“Muchas mujeres cambian su vida para conseguir quedarse embarazadas”

joana-amengual-ginecologa-instituto-fertilidadJoana Amengual es ginecóloga del Instituto de Fertilidad

P.- ¿Cuánto tiempo puede llevar quedarse embarazada?

R.- Una de las cosas de las que se dan cuenta las parejas que deciden tener un hijo es que conseguir un embarazo no es tan fácil como parece. Los humanos tenemos una eficiencia reproductiva muy baja. En un ciclo menstrual, teniendo relaciones sexuales en torno a la ovulación, sólo hay un 20% de posibilidades de embarazo. Esto significa que por cada 100 mujeres fértiles de alrededor de 30 años que intentan quedar embarazadas en un ciclo menstrual, 20 tendrán éxito y las 80 restantes tendrán que intentarlo de nuevo el siguiente mes. A partir de los 30- 35 años este porcentaje desciende hasta un 15% y a partir de los 40 años, la probabilidad es inferior al 5% por ciclo menstrual.

P.- ¿Qué porcentaje de parejas consiguen embarazo tras un tratamiento de reproducción asistida?

R.- Las tasas de esterilidad son variables y distintos estudios epidemiológicos las sitúan entre un 14-16%. Debería hablarse no de una esterilidad absoluta, sino de distintos grados de subfertilidad que pueden tener mayor o menor trascendencia en función del tiempo de evolución y de la edad de la mujer. Un diagnóstico de infertilidad simplemente significa que una pareja lleva un año intentando conseguir un embarazo sin éxito. Una vez que las parejas diagnosticadas de infertilidad obtienen ayuda médica, hay un buen número de ellas que consiguen quedar embarazadas. Los resultados dependen principalmente de la técnica utilizada y de la edad de la mujer. En inseminación, por debajo de los 37-38 años se consigue embarazo en una de cada 5 mujeres (alrededor de un 20%). Si la mujer tiene más de 38 años esta tasa baja a la mitad y por encima de los 42 años es menor a un 5%. Si hablamos de fecundación in vitro, en un primer intento la mitad de las pacientes se quedan embarazadas, si son parejas de buen pronóstico. A los 40-42 años el porcentaje baja a un 20% y a partir de los 43 años el porcentaje es de alrededor de un 5% por ciclo. Esto demuestra el impacto que representa la edad. Esto no ocurre con la donación de ovocitos en la que tenemos un porcentaje de gestación estable, alrededor de un 60% en cada ciclo, independiente de la edad. Es decir 2/3 de las pacientes que se someten a un ciclo de donación de ovocitos se quedarán embarazadas a la primera.

P.- ¿Cómo afecta la edad a la fertilidad?

R.- Como promedio, la fertilidad de una mujer está en su punto álgido cuando tiene entre 20 y 25 años y empieza a descender gradualmente a partir de los 30 años, sobretodo de forma más acusada a partir de los 35 años. Esta disminución es debido al descenso progresivo de la reserva ovárica, a una peor calidad ovocitaria que presentarán anomalías cromosómicas y, que a su vez se manifiesta en forma de un incremento de abortos de causa genética. En el caso del varón, la fertilidad natural se ve disminuida a partir de los 55- 60 años. Si una mujer menor de 35 años no ha logrado un embarazo después de intentarlo durante un año, se recomienda que consulte a su médico. En los siguientes casos se debería iniciar antes el estudio (6 meses): – En la mujer: cuando es mayor de 35 años, presenta anormalidades menstruales, endometriosis, antecedente de enfermedad inflamatoria pélvica o cirugías pélvicas previas. – En el varón: edad superior a 55 años, antecedentes de enfermedades urológicas como el cáncer de testículo, varicocele, prostatitis o criptorquidia.

P.- ¿Por qué están aumentando los problemas de fertilidad?

R.- Una de las principales causas es la subfertilidad asociada a la edad como se ha comentado anteriormente. Esto se debe a que, por diferentes motivos, la mayoría de las mujeres comienzan a formar su familia alrededor de los 30-35 años, en lugar de hacerlo antes (como he comentado son los 20-25 años la etapa reproductiva más eficiente).También se cree que la mujer es fértil desde la pubertad hasta la menopausia (alrededor de los 45-50 años); sin embargo la fertilidad femenina finaliza 5-10 años antes. El ritmo de vida estresante y el estrés psicológico se cree que contribuyen a la pérdida de la fertilidad natural y al menor éxito de los tratamientos de reproducción asistida (TRA) pero no existen estudios que lo corroboren. Es más bien que dicho estrés puede llegar a afectar a la relación de pareja y disminuir la libido, lo que repercutirá en las probabilidades de conseguir un embarazo. Además de que el estrés es una de las principales causas de abandono de los TRA.

P.- ¿En qué aspectos la mujer cambia su vida para conseguir embarazo?

R.- Una de las causas por las que existen cada vez más problemas de fertilidad, es porque las mujeres retrasamos el momento de ser madres. Se demora esta decisión para encontrar una buena situación económica y bienestar social. Hoy en día tenemos una mayor conciencia del límite de nuestra fertilidad, por lo que cada vez es más común la decisión de la vitrificación de ovocitos, sobre todo entre los 30 y los 35 años. La vitrificación de ovocitos ofrece una alternativa para aquellas mujeres que desean demorar el momento de ser madres hasta alcanzar la estabilidad necesaria, con las mismas posibilidades de embarazo que en el momento en que se congelan. Por otra parte las pacientes que están realizando algún tratamiento de reproducción asistida se centran en mejorar su estilo de vida para conseguir su objetivo de la manera más saludable posible. Siguen las recomendaciones dadas por los especialistas como la pérdida de peso en caso de obesidad ya que mejoran la probabilidad de embarazo y disminuyen el riesgo de presentar un aborto.

P.- ¿La infertilidad del padre o de la madre se transmitirá al bebé?

R.- La infertilidad no es un proceso hereditario, ya que se ve influenciada por múltiples factores. Si a algún miembro de la familia le costó conseguir un embarazo habría que conocer la causa de infertilidad. Si la causa fue masculina debido a factores ambientales o femenina por una alteración de las trompas a causa de un proceso infeccioso, estas son alteraciones que no tienen un carácter hereditario. No se hereda la infertilidad de la madre, más bien existen una serie de enfermedades o condiciones con cierta tendencia familiar que son causa de subfertilidad. Por ejemplo la endometriosis, el ovario poliquístico o algunos casos de fallo ovárico primario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar