Verano feliz y sin complicaciones de salud para los pequeños

verano-ninosEl pediatra del Hospital de Llevant Sergio Verd nos da consejos sobre cómo evitar los principales riesgos de salud para los niños en verano

Para el Hospital de Llevant, el único privado de la comarca, el cuidado, la salud y el bienestar físico y emocional de los pequeños es una prioridad. El hospital cuenta con servicios de pediatria general, además de cirugía, neumología, psiquiatría i psicología infantil y atención en urgencias.

Con uno de los pediatras del Hospital de Llevant, el doctor Sergio Verd, analizamos los cuidados que los padres deben tener en cuenta para que, en estos días de verano, los problemas de salud no alteren las vacaciones escolares de nuestros niños. Para ellos, además de juegos y diversión, el verano, las altas temperaturas que este año están batiendo récords, puede afectar a su salud. Simplemente siguiendo unas muy sencillas pautas que nos marca el doctor Verd pueden evitarse esos problemas. Y cuáles son los principales problemas de salud que más habitualmente pueden sufrir los niños en verano?

El sol y el riesgo de quemaduras

Según nos explica el doctor Verd, en primer lugar hay que hablar del sol y sus efectos, la necesidad de protegerse para evitar quemaduras solares. “El sol es muy beneficioso y es necesario por el aporta vitamina D. Al niño se le debe proteger…

pero no demasiado”, indica el pediatra. La regla más sencilla y segura es la llamada regla de la sombra”. Y en qué consiste esa regla? “Uno tiene que mirar su sombra y si es el doble de la estatura de uno, el sol está bastante bajo y se puede estar al sol. Por el contrario, si es más pequeña (por ejemplo a mediodía) no debe estarse de ninguna manera al sol. Cuando se encuentra en una situación intermedia…

entonces se puede estar expuesto pero siempre con protección, una protección que como máximo debe ser 30”. Y es que, según apunta el doctor, una protección superior a esa no es útil, y en casos de pieles delicadas provoca que se tapen los poros y que los niños sufran una erupción llamada sudamina”. Los bebés no necesitan una protección más allá de los consejos citados porqué están pensados especialmente para ellos.

Hay que vigilar la hidratación. La prueba del pañal

Es muy importante controlar que los niños estén bien hidratados, explica el doctor Verd. Para un bebé de hasta dos años y medio más o menos, existe una prueba muy sencilla para comprobar si el pequeño está bien hidratado o no. Es la prueba del pañal. “El pañal del bebé tiene que pesar, estar bien empapado. Como mínimo 4 pañales bastante llenos. Si empieza a notar que no hay pipí en el pañal, entonces es necesario extremar la vigilancia porque puede haber algún problema”.

“Con niños un poco más grandes” -añade el doctor- “en edad de guardería hay que vigilar la orina. Si es de un color amarillo claro, la cosa va bien. Si no, ciudado”. Los más mayores ya tienen sensación de sed, pero por ejemplo, si cuando se levantan tienen mucha sed es que están bebiendo menos líquido de lo que toca. “En comidas, lo más importante pero tanto en verano como en cualquier momento del año, es evitar los azúcares industriales”.

Gastroenteritis

En verano, las altas temperaturas hacen que si pueden existir microbios en un alimento, éstos se multipliquen. “Las gastroenteritis son más frecuentes en verano por la temperatura de los alimentos. Si la temperatura ambiente es de 36-27 grados y hay microbios se multiplican fácilmente mientras que con 20 grados, les cuesta más”. Además, eso afecta más a las personas más débiles, personas mayores o niños, por lo que hay que estar vigilantes.

En caso de gastroenteritis, es muy importante, explica el doctor, eliminar la ingesta de leche, beber mucho líquido o suero de farmacia. Y, como no podía ser de otra manera, el doctor Verd nos da otro consejo muy sencillo para comer con más seguridad en verano. Si un alimento no se puede pelar o cocinar…olvídalo.

El riesgo de las piscinas

Lamentablemente apunta el doctor Verd, uno de los principales riesgos para los niños en verano son las piscinas. “En el mar se producen muy pocos ahogamientos… pero tristemente no en las piscinas. El grupo de mayor riesgo es el de los niños de 1 a 4 años, los de edad mayor ya suelen nadar o de alguna manera flotan. Hay que estar supervigilante”, insiste el doctor, para evitar los accidentes.

¿Y existe un riesgo real de corte de digestión?

Un corte de digestón -señala el doctor- sólo se produce cuando falta riego a todos los órganos que lo necesitan. Sólo existiría riesgo, metiéndose en el agua después de una copiosa comida, en agua muy fría “y nadando a toda velocidad”. “Sólo en esos casos existe riesgo porque se necesitaría riego en la piel, los músculos y los intestinos”.

Las picaduras de insectos y de medusas

Esas picaduras son también un riesgo habitual en verano. ¿Qué debemos hacer? En caso de picadura de una medusa, según nos comenta el doctor Verd, “lo que va bien es el agua fría de mar. Evidentemente también las pomadas de anestesia local pero esas no suelen tenerse a mano en la playa. Se puede enfriar más el agua con unos cubitos de hielo y si sigue escociendo hay que ir al médico, si no, ya no hace falta”.

En cuanto a los mosquitos, hay remedios muy sencillos. Así, el doctor nos explica que si se advierte de inmediato la picadura puede aplicarse un poco de amoniaco, que es el componente que tienen los productos que se venden en las farmacias para las picaduras. Basta una gotita en la picadura.

¿Y si descubrimos una garrapata en el niño? Hay un método muy sencillo para quitarlas… “imaginar que se está haciendo una bolita de pan con ella, dando vueltas y vueltas. Hay que tener paciencia, pero en unos minutos la garrapata se va haciendo un ovillo y se desprende”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar