“Aunque somos lo que comemos, en realidad no sabemos realmente lo que comemos”

CARLES CONSTANTINO MAS. ESPECIALISTA EN APARATO DIGESTIVO Y MICÓLOGO

CARLES CONSTANTINO MAS. ESPECIALISTA EN APARATO DIGESTIVO Y MICÓLOGO

Carles Constantino Mas (Sóller, 1944) es licenciado en medicina por la Universidad de Barcelona (1972) y especialista en aparato digestivo por la Universidad Autónoma en la Escuela Oficial de Patología Digestiva del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau. Ha participado en numerosos estudios sobre el cáncer colo-rectal y ha sido presidente de la Societat Balear del Aparell Digestiu adscrita a la Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya i Balears. Gran aficionado a la micología, ha publicado muchos trabajos científicos en revistas especializadas sobre el tema y es autor, junto con Josep Ll. Siquier, de las obras “Petita guía dels bolets de les Balears (1985)”; “Els bolets de les Balears” (1996 y volumen 2 en 2008) y “Las setas de las Baleares y su cocina (1997)”, esta última en colaboración con el maestro cocinero Antoni Pinya. Durante doce años ha presidido la asociación Museu Balear de Ciències Naturals de Sòller, de la que es socio fundador.

-¿Se especializó en aparato digestivo por alguna razón en especial?

– Una vez licenciado entré en una clínica privada de Barcelona como interno, donde ayudaba al cirujano Dr. Basilio Bonet, con el que me inicié en labores quirúrgicas y allí me interesé por el aparato digestivo. Luego ingresé -con mucha suerte, porque no era fácil- en la Escuela Oficial de Patología Digestiva del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau, dirigida por el Dr. Francisco Vilardell, donde permanecí casi tres años. Era la Escuela más antigua de Europa y tenía mucho prestigio, y allí los especialistas realizábamos desde radiología digestiva hasta laparoscopia, endoscopias, gastroscopias y colonoscopias, que en esa época se encontraban en una fase inicial. Para incorporarme a esa Escuela antes tuve que estar un año en medicina interna, ya que esa formación era obligatoria para cursar la especialidad de digestivo. -Pero no se quedó en Barcelona…. -No, para finalizar el servicio militar regresé a Mallorca y me incorporé al consultorio de aparato digestivo de los doctores Juncosa, Ros y Gené. Era un centro de mucho prestigio, casi pionero en su especialidad, ya disponían entonces de radiología digestiva y realizaban las primeras endoscopias (colonoscopias y gastroscopias). Teníamos mucho trabajo en el consultorio (llegamos a contar con unas 70.000 historias clínicas) y cuando ellos se retiraron yo entonces pasé a la clínica Juaneda, si bien también conservé mi plaza en el ambulatorio del Carme, donde pasaba consulta.

-¿El estómago es un órgano tan resistente como algunos dicen?

– Es un órgano sin duda importante, que segrega ácidos que desinfectan y es allí donde empieza la digestión, pero hay personas a las que se les ha extirpado el estómago y sin embargo han podido vivir sin mayores problemas. En realidad hay muchos otros órganos del cuerpo humano que también son muy resistentes, como por ejemplo el hígado, que a pesar de lo mucho que lo maltratamos la mayoría de las veces se recupera por sí mismo.

-¿Cómo ha evolucionado el tratamiento médico de las enfermedades del aparato digestivo desde que usted se especializó?

– De una manera notable. Por ejemplo, hasta hace quince o veinte años era muy frecuente intervenir quirúrgicamente a los pacientes de úlceras gástricas, hasta que se descubrió una bacteria que estaba presente en el estómago de la mayoría de estos pacientes -el Helicobacter pylori-, lo que permitió el tratamiento con antibióticos de esas patologías, dándose el caso de que algunos pacientes que llevaban toda la vida padeciendo del estómago en apenas una semana tomando antibióticos se curaban definitivamente. El descubrimiento de esta bacteria (por parte de R. Warren y R. Marshall) supuso un cambio radical en el tratamiento de enfermedades como úlceras y gastritis. También hay que decir que la incidencia del cáncer de estómago ha descendido mucho en los últimos años, mientas que ha aumentado la del cáncer de colon, aunque, en general y gracias a pruebas como la colonoscopia y la detección precoz de sangre oculta, la salud digestiva de la población ha mejorado bastante.

-¿Para un gastroenterólogo el papel de la alimentación es fundamental?

– Es determinante para la salud humana, porque hay alimentos que pueden dañar mucho nuestro cuerpo.Por eso es importante conocer si en una persona se da algún tipo de intolerancia alimentaria que pueda ocasionar graves enfermedades (como ocurre, por ejemplo, con los celíacos con el gluten); o bien si se trata de alergia a algún alimento o producto, que también puede tener efectos peligrosos, (como en la alergia a la penicilina, con resultados potencialmente mortales). Si una persona padece diarrea, vómitos, hinchazón…. es conveniente averiguar primeramente si la causa de sus síntomas tiene un origen alimentario, ya sea por intolerancia o alergia.

-¿Es cierto eso de que somos lo que comemos?

– La alimentación nos condiciona mucho y además tiene un fuerte componente cultural y social. Después de la guerra civil, las úlceras gástricas disminuyeron en nuestro país hasta casi desaparecer, debido a que la alimentación de subsistencia de aquellos años no las provocaba, y si embargo volvieron a ser frecuentes cuando, en los años sesenta, el aumento del nivel de vida de la población vino acompañado por una mayor ingesta de alcohol, una alimentación más rica en grasas o un mayor consumo de tabaco o de aspirinas, por ejemplo. Antiguamente los pobres sólo comían lo que podían, mientras que las personas con más poder económico consumían determinados alimentos -como la caza- que les provocaban un exceso de ácido úrico y padecían gota.

-¿Cree que, hasta cierto punto, se está banalizando todo cuanto se refiere al tema alimentario?

– Probablemente sí. Aunque somos lo que comemos en realidad no sabemos realmente lo que comemos, no existe una vigilancia real de los alimentos, ni del agua que ingerimos. Incluso hay dudas sobre algunos productos supuestamente ecológicos que, además de ser muy caros, tampoco están libres de la sospecha de haber estado expuestos a abonos prohibidos. En el tema de la alimentación hay una cierta histeria social, porque la gente siempre quiere el producto (alimento) más atractivo, con una mejor apariencia, aunque al final resulte ser como la manzana envenenada de Blancanieves.

-Su otra pasión es la micología…. ¿un arte, una ciencia o una afición?

– Es una ciencia que yo he adoptado como afición. Los hongos conforman el cuarto reino, el reino fungi, con un potente componente “mágico” y que está presente en numerosas culturas desde Siberia hasta México o de China hasta Grecia. Pero la micología es una ciencia perfectamente reglada, que permite un estudio meticuloso de las distintas variedades de setas (incluso se analiza su ADN) y se ha logrado cultivar muchos tipos de hongos saprófitos. Con el Dr. Josep Lleonard Siquier hemos recopilado y divulgado mucha información sobre los hogos en la comunidad balear (se han llegado a catalogar unas 1600 especies diferentes). Es un mundo muy interesante, con una historia repleta de anécdotas, como por ejemplo que la iglesia católica prohibió en México el consumo de los hongos con poder alucinógeno, o que la base del LSD procede de un hongo, el Claviceps purpurea; o que en el siglo XVI en Mallorca, los esclata-sangs ya tenían una alta consideración social o comercial, como lo demuestra el hecho de que, en 1536, un vecino de Sóller denunció a otro por recoger setas en su finca sin su permiso. Y a la reina Isabel II, cuando visitó Sóller en 1860 se le entregó, entre otras cosas, una cesta de esclata-sangs como signo de amistad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar