Cómo mejorar el uso de los nuevos anticoagulantes orales

anticoagulantes-oralesLos especialistas de Sociedad Española de Cardiología (SEC) han propuesto siete puntos de mejora en el uso actual de los Nuevos Anticogulantes Orales (NACO). Dentro de estas medidas sugieren la actualización de la escala para estimar el riego embólico, incluir el alto riesgo hemorrágico y trombótico como criterios para recibir los NACO.

También, simplificar el acceso a los seis últimos controles de valoración de anticoagulación o suprimir la necesidad de visado para la prescripción.

Los NACO, que no requieren monitorización del paciente, han mejorado la prevención del ictus y la embolia sistémica en casos con fibrilación auricular no valvular.

Esta mejora se ha producido principalmente en pacientes que no estaban bien controlados con los anticoagulantes convencionales (antivitamina K o “sintrom”), que son alrededor del 40%. Su uso está determinado por el informe de posicionamiento terapéutico) del Ministerio de Sanidad, que aprobó la Agencia Española de Medicamentos en 2013.

Es en este documento en el que la SEC ha identificado unos puntos de mejora y ha elaborado un documento de consenso que propone modificar algunas pautas en el empleo de los NACO, de cuya aplicación se estima que incrementaría la utilización deseos fármacos del 19% al 30%, con mayor seguridad y eficacia y una mejor relación coste-eficacia.

La SEC defiende la utilización de la nueva escala CHA2DS2-VASc, en lugar de la que se estaba usando hasta ahora (CHADS2), ya que ha demostrado una mejor estratificación del riesgo embólico y un mayor poder discriminativo, sobre todo en los pacientes de menor riesgo, como primera de estas siete propuestas de mejora.

Las guías de práctica clínica en EEUU y Europa recomiendan la nueva escala CHA2DS2- VASc. “Hasta ahora, en la mayoría de los posicionamientos terapéuticos no se consideraba el riesgo de embolia; solicitamos que aquellos pacientes con CHA2DS2-VASc=3 sean candidatos a recibir NACO”, declara el Dr. José Ramón González- Juanatey, presidente de la SEC.

En segundo lugar se menciona que el alto riesgo hemorrágico no está contemplado como criterio para recibir NACO, pero desde la SEC consideran que estos pacientes deberían ser candidatos a ser tratados los anticoagulantes orales directos, ya que han demostrado un claro perfil de seguridad.

“Cuando existe un riesgo alto hemorrágico el riesgo de hemorragia intracraneal es ya significativo, y estos fármacos han demostrado una reducción de un 50% en la hemorragia intracraneal respecto al tratamiento tradicional con antivitamina K”, puntualiza al respecto el Dr. González-Juanatey.

En tercer lugar se reclama un acceso sencillo al control de calidad de la anticoagulación con los fármacos convencionales, y que estén disponible en la historia clínica electrónica las seis últimas determinaciones de INR (parámetro utilizado para medir y valorar el control del paciente). “Esto facilitaría que los pacientes con mal control se identificaran pronto”.

La calidad de la anticoagulación debe lograrse en un margen de tres meses desde el inicio del tratamiento con los antivitamina K. Los pacientes que tengan una deficiente calidad de anticoagulación o no hayan conseguido un buen ajuste de dosis han de ser candidatos a los NACO.

Se solicita el uso de una nueva escala, la SAMe-TT2R2, para predecir qué pacientes no van a tener un buen control con los antivitamina K. “En caso de que el valor de esa escala sea mayor de 2, se trata de pacientes con alta probabilidad de tener una anticoagulación oral no óptima con los fármacos convencionales, y por tanto deben ser candidatos a recibir los NACO desde el principio del tratamiento”, añade el Dr. Juanatey.

La cardioversión eléctrica es una técnica segura que permite revertir el ritmo normal del corazón en pacientes con fibrilación auricular. Sin embargo, la falta de control con los anticoagulantes orales convencionales dificulta esta práctica, ya que requiere un nivel de anticoagulación óptimo tres semanas antes de la intervención.

Por este motivo, desde la SEC se solicita que se puedan utilizar los NACO de forma previa al procedimiento y, una vez realizado, durante el mes posterior.

“De esta forma, se acortarían las listas de espera para cardioversión y se favorecería que esta práctica se realice de forma más eficiente, ahorrando además costes al sistema”, enfatiza el experto.

La última recomendación es eliminar la necesidad de visado para la prescripción de NACO. “La anticoagulación es una terapia indefinida que ha demostrado un gran beneficio clínico, pero los datos están sometidos a un visado, que es un agravio comparativo con otras terapias que no lo necesitan.

Por lo tanto, una vez que se define que el paciente es adecuado y necesita estas terapias, instamos a que se suprima el visado para la prescripción de estos fármacos de forma urgente”, concluye el presidente de la SEC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar