Llega la campaña de vacunación para que la gripe no llegue, o llegue menos

virus-gripeAntes de decir “la gripe ya está aquí” y arrebujarse resignados bajo una manta hay que decir “la vacuna de la gripe ya está aquí” y acudir al centro de salud o al médico de cabecera más cercano para pedir consejo. La gripe puede hacer pasar un mal rato y acelerar la muerte a una persona mayor o enferma. Vale la pena vacunarse.

La consellera de Salud, Patricia Gómez, acompañada por la directora general de Salud Pública y Participación, María Ramos, y la coordinadora de vacunas, Antònia Galmés, han presentado hace pocos días la campaña de vacunación 2015- 2016 de la gripe estacional. La campaña empezará el 28 de octubre y se extenderá hasta el 11 de diciembre.

La Conselleria de Salud distribuirá 142.500 dosis de vacunas en Baleares: 137.500 destinadas a mayores de 65 años que viven en su domicilio, menores de 65 años con factores de riesgo, trabajadores sanitarios, trabajadores de servicios esenciales y cuidadores de enfermos. Las 5.000 restantes irán a personas residentes en una residencia geriátrica.

El objetivo es cubrir todos los colectivos de riesgo con el fin de reducir los posibles casos a lo largo de los meses de invierno. Así, durante esta campaña se vacunará de manera gratuita a todas las personas incluidas dentro de estos grupos, a las que se recomienda especialmente la vacunación, ya que pueden sufrir complicaciones graves.

VACUNATE, TÚ GANAS.- Esta campaña -que se realizará principalmente en los centros de salud- se desarrollará bajo el lema “Vacúnate, tú ganas”.

La Conselleria quiere transmitir que la vacunación, además de un acto individual para la propia protección, es muy importante para evitar contagiar a personas que pueden tener complicaciones graves con la gripe.

Colectivos de riesgo son los mayores de 65 años (154.873 en el archipiélago, 125.992 en Mallorca; 14.740, en Eivissa; 948, en Formentera, y 13.187, en Menorca). Y adultos y niños con enfermedades crónicas relacionadas con el sistema pulmonar, sistema cardiaco, insuficiencias respiratorias y asma, diabetes y enfermedades renales.

También se consideran integrables dentro de colectivos de riesgo a las personas inmunodeprimidas, pacientes con obesidad mórbida. enfermos afectados por algún tipo de deterioración cognitiva (síndrome de Down, demencias, etc.) o personas con un implante coclear o a la espera de recibirlo (dispositivo auditivo).

También deben ser tratadas con especial consideración por la fragilidad de su salud las mujeres embarazadas. Este año se sigue recomendando la vacunación a las embarazadas en cualquier mes de la gestación.

La vacunación de las madres protege también a los futuros bebés y evita complicaciones que podrían dificultar el parto y el desarrollo del bebé.

GRUPOS DE RIESGO.- Los servicios sanitarios recomiendan muy especialmente la vacunación a quienes pueden transmitir la gripe en los grupos de riesgo, como el personal sanitario, de residencias de mayores o de discapacitados, cuidadores de enfermos crónicos o quienes conviven con ellos, y quienes ofrecen servicios de respuesta rápida (policía, bomberos, protección civil).

Este año se incluye dentro de la campaña de vacunación a los educadores de guarderías de 0 a 5 años. Hay que tener en cuenta que estos profesionales deben vacunarse –como los sanitarios, otros cuidadores, bomberos, policías… -para evitar contagios en su entorno pero también para no privar a la sociedad de sus servicios.

Como en las otras campañas, se repartirán vacunas entre varias instituciones: centros penitenciarios, residencias geriátricas y de personas discapacitadas, hogares de ancianos y mutuas de trabajadores.

Las personas interesadas en vacunarse pueden llamar al teléfono de cita previa del Servicio de Salud: 971 43 70 79.

virus-gripe-2

La Conselleria y el Servicio de Salud de las Islas Baleares persiguen año tras año aumentar la cobertura de la vacunación de la gripe entre la población y, para ello, se ponen en marcha medidas dirigidas a Informar y concienciar, con la distribución de 1.000 pósteres en los centros de salud, ayuntamientos, consells… y anuncios en radio, prensa, etc.

MENSAJES PERSONALIZADOS.- Otras medidas para atraer a las personas a las que se aconseja especialmente la vacunación consistirán en personalizar el mensaje centrado en la población de riesgo, mediante SMS dirigidos a este colectivo; enviar una lista de personas de riesgo a todos los médicos y enfermeros de Atención Primaria.

También, informar a los profesionales respecto a la vacunación antigripal, mejorar el sistema de registro del procedimiento de vacunación, mejorar la difusión de los resultados del programa entre los profesionales sanitarios para que tengan información actualizada sobre el desarrollo de la campaña.

En 2014 la incidencia de la gripe fue de 228,2 casos por cien mil habitantes, datos son recogidos por la red centinela en los centros de salud, integrada por 34 médicos centinelas (27 médicos de familia y 7 pediatras).

Estos profesionales trabajan en 28 centros de Mallorca —13 en Palma y 15 en la part forana—, 3 de Menorca y 3 de Eivissa.

Estos ‘centinelas’ comunican semanalmente a la Dirección General de Salud Pública y Participación los casos de gripe detectados y, además, recogen muestras para analizarlas y poder caracterizar los virus gripales circulantes. De esta forma, puede realizarse un seguimiento detallado de la evolución de la gripe entre la población y aplicar medidas.

MÉDICO DE FAMILIA.- Los pacientes con sintomatología de gripe pueden acudir a los centros de salud y fuera del horario a los puntos de atención continuada (PAC). Los centros de salud y los PAC prestan una asistencia más rápida y evitan los desplazamientos a los hospitales, reduciendo así los tiempos de espera y los colapsos en las urgencias.

La gripe no se cura con medicamentos, pero pueden tomarse medidas para mitigar sus síntomas: hacer reposo, beber mucho líquido —agua y zumos— y tomar antipiréticos… También hay que extremar las medidas higiénicas para evitar su transmisión, por ejemplo lavarse las manos, taparse la boca al toser, procurar no reutilizar los pañuelos, etc.

En cualquier caso, los enfermos no tienen que tomar antibióticos si no es por indicación del médico, ya que al tratarse de un proceso vírico no son eficaces. Además, los antibióticos siempre tienen que ser prescritos por un médico, ya que de otro modo el cuerpo puede generar resistencias y posteriores infecciones bacterianas convertirse en graves.

¿Pero, qué es la gripe, de dónde viene el maldito virus? Los antiguos la llamaron ‘trancazo’ porque con demasiada frecuencia se presenta en forma de un golpe súbito en los riñones. La produce un virus que no se cura con antibióticos y que cada año nace, crece y –lo que es peor –muta en el estómago de los cerdos de China.

CADA AÑO UNA VACUNA.- Una mutación viral que estaciones de detección diseminadas a lo ancho del recorrido que experimenta el virus cada año –de persona a persona, desde oriente a occidente –examinan para diseñar la vacuna, una vacuna que cada año cambia porque cada año el virus muta y debe ser atacado con una vacuna específica.

La gripe, en personas no muy mayores y sin enfermedades de base, es una semana larga, incómoda, con fiebre, síntomas catarrales, dolores óseos y trastornos intestinales. Llega a producir “sensación de muerte” pero no mata… a los que pilla sanos (a excepción de grandes pandemias, como la de 1917).

Pero en personas mayores, débiles y/o con enfermedades de base como cardiopatías, diabetes, etcétera, la gripe puede matar. En ancianos sanos de edad muy avanzada un encamamiento prolongado por una gripe puede acabar con su vida, aunque sin enfermedades de base. De ahí la importancia de vacunarse aunque la gripe no sea mortal en si misma.

La vacunación podría reducir el 50% de las muertes que se producen en España por la gripe que, atendiendo a datos de años anteriores pueden alcanzar los 2.000 fallecimientos anuales directos. Esta horquilla varía en datos globales de los 1.400 hasta los 4.000 fallecimientos que se asocian a factores de comorbilidad.

2.000 MUERTOS EN ESPAÑA.- Según la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología casi 2.000 personas mueren al año en España como consecuencia de la gripe. De éstas el 90% eran personas mayores de 70 años y el 85% no se había vacunado. Las personas mayores son el principal grupo de riesgo, aún sin enfermedades de base (cosa poco frecuente en edades avanzadas).

Pero no sólo la gripe puede producir la muerte sino que, además, los últimos datos demuestran que la demanda asistencial en los brotes de gripe estacional conllevan un incremento de un 30 o 40% de las visitas ambulatorias, un 11% de las bajas laborales y un gasto de más 250 millones de euros.

Los beneficios de la vacuna contra la gripe son múltiples ya que además de ser “totalmente segura”, según los expertos, reduce en un 88% el riesgo de contener infecciones graves, entre un 29 y un 32% las neumonías, un 41% los días de baja laboral y un 28% el periodo de enfermedad por infección respiratoria.

Estas recomendaciones se trasladan también a los adultos menores de 60 años que no tengan ninguna enfermedad dado que, gracias a la vacuna, su organismo produce, a las dos semanas de la administración de la dosis de vacuna antigripal, una respuesta “robusta” de anticuerpos protectores.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar