trabajadores/ as de la EASP y la respuesta espectacularmente multitudinaria ante mi cese, tanto en redes sociales como personalmente avalan una actividad amplia y querida. Me siento feliz de haber desarrollado mi labor en la EASP.

La pregunta ante este cese está en el por qué. Si había buenos resultados (en los últimos meses hemos ganado la reacreditación por parte de la OMS para los próximos 4 años, hemos conseguido de nuevo la acreditación de la ACSA como centro de formación con la calificación de óptimo, nos han entregado la titulación de igualdad de empresa por parte del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y hemos ganado los premios SESPAS, Gaceta Sanitaria, de la revista de Calidad Asistencial y de divulgación de la ciencia a la Escuela de Pacientes), lo lógico era seguir y continuar con una labor para el futuro de una institución que necesita de continuidad y seguimiento, ante el continuo cambio de responsables en los últimos 17 años.

La respuesta a la pregunta NO existe. La Consejera de Salud me comentó que su idea era cambiar la dirección de la EASP. Una idea que sorprende, dados los buenos resultados que teníamos en la Escuela Andaluza de Salud Pública, ante la situación existente en muchos centros sanitarios de la comunidad autónoma, donde los problemas están a la orden del día. Mi relación con élla hasta el momento de su nombramiento como Consejera había sido siempre de buen nivel, compartiendo de forma muy positiva la dirección de las jornadas i-Hospitales para i-Pacientes en Córdoba en las Jornadas Pre-Congreso Nacional de Hospitales.

Entonces, el motivo parece que proviene de otros ámbitos de la Consejería de Salud o relacionados. Algunos de los apuntes que nos llegan van ligados a no ceder ante determinadas presiones en una institución, que desde mi punto de vista, debe seguir buscando un perfil de institución independiente.

Sean estos u otros los motivos de mi cese, la realidad es que como dice Rafa Cofiño, uno de los profesionales del ámbito de la salud comunitaria mejores de España “Yo quiero que vuelva Joan Carles (en mi inventario objetivo de riquezas, actitudes y conocimientos y tras una evaluación rigurosa de estos años tiene una nota académica y directiva brillante para continuar). Pero incluso ya no se trata sólo de lo que yo quiera o de lo que pidan el resto de compañeras y compañeros de la Escuela, lo que queremos es que se nos reconozca que tenemos pelos en las ingles y que somos adultos, y ciudadanas, con derecho a una información transparente y objetiva y a que se tomen decisiones basadas en dicha información, y que la democracia no es como decía Berger, algo como las olimpiadas, algo que ocurre (si tienes suerte) cada cuatro años”.

O Juan Irigoyen, brillante sociólogo que comentaba en su blog que “en España, y también en Andalucía, la inteligencia es preciso camuflarla, en tanto que es una virtud escasa en las esferas de la política y de la alta administración. La inteligencia de Joan, que es marcadamente mediterránea, es difícil de ocultar. Así desde siempre ha suscitado recelos y desconfianza en los cielos decisorios”.

También se atrevió a escribir en este entorno el gran Sergio Minué que dijo “Si en la reunión en la que se evalúa el resultado del año anterior se felicita públicamente al responsable por los buenos resultados obtenidos (evidentes ante el crecimiento de actividad de toda índole, la ampliación de proyectos internacionales y el reconocimiento externo como es la renovación del reconocimiento como centro colaborador de la OMS por ejemplo), el acto de cesar a su máximo responsable apenas tres meses después, o bien invalida aquella decisión o bien invalida su cese”.

El Doctor Salvador Casado, médico asistencial y gran activista en redes sociales, decía al día siguiente de anunciar mi destitución que “asisto a la escena con tristeza y dolor al constatar el pésimo manejo que se hace en estos pagos del talento y la profesionalidad. Pecado que llevamos siglos arrastrando y que no hemos conseguido superar. No tengo más remedio que señalar con desagrado la mala gestión de los políticos responsables de esta ingerencia”.

Y termino la serie de artículos con el de la enfermera y activista en redes sociales Rosa Mª Nieto que apuntaba que “Conozco a Joan Carles desde hace más de 20 años, siempre con una sonrisa y una palabra amable, tan agradable, tan buen docente, tan buen comunicador. Joan Carles, como persona y como director de equipos es armónico y es una persona que da y tiene confianza, seguro que esas palabras no eran las que quería decir la Consejera M. Alvarez, seguro que no la he entendido bien. Joan, tu NO tienes falta de confianza, ni de armonía. Y todos los que te conocemos y conocemos tu gestión y tus resultados en la EASP, lo sabemos y así lo hemos expresado en RRSS. Esas palabras NO son para ti”.

En fin, como apuntaba el periódico El Independiente de Granada: “Aluvión de críticas a Salud por el relevo de Joan Carles March” Y seguía diciendo: “Los profesionales de la Escuela Andaluza de Salud Pública y la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública critican la decisión de la Junta de Andalucía de apartar a March, que sigue recibiendo apoyos públicos”.

En las primeras 24 horas de mi anuncio del cese, se escribieron 14 mil tweets y retweets sobre el caso, además de cientos y cientos de comentarios y likes en Facebook que llenaron las redes sociales de comentarios en positivo.

Y ante todo esta situación, nosotros seguimos en la EASP trabajando para mejorar la salud pública y el sistema sanitario. Mucho por hacer.

Comments
  1. Anabel Sáez | Responder
  2. Venan Llona | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud