El COMIB informa a sus colegiados que siguen cubiertos y que busca alternativas tras el abandono de Zurich del sector de los seguros de responsabilidad civil para médicos

Juan Riera Roca /
Tras la reciente difusión de la noticia de que la aseguradora Zurich abandona el sector de los seguros de responsabilidad civil de los médicos ante el aumento de los baremos de daño, el El Col·legi de Metges de les Illes Balears (COMIB) ha emitido una circular a sus colegiados explicando la nueva situación.

Zurich era de una de las compañías más grandes de este ámbito, pero la necesidad de cubrir cantidades mucho mayores con los nuevos baremos por daños ha hecho que prefiera salir antes que adaptarse. Por otra parte, era la compañía que ofrecía estos seguros –asociada a otra –a los médicos de Baleares que eligieran asegurarse a través del COMIB.

Así las cosas, el COMIB ha informado a los médicos que la entidad colegial, a través de la correduría Medicorasse, “trabaja para conseguir la mejor alternativa a la póliza de Responsabilidad Civil Profesional ofrecida por Zurich”. Medicorasse y la compañía suiza eran socios en esta oferta.

“El Col·legi de Metges de les Illes Balears –se explica en el comunicado a los médicos de las Islas –viene ofreciendo desde hace años a los colegiados una póliza colectiva de Responsabilidad Civil Profesional con la compañía Zurich, a través de la correduría de seguros Medicorasse.”

“Ante el anuncio de Zurich de retirarse del segmento de responsabilidad civil sanitaria, la correduría de seguros Medicorasse, a instancias del Col·legi de Metges, está trabajando con el objetivo de conseguir la mejor alternativa para los médicos de Balears”, se añade desde la institución colegial. Y se tranquiliza a los colegiados:

“Los colegiados que están adheridos a la póliza de responsabilidad civil con el COMIB con Zurich continúan cubiertos como hasta ahora. Próximamente, el Col·legi de Metges informará a los colegiados del resultado de las negociaciones que se llevan a cabo y anunciará la nueva compañía que ofrecerá el seguro de responsabilidad civil profesional.”

Desde el COMIB se hace un elogio de Medicorasse, de la que se dice que es “la correduría de seguros del Grupo MED, posicionada entre los primeros lugares del ranking de corredurías del Estado por cifra de negocio. Medicorasse es una correduría experta en el sector sanitario, que gestiona las coberturas aseguradoras de Colegios Profesionales y Entidades Sanitarias en diferentes CCAA en el ámbito de la Responsabilidad Civil Profesional. En la actualidad, Medicorasse asegura a más de 50.000 profesionales, lo que permite ofrecer el mejor asesoramiento con unas condiciones de cobertura y precio excelentes.”

Tal y como informa la revista Salut i Força en su edición número 342, actualmente en distribución, la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico, el 1 de enero de 2016, ha supuesto, tal como previeron las voces más expertas del sector, una convulsión en el mundo de los seguros, especialmente entre las compañías dedicadas a asegurar la responsabilidad civil de los médicos.

Pese a su nombre aparentemente restringido a los accidentes de tráfico, este baremo es el de referencia para fijar las indemnizaciones cuando se demuestra un daño por una mala praxis médica, lo cual obliga a ampoliar las cantidades a cubrir especialmente por facultativos con especialidades de cierto riesgo, como los cirujanos.

El nuevo Baremo, mucho más generoso en las indemnizaciones a las víctimas, hace que la cifra que hasta el momento se venía asegurando y de la que se decía que con 600.000 euros sería suficiente, sea hoy mucho más alta, lo que obliga a las compañías que ofrecen seguros de responsabilidad civil a adaptarse a los nuevos tiempos o a los médicos que se sigan asegurando por las antiguas cantidades a correr el riesgo de tener que cubrir eventuales indemnizaciones con sus patrimonios.

Desde Zurich se ha asegurado a la prensa especializada que su abandono del sector de los seguros a los médicos no representa una salida drástica de la sanidad, sino que simplemente un alejamiento de líneas de negocio en las que se considera que existe “inestabilidad a largo plazo”. Las nuevas cifras de los baremos generan, efectivamente, una necesidad de grandes adaptaciones: la cuantía de indemnización por muerte se ha duplicado y por secuelas ha aumentado un 35%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud