Los expertos quitan importancia a la alarma por el Zika pero advierten que hay que prevenirlo

Los doctores Javier Arranz, Macià Tomàs, Joan Carles March y Antonio Fe Marqués, junto a la consellera de Salut, Patricia Gómez.

Los doctores Javier Arranz, Macià Tomàs, Joan Carles March y Antonio Fe Marqués, junto a la consellera de Salut, Patricia Gómez.

“El virus del Zika, ¿amenaza o alarma injustificada?” fue el título de la sesión de la RAMIB con los expertos Javier Arranz, médico de Primaria, el coronel Antonio Fe y Joan Carles March, director de la AESP

“El virus del Zika, ¿amenaza o alarma injustificada?” Al parecer la nueva pandemia no tiene tanta importancia como la tuvo el ébola u otras infecciones emergentes, pero merece atención para prevenir los casos de microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré de asociados a ese virus. Ese el dictamen de los expertos.

Con ese enfoque tuvo lugar el 25 de febrero en la Real Academia de Medicina de las Islas Baleares (RAMIB) –desplazada eventualmente a tal efecto desde su sede de Can Campaner a ‘la Caixa’– una de esas sesiones científicas que están convirtiendo a la institución en el gran referente balear de la difusión de la Medicina.

La sesión se articuló en torno a una mesa con tres expertos en la materia: el médico de Atención Primaria y cooperante en países deprimidos, Javier Arranz; el médico militar y especialista en NBQ, coronel Antonio Fe; y el director de la Escuela Andaluza de Salud Pública, divulgador e investigador, Joan Carles March.

La primera intervención fue la del doctor Arranz, quien –tal como adelantó Salut i Força en su pasada edición –habló del impacto del Zika en la salud pública desde el punto de vista de su detección y manejo en la red de Atención Primaria, la primera a la que con toda probabilidad acudirá el afectado al detectar los síntomas.

El doctor Arranz –como harían los otros dos expertos –mostró como hasta el momento los libros de Medicina dedican un solo y no muy largo párrafo al Zika, dado que hasta el momento se consideraba que su incidencia e importancia eran escasas… hasta los brotes que desde Brasil se están extendiendo velozmente.

Pese a que esos brotes se han convertido ya en una pandemia, el médico insistió en que la mayoría de los afectados de Zika no sufrirán probablemente nada más grave que una gripe, y que como una gripe hay que tratar a esos casos. Eso y –sobre todo, y de ahí lo excepcional –evitar el contagio a otras personas.

Para ello, recordó Arranz, hay que preguntar al paciente del que por sus síntomas –muy similares al de una gripe –se pueda sospechar que ha sido infectado por el Zika, algo tan sencillo y, dijo, tan olvidado, como si ha viajado en un pasado próximo a países de riesgo, como es el caso del entorno de Brasil.

Actuación

Una vez establecida que el paciente porta Zika –dijo el médico –hay que actuar a nivel individual con el enfermo para paliar sus síntomas, con medicamentes como paracetamol, evitando los antibióticos, y aislándolo en casa unos días para que no le pique un mosquito que trasmita luego el virus en esta comunidad.

A nivel social –y eso lo recalcó con insistencia el Dr.

Arranz –hay que poner en marcha campañas de prevención en los domicilios y en los entornos sociales de acumulaciones de agua, charcos, balsas… donde puedan crecer mosquitos –como el Tigre –que en primavera o verano puedan extender la infección.

Dado que se sospecha –aun las grandes complicaciones que genera el Zika son solo sospechas –que se puede trasmitir por vía sexual a través del semen, se recomienda el uso del preservativo, especialmente si la compañera del posible infectado está embarazada, por el riesgo de que el feto desarrolle microcefalia.

El siguiente en intervenir fue el coronel médico, especialista en Medicina Interna y en ataques NBQ (Nucleares, Bacteriológicos y Químicos) y facultativo del Hospital Gómez Ulla, Antonio Fe Marqués, de origen mallorquín, aunque ha desarrollado la mayor parte de su intensa carrera en Madrid.

El doctor Fe señaló que a día 22 de febrero pasado, se habían registrado en España 9 casos de Zika en Cataluña (dos de ellos mujeres gestantes), 6 en Madrid, 5 en Castilla y León, 2 en Aragón, 2 en Asturias, y uno en Navarra, Andalucía y Murcia. Al cierre de esta edición habían saltado otros dos casos en Valencia.

Sin embargo, el especialista en grandes amenazas de este tipo, aseguró en la sesión de la RAMIB que el Zika no precisa por el momento ingresar a los afectados en unidades de aislamiento, como las que tienen los hospitales como el Gómez Ulla u otros centros sanitarios, en no todas las CCAA del Estado español.

El coronel médico y experto en epidemias y amenazas sanitarias dijo que efectivamente se había asociado el Zika a un aumento inusual de casos de microcefalia en bebés de madres infectadas y a más casos de Guillain- Barré y que por ello la OMS había dado la voz de alarma, pero más bien para evitar problemas en fetos.

Extensión

No obvió que el Zika se está extendiendo rápidamente en la zona de influencia del mosquito inicialmente transmisor (el «Aedes aegypti») y que se han encontrado virus en placentas de embarazadas y en tejido cerebral de bebés fallecidos, así como asociado a retinopatías graves en niños con microcefalia.

Tampoco quiso ocultar el hecho de que Baleares, como toda la zona mediterránea, es área de influencia de mosquitos que podrían trasmitir el virus, aunque por el momento todos los afectados en España son originarios de los países donde se ha originado brotes. Con todo, quiso quitar hierro al problema.

Un enfoque muy similar al del tercer interviniente, el doctor Joan Carles March, director de la Escuela Andaluza de Salud Pública y colaborador de Salut i Força, quien abundó en los planteamientos ya adelantados en el artículo publicado en el 315 de esta revista, titulado, al igual que su intervención ‘Zika y calma’.

El Dr. March ironizó sobre el impacto real del Zika, comentando, como se ha dicho en algún foro, que la epidemia “está controlada pero tenemos ‘zikosis’”. Recordó como hasta 2007 solo se conocían 17 casos de esta infección y cómo factores emergentes como el cambio climático están teniendo que ver con su difusión.

Ha sido con su reciente aparición en Brasil cuando el Zika –recordaba March en la Academia –se ha convertido en noticia y en alarma social y mediática, pese a que por el momento se desconocen muchos elementos de la infección y de sus consecuencias y dado que se han hecho declaraciones alarmistas.

March resumió las diversas líneas de actuación las medidas que tendrían que tomarse de forma proporcionada: Evitar las picaduras, controlar el desarrollo de los mosquitos y evitar especulaciones y rumores infundados, además de trabajar en el control y seguimiento de los viajeros procedentes de los países de riesgo.

Insistió en la necesidad de tranquilizar a la población, ya que el riesgo para la salud pública no es nulo, pero es muy bajo; realizar un abordaje integral de la plaga, institucionalmente coordinado; preparar planes de prevención y respuesta y no olvidar que hay problemas de salud más importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar